Enlaces de accesibilidad

Liberia decreta estado de emergencia de 90 días para frenar el ébola


Un enfermero liberiano trabaja en la retirada y entierro de una víctima del ébola en la comunidad de Virginia, a las afueras de Monrovia. Liberia afronta hoy el estado de emergencia declarado anoche por su presidenta.

La OMS mantiene un segundo día de reuniones en Ginebra (Suiza) para discutir medidas y valorar si cataloga como emergencia de salud pública internacional la situación.

Liberia se encuentra en estado de emergencia desde ayer miércoles después de que el gobierno tomara esta medida para hacer frente al peor brote de la enfermedad, que ha matado a 932 personas hasta ahora.

La presidenta del país, Ellen Johnson-Sirleaf, anunció que durante 90 días se podrán restringir los derechos civiles imponiendo cuarentenas en las comunidades más afectadas para contener la epidemia que afecta a cuatro países del África Occidental.

Mientras, en Sierra Leona, policías y soldados bloquearon zonas rurales afectadas por el virus. En la zona más afectada del país, el jefe de la policía dijo que las fuerzas de seguridad se desplegaron "para establecer un bloqueo completo" de los distritos de Kenema y Kailahun, estableciendo 16 puntos de control en las carreteras más importantes. Tal y como declaró “no se permite entrar o salir a vehículos ni personas de los distritos", y las medidas se tomarán por un periodo inicial de 50 días.

Sólo los comerciantes registrados con las agencias de seguridad podrán llevar comida y medicinas, mientras las fuerzas de seguridad montarán patrullas a pie para asegurar que los civiles no burlen los bloqueos.

Con esta situación, expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) iban a mantener un segundo día de reuniones en Ginebra (Suiza) para discutir medidas y hacer frente al brote valorando si catalogan como emergencia de salud pública internacional la situación.

La preocupación en estos momentos es que se expanda después de que el mes pasado un ciudadano estadounidense muriera en Nigeria a causa del virus

Si bien la mayoría de los casos se localizan en el área fronteriza remota de Guinea, Sierra Leona y Liberia, la preocupación en estos momentos es que se expanda después de que el mes pasado un ciudadano estadounidense muriera en Nigeria a causa del virus después de llegar desde la región. Tras esta infección, una enfermera que lo atendió también falleció en Lagos y hay al menos cinco personas aisladas con síntomas.

En otros lugares como Arabia Saudita, un hombre que supuestamente contrajo ébola durante un viaje de negocios a Sierra Leona falleció el miércoles en Yedá, motivo por el que algunas aerolíneas como British Airways o Emirates han cancelado sus vuelos a los países afectados. Muchos expatriados residentes en esta región están marchando de estos lugares también.

Valoran el uso de medicamentos experimentales

La cifra de muertos no deja de crecer en Liberia, donde las autoridades cerraron el miércoles un hospital después de que su director camerunés muriera por el virus y otros seis empleados dieran positivo, dos de ellos monjas y el sacerdote español de 75 años Miguel Pajares. Éste ya se encuentra en España tras ser trasladado en un avión medicalizado para tratarlo en Madrid.

En un comunicado, la presidenta Johnson-Sirleaf dijo que había 32 trabajadores sanitarios muertos a causa de la enfermedad y que el problema ahora es que los infectados reciban tratamiento ya que muchos médicos han abandonado sus puestos. Entre otras medidas, los colegios se cerraron la semana pasada y todos los trabajadores gubernamentales no esenciales han dejado de acudir a sus puestos.

Llegada del religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola, y la misionera Juliana Bohi, a la base de Torrejón de Ardoz (Madrid).
Llegada del religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola, y la misionera Juliana Bohi, a la base de Torrejón de Ardoz (Madrid).

Johnson-Sirleaf calificó el estado de emergencia como necesario para "la supervivencia de nuestro estado y para la protección de las vidas de nuestro pueblo". El despliegue militar previsto entrará en vigor el viernes, según responsables.

Ante el periodo que se avecina, los habitantes de Liberia no han tardado en pronunciarse: "Este es el principio de las penurias. Noventa días de miedo y sufrimiento", dijo Nancy Poure, una pequeña comerciante en el suburbio de Johnsonville. "Necesitamos ayuda de Estados Unidos. Necesitamos ayuda", agregó después de que se conociera que se ha administrado un medicamento experimental a dos trabajadores sociales estadounidenses infectados.

Tres de los principales especialistas en ébola del mundo instaron además a la OMS a que se ofrezcan medicamentos experimentales para combatir la enfermedad en África. La Organización Mundial de la Salud también comunicó que pediría a expertos que exploren el uso de emergencia de los tratamientos experimentales.

A este respecto, las autoridades de Liberia han dicho que quieren autorizar los experimentos clínicos dentro del país mientras que el presidente estadounidense Barack Obama dijo no tener suficiente información para aprobar el uso de medicamentos experimentales, agregando que el ébola podía controlarse con una respuesta pública sanitaria contundente.

XS
SM
MD
LG