Enlaces de accesibilidad

Europa respaldaría reformas de Raúl Castro


ARCHIVO. Sede de la Unión Europea en La Habana, ubicada en el barrio residencial de Miramar.

El nuevo "Diálogo Político y acuerdo de cooperación" con La Habana alentará el proceso de reformas y entablará un diálogo basado en el respeto de los derechos humanos"

Fuentes de la Unión Europea informaron a importantes servicios noticiosos que los 28 países miembros alcanzaron el martes un "acuerdo a nivel de expertos " que da un mandato a la Comisión Europea y al servicio diplomático para negociar con Cuba a fin de "consolidar las relaciones existentes".

Carta del Consejo Coordinador del Movimiento Cristiano Liberación a los cancilleres de la UE.

Honorables señores ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea:

Nos dirigimos a ustedes con la certeza de que nuestra posición es debidamente valorada, como corresponde a la responsabilidad que ustedes desempeñan. Los cubanos estamos atravesando un momento definitorio de nuestra historia. Convergen la crisis económica y el auge del movimiento opositor, a pesar del peligroso aumento de la violencia, especialmente contra los miembros de la sociedad civil como indican las cifras de detenciones arbitrarias, palizas y muertes sospechosas de los últimos dos años. Un Gobierno que jamás ha sido elegido por sus ciudadanos intenta ahora hacer creer a la comunidad internacional que está realizando cambios democráticos. Las reformas realizadas en Cuba hasta la fecha, alivien o no la situación de un porcentaje mínimo de la población, no garantizan el reconocimiento de los derechos humanos secuestrados durante 55 años, sino que han hecho crecer la desigualdad social y se establecen como nuevos mecanismos de control, pues el Gobierno entrega privilegios y permisos pero no derechos. Reformas que sirven de excusa a quienes en nombre de sus intereses económicos pretenden justificar el régimen totalitario de La Habana.

No entendemos las razones que llevaron al levantamiento de los obstáculos para negociar un tratado de cooperación con el Gobierno Cubano y al posible levantamiento de la posición común. Ponemos a su consideración dos cuestiones sin las cuales un diálogo entre las democracias y el grupo en el poder en nuestro país podría entorpecer la posibilidad de una transición democrática para Cuba. Esperamos que la cláusula de suspensión sobre derechos humanos que se negocie contribuya a:

1.Poner fin a la impunidad de la seguridad del Estado del Gobierno Cubano, señalando la voluntad de la Unión Europea de promover una investigación independiente en una Corte Internacional o en el marco de la ONU que aclare las circunstancias en que murieron Oswaldo Payá (premio Sajarov del Parlamento Europeo) y Harold Cepero. Esperamos que en ética y coherencia apoyen la resolución del Parlamento Europeo (art. 69) de 11 de diciembre de 2013, (2013/2152(INI)) para prevenir que hechos similares continúen ocurriendo en la isla. Consideramos que se debe requerir la inmediata detención de la violencia contra los miembros de la sociedad civil, la liberación de los prisioneros políticos y la posibilidad de realizar una investigación independiente sobre las muertes sospechosas de O. Payá y H. Cepero.

2.Posibilitar la realización del plebiscito que ofrezca la opción a los ciudadanos de expresar si quieren participar de un proceso de elecciones libres y plurales con garantías democráticas. De esta manera les pedimos que apoyen la participación ciudadana efectiva, teniendo en cuenta el reconocimiento dado por la Unión Europea al Proyecto Varela. Una iniciativa de cambio legal apoyada por más de 25.000 ciudadanos que, basados en la Constitución vigente, proponen la realización del plebiscito.

No nos oponemos al proceso de negociación que es ya un hecho y proporcionamos nuestra participación como actores libres de la sociedad civil cubana, que representan una alternativa política, con más de 25 años dentro de la isla y en el exilio. Respetuosamente queremos advertir de que existen aún muchas reformas que el Gobierno Cubano puede realizar, también a nivel internacional, sin iniciar una transición democrática verdadera. En la confianza de la fidelidad que ustedes profesan a los valores democráticos sabemos comprenderán que la ausencia de los dos puntos que arriba proponemos en el proceso de negociaciones podría significar un apoyo al mantenimiento en el poder de los represores. Los cubanos han sido capaces diseñar un camino para la transición, tenemos la esperanza de que ustedes les acompañarán a recorrerlo.
Según la versión de la agencia AFP el nuevo acuerdo con La Habana "servirá para promover el comercio y las relaciones económicas". La fuente de la agencia francesa subrayó que "estamos extremadamente conscientes sobre los aspectos relativos a los derechos humanos".

"Alentará el proceso de reformas y entablará un diálogo basado en el respeto de los derechos humanos", añadió, al comentar lo que ya se denomina "Diálogo Político y acuerdo de cooperación".

Luego de que Polonia y la República Checa, dos de los países más críticos del régimen comunista cubano, levantaran sus reservas a un mandato, el tema estuvo bloqueado por reticencias de Alemania, indicaron diversas fuentes diplomáticas.

"Antes de acceder al mandato Alemania pidió que se enfatizaran más los aspectos de derechos humanos", indicó una de ellas a France Presse.

La agencia Reuters por su parte indica que los ministros de Exteriores darán el visto bueno el 10 de febrero para iniciar las conversaciones con La Habana sobre un acuerdo especial de cooperación, a fin de incrementar el comercio, la inversión y el diálogo sobre los derechos humanos. El pacto podría ser acordado a finales de 2015.

"Cuba quiere el capital y la Unión Europea quiere la influencia", dijo a ese servicio noticioso una persona que participó en las conversaciones pero pidió no ser identificada debido a lo delicado de la cuestión. "Esta cooperación podría servir como preludio a mucho más", anticipó.

Otros dos funcionarios europeos con conocimiento de las negociaciones comentaron a Reuters que el consenso alcanzado en Bruselas busca dar impulso a las reformas orientadas al mercado implementadas en Cuba por el gobierno de Raúl Castro y, a más largo plazo, posicionar a las empresas europeas en cualquier transición hacia una economía más capitalista en la isla.

La cooperación europea con Cuba fue suspendida en 2003 a raíz del encarcelamiento de 75 opositores en la isla, y reanudada en octubre de 2008, después de que ambas partes iniciaran un diálogo político en junio de ese año.

Desde entonces La Habana ha firmado acuerdos bilaterales con una quincena de países de la UE, pero el bloque mantiene vigente la "Posición Común" adoptada en 1996, que condiciona los lazos con Cuba a avances en derechos humanos y democracia.

Al respecto, la agencia española EFE anticipa citando a fuentes comunitarias que aunque los 28 han alcanzado un consenso para abrir la negociación de un acuerdo bilateral con Cuba, se le seguirá aplicando la "posición común".

"Ha habido un acuerdo sobre el mandato de negociación", señalaron las fuentes a EFE, y precisaron que el consenso se alcanzó en el grupo de trabajo del Consejo de la UE, en el que están representados todos los países miembros.

El despacho explica que el mandato será adoptado por los embajadores europeos previsiblemente el próximo miércoles, otro paso formal antes de que lo apruebe el Consejo de Ministros de Asuntos de Exteriores el 10 de febrero.

“En esa reunión no está previsto que los ministros europeos mantengan un debate sobre el tema, sino que den luz verde directamente a ese punto en su orden del día. Una vez que el Consejo haya aprobado el mandato, autorizará a la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, y a la Comisión Europea a abrir la negociación con las autoridades cubanas”, esboza la agencia española.

Grupos del exilio cubano en Miami rechazaron la decisión de la Unión Europea de abrir una negociación con Cuba para llegar a un acuerdo bilateral.

"No se justifica un acuerdo bilateral porque cualquier cambio debe pasar por el respeto de los derechos humanos, que es lo que no ha pasado en Cuba", dijo a EFE el director de Derechos Humanos de la Fundación Nacional Cubano Americana (Fnca), Omar López Montenegro.

Por otra parte, el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, pidió a los dirigentes comunitarios que si abren un diálogo lo hagan "con el pueblo cubano y no con el régimen de Raúl Castro".
  • 16x9 Image

    Rolando Cartaya

    Rolando Cartaya (La Habana, 1952) Graduado de Periodismo, Universidad de La Habana 1976. Ha trabajado en la página cultural de Juventud Rebelde, la agencia UPI, el servicio Worldnet y como editor de las revistas “Newsweek”, “Discover” y “Motor Trend” en español. Ha traducido más de 20 libros para la editorial cristiana Thomas Nelson, Inc. Con Radio Martí desde 1989, ha sido editor, redactor, reportero, y director y guionista del programa “Sin Censores ni Censura”. Actualmente trabaja en martinoticias.com. Fue vicepresidente en la isla del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

XS
SM
MD
LG