Enlaces de accesibilidad

Piden al Congreso no conceder poder ampliado a Obama en TLCs


El presidente estadounidense, Barack Obama, en foto de archivo.

La mayor federación sindical estadounidense se opone a que el Congreso conceda al presidente de EEUU poderes ampliados para negociar tratados de libre comercio.

El presidente de la mayor federación sindical estadounidense, AFL-CIO, exhortó el martes al Congreso de Estados Unidos a no darle poderes ampliados al presidente Barack Obama para negociar tratados de libre comercio, especialmente con la región Asia-Pacífico.

"Hoy pueden incidir en el fondo (de la cuestión)", advirtió Richard Trumka, presidente de AFL-CIO, durante una audiencia en el Senado estadounidense.

"Durante demasiado tiempo las decisiones sobre la política comercial han sido adoptadas detrás de puertas cerradas, con demasiado secretismo. Este secretismo tiende a servir los intereses de las élites políticas y económicas y no los intereses más amplios de la clase media estadounidense", añadió.

El Congreso debatirá pronto un proyecto de ley para otorgarle al presidente el fast track (vía rápida) para la negociación de acuerdos de libre comercio.

Washington negocia actualmente con la Unión Europea, pero el tratado más avanzado, denominado "acuerdo estratégico transpacífico" (TPP, en inglés), incluye a Estados Unidos y otros 11 países: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vientam. Según el secretario de Estado adjunto para Asia, Danny Russel, Estados Unidos y Japón están a punto de concluir el acuerdo.

Para evitar que fracase en el Congreso, que debe aprobar todos los tratados comerciales, los republicanos y una parte de los demócratas quieren obligar a los parlamentarios a votar a favor o en contra del acuerdo, sin posibilidades de enmendarlo. Para eso debe adoptar antes una ley fast-track que les permita este procedimiento acelerado.

Pero la izquierda del partido demócrata y el movimiento sindical se oponen al texto elaborado la semana pasada entre legisladores de los dos partidos. Básicamente, temen que una mayor apertura de los mercados estadounidenses debilite a sectores industriales sensibles como el automotor.

XS
SM
MD
LG