Enlaces de accesibilidad

ETECSA ofrece a habaneros Wi-Fi por $2 la hora


Cubanos en céntrica zona de La Haban, se conectan a WiFi.

"Puedes comunicarte con todo el mundo, puedes saber lo que pasa en el orbe. Es magnífico, esto lo esperaba todo Cuba", dijo Wilmer Cruz, de 31 años, que fue junto a un amigo a conectarse en la esquina del Hotel Habana Libre.

La empresa estatal cubana ETECSA habilitó redes de Wi-Fi públicas a lo largo de la principal avenida de La Habana, un primer paso en el compromiso del gobierno de abrir 35 de estos puntos e incrementar las opciones de conectividad en la isla, que en las últimas décadas quedó atrás en el avance tecnológico.

Muchas personas, sobre todo jóvenes, apuntaban el jueves sus laptop, tabletas y móviles hacia transmisores blancos y cuadrados colocados por ETECSA en los techos de los edificios, en las esquinas de la popular Calle 23, en la zona conocida como "La Rampa".

La mayoría no desistía de conectarse pese al inclemente calor que apretaba sobre sus cabezas y la incomodidad de estar de pie o sentado en las escalinatas de los edificios públicos.

"Pude entrar en Youtube en varios canales que me gustan y en Yahoo", contó entusiasmado el joven estudiante de electromedicina Ángel Padrón, de 16 años. "Vine muy temprano y estuve como 40 minutos", agregó.

Padrón vive a pocos metros de la avenida 23 y para él la velocidad de transmisión "es aceptable". "Antes tenía que ir a los hoteles. Es como que me lo pusieron en la sala de mi casa, son alas para volar por internet", dijo.

A mediados de junio un vocero de ETECSA informó en un diario oficial que a partir de julio se abrirían 35 puntos de conexión en todo el país e indicó que los precios de conexión bajarían de 4,50 cuc (igual cifra en dólares) a 2 cuc.

"Puedes comunicarte con todo el mundo, puedes saber lo que está pasando. Es magnífico, esto lo esperaba toda Cuba", dijo Wilmer Cruz, de 31 años, que fue junto a un amigo a conectarse en la esquina del Hotel Habana Libre.

Para Cruz el precio es todavía "un poco caro", pero es más accesible para muchos cubanos.

Aunque el salario medio sigue siendo de unos 20 dólares, un buen grupo de personas reciben remesas de sus parientes en el extranjero o ganan bastante más ejerciendo un trabajo independiente como Cruz, que es dueño de una peluquería.

Tener internet domiciliario sigue siendo ilegal para la mayoría de la población en Cuba y el acceso desde las oficinas es muy limitado. Hasta ahora, las únicas redes inalámbricas estaban en hoteles para turistas a precios que representan casi una tercera parte del salario promedio mensual de los isleños.

Muchos cubanos, especialmente los jóvenes en la capital, son tan adeptos a la tecnología como sus similares en países con mayor conectividad. Sorprendentemente, el más reciente iPhone es algo común en La Habana y hay cientos de tiendas de telefonía móvil privadas donde la gente puede comprar y reparar equipos, así como instalarle aplicaciones.

En una feria artesanal ubicada en la Calle 23, José Antonio Leyva, de 34 años, aprovechó el servicio para tomarse autorretratos o pedirles a sus amigos que le sacaran fotos y mandárselas en tiempo real a su familia.

"En internet se ven muchas cosas interesantes si las sabes utilizar bien y te mantiene comunicado con tus familiares o puedes encontrar nuevas amistades", expresó Leyva, quien vende recuerdos a los turistas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG