Enlaces de accesibilidad

El espía cubano que embarazó a su mujer "por control remoto"


Raúl Castro habla a familiares y a los espías, entre ellos a Adriana Pérez, la mujer del agente de inteligencia que la embarazó "por control remoto".

Un artículo de CNN se adentra en los vericuetos diplomáticos de quienes se encargaron de recoger y llevar el semen del agente de Gerardo Hernández entre la prisión federal en Estados Unidos y la depositaria, su mujer, que esperaba en la capital cubana.

Los ojos de La Habana y gran parte del mundo estaban sobre la llegada a Cuba de los espías liberados por Barack Obama, pero inmediatamente después del abrazo de Raúl Castro a sus agentes de infiltración todas las miradas se fueron hacia el estado de gestación de Adriana Pérez: su esposo había estado en la cárcel desde 1998.

Un artículo de CNN se adentra en los vericuetos diplomáticos de quienes se encargaron de recoger y llevar el semen del agente Gerardo Hernández entre la prisión federal en Estados Unidos y su depositaria, una mujer que esperaba en la capital cubana.

Hernández cumplía una doble cadena perpetua, su esposa también trabajaba para los servicios de inteligencia de Cuba y le fue prohibido por funcionarios estadounidenses visitar a su esposo en la cárcel, según información del Gobierno cubano.

Como reza una parodiada frase muy popular "La Habana no cree en lágrimas" y la comidilla enseguida fue el embarazo de Adriana Pérez y la posibilidad de que ella hubiera recibido los favores del Gobierno para ver a su esposo en prisión bajo supervisión norteamericana. La picardía popular también pensó lo peor y apuntó con suspicacia a la pareja.

El oficial de Inteligencia cubano sorprendido espiando en Estados Unidos habló enseguida a la prensa oficialista. "Todo el mundo está pidiendo saber, y nos hemos divertido con los comentarios y especulaciones. La realidad es que tenía que ser mantenido en silencio", afirmó Hernández Nordelo. Quien explicó que tuvo que hacerlo "a distancia", en referencia al embarazo de su esposa.

Dos fuentes involucradas en las conversaciones diplomáticas, al ser interrogadas por CNN afirmaron que durante las negociaciones el esperma de Hernández fue recogido y enviado a Cuba, en donde fue inseminada artificialmente Pérez. El Departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó la historia, sin entrar en los detalles.

"Podemos confirmar que Estados Unidos facilitó la petición de la señora Hernández de tener un bebé con su esposo", dijo el portavoz Brian Fallon. Hernández dijo que el embarazo de su esposa fue un resultado directo de las conversaciones de alto nivel.

"Una de las primeras cosas llevadas a cabo en este proceso era eso", dijo Hernández, haciendo un gesto hacia el estómago de su señora Pérez. "Tuve que hacerlo por 'control remoto', pero todo salió bien".

Dos fuentes involucradas en las conversaciones diplomáticas, al ser interrogadas por CNN, desvelaron el oculto misterio: durante las negociaciones, el esperma de Hernández fue recogido y enviado a Cuba, donde fue inseminada artificialmente Pérez.

Por la información que han brindado fuentes en Washington, la inseminación artificial se hizo posible a cambio de mejores condiciones de Alan Gross en prisión, un contratista estadounidense juzgado en Cuba.

"A la luz de dos cadenas perpetuas del señor Hernández", dijo Fallon, "la solicitud fue aprobada junto con el senador (Patrick) Leahy, quien estaba tratando de mejorar las condiciones para el Sr. Gross mientras estaba encarcelado en Cuba".

Por 18 meses funcionarios de ambos países se negaron a admitir que mantenían conversaciones de alto nivel. Los funcionarios se comunicaron a través de canales alternativos, a sabiendas de que cualquier fuga de información echaría por tierra las conversaciones.

Hernández fue condenado en 2001 por conspiración para cometer asesinato por su papel en el derribo de las avionetas de los Hermanos al Rescate que dejó un saldo de cuatro jóvenes cubanoamericanos muertos después que aviones MIG de la Fuerza Aérea cubana los hicieran estallar en pleno vuelo.

Aun así, las autoridades de Estados Unidos decidieron dar el paso en la inseminación artificial de la mujer del espía Hernández. Tim Reiser, asesor de Leahy y que trabajó para negociar el acuerdo histórico con Cuba, alegó cuestiones humanitarias: "La expectativa era que este hombre iba a morir en la cárcel y esta sería su única oportunidad de tener un hijo", según dijo a CNN.

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados -entre otros- los poemarios Para dar de comer al perro de pelea (2013) y Máquina para borrar humanidades (2015). Conduce el programa Contacto Cuba, de Radio Martí. Periodista dedicado al tema de los Derechos Humanos, ha recibido seminarios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Lector voraz, amante del running, las artes plásticas y la música alternativa. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG