Enlaces de accesibilidad

Hombres desaparecidos y tumbas sin identificar en Cuba


Osarios en cementerio de Santa Clara

¿Dónde está enterrado?, se pregunta una familia cubana sobre el paradero de uno de sus integrantes, cinco décadas después de que muriera en un enfrentamiento con las milicias en el Escambray.

Muchas familias de la zona del Escambray no han encontrado aún los restos de sus familiares muertos en combate o fusilados durante la confrontación civil que tuvo lugar en la década del 60 en esta región central de Cuba.

La tarea de compilar las verdades para componer sin omisiones la historia, es difícil por una razón central: las autoridades cubanas jamás han explicado a estas familias donde están los restos mortales de quienes murieron en lo que el régimen bautizó como "lucha contra bandidos" y que en realidad fue un alzamiento popular contra Fidel Castro y su propuesta comunista.

Mario Miranda, alzado contra el régimen de Fidel Castro, murió en un enfrentamiento con la "milicia revolucionaria“ en un punto conocido por El Dátil, en Guanayara, zona montañosa de la región del Escambray el día 4 de enero de 1961. Su familia aún no sabe dónde está sepultado. Han realizado todo tipo de preguntas y nunca han encontrado respuestas de las autoridades cubanas.

Gabriel Miranda, hermano de Mario, residente en Trinidad, declaró que su familia denuncia al gobierno cubano por no haberle dado nunca confirmación de la muerte del insurgente, ni el lugar donde está sepultado.

“Queremos que la opinión pública conozca de esta etapa de dolor que hemos vivido desde 1960 hasta la actualidad”, dijo el expreso político que también se alzó en armas en la zona de Trinidad en 1960 y cumplió prisión en cárceles cubanas.

Según recuerda Gabriel Miranda, el día del enfrentamiento en El Dátil, donde estaba su hermano, murieron todos los alzados y la milicia lo informó así. Luego dejaron los cadáveres en el cementerio de Trinidad para que los sepultaran y aunque la familia buscó entre los muertos y realizó todo tipo de indagaciones, nunca encontró respuestas de las autoridades locales.

Explica Gabriel que ante el silencio oficial decidieron hacer pesquisas por cuenta propia en el cementerio de Trinidad y lo único que pudieron conocer es que en ese lugar sí hay muchas tumbas pero no están identificadas y que en ese cementerio no existen controles que indiquen a quiénes pertenecen las fosas sin identificar.

Gabriel, con más de setenta años, trabajó en el cementerio de Trinidad por un tiempo y dice que aprovechó la oportunidad para revisar el lugar. Tenía la esperanza de encontrar algún indicio de su hermano pero lo único que ha podido confirmar es que no son la única familia que no ha cerrado ese capítulo de dolor que se escribió en Cuba en los primeros años de la llegada al poder de Fidel Castro.

“Ya sólo nos queda contar la historia de nuestra familia para que el mundo entero conozca esto que ha ocurrido, dijo el expreso político cubano, alzado en el Escambray en los primeros meses de la llegada al poder de la dictadura más larga de América Latina.

Mas sobre el tema

please wait

No media source currently available

0:00 0:05:23 0:00
  • 16x9 Image

    Idolidia Darias

    Idolidia Darias estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Es autora  del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar”  y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”.
    Es autora del blog lafronteratransparente.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG