Enlaces de accesibilidad

El número de personas que ejercen la enseñanza privada a domicilio ha escalado en los últimos meses y algunos centros religiosos han abierto discretos programas de enseñanza...

La enseñanza privada se está abriendo mayores espacios en la sociedad cubana, impulsada por la baja calidad de las clases que imparten los profesores del sistema de educación pública y por una cautelosa autorización otorgada al “repasador escolar”, como trabajador por cuenta propia.

A pesar de que solamente se han otorgado 1,023 licencias de “repasador escolar”, el número de personas que ejercen la enseñanza privada a domicilio ha escalado en los últimos meses y algunos centros religiosos han abierto discretos programas de enseñanza en áreas poco cubiertas por el monopolio estatal del sistema educacional cubano.

La agencia de noticias IPS abordó el tema en un extenso reportaje firmado por la periodista, Ivet González, que entrevistó a varias madres que han contratado maestros privados para sus hijos, alegando la poca calidad de la enseñanza que reciben en las aulas públicas debido a la deficiente preparación de los maestros.

“La educación pública y gratuita de Cuba no recupera la calidad perdida desde que comenzó la crisis económica en los años 90, con el paulatino deterioro de la infraestructura educativa y el éxodo de docentes a empleos mejor remunerados, como los del turismo”, afirmó el reportaje.

Cuba exporta servicios educativos a 43 países, donde tiene desplazados un total 2.326 maestros, la cifra más alta registrada hasta el momento y que se pretende aumentar en los próximos años, según el Ministerio de Educación (Mined).

El grupo más numeroso de estos maestros cubanos presta servicios en Venezuela con 423 docentes, seguido de Guinea Ecuatorial con 221 y Angola, donde se encuentran desplazados 219 educadores de la isla.

En declaraciones formuladas a la prensa esta semana el director de Relaciones Internacionales del Mined, Alfredo Díaz, dijo que la exportación de servicios educativos es una de las estrategias del plan de ajustes emprendidos en el país para "actualizar" la economía socialista.

Mientras el país exporta profesores, la provincia de La Habana tiene que “importar” maestros de otras provincias para cubrir sus necesidades de educadores.

“Este año, la capital contrató 3,069 profesores de varias provincias, la mayoría de enseñanza secundaria. Las provincias de Matanzas, Artemisa, Mayabeque, Camagüey y Ciego de Ávila siguen en la lista de las zonas con mayores problemas", dijo el pasado 16 de diciembre la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez.

Dentro de este contexto las iglesias locales han abierto algunos espacios, a pesar de que todas sus escuelas fueron confiscadas en 1961 cuando el gobierno prohibió la educación privada.

El Centro La Salle, en el municipio habanero de 10 de Octubre, administrado por la orden católica Hermanos de las Escuelas Cristianas, tiene una matrícula de unos 500 jóvenes. La institución, dirigida por Aurelio Gómez conocido como el Hermano Martín, ofrece clases de inglés para jóvenes y niños, administración de pequeñas y medianas empresas, computación, gerencia ejecutiva y formación en valores humanos.

La orden religiosa tiene otro Centro La Salle que ofrece los mismos servicios en Santiago de Cuba.

El reportaje de IPS afirma que desde septiembre de 2011 el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba, ubicado en la ciudad de Cárdenas, imparte talleres para las personas incorporadas al sector privado.

“A sus talleres sobre agricultura, ambiente, género, sexualidad, parejas y convivencia familiar, entre otros temas, concurrieron este año 1.435 personas, 500 no creyentes y 935 con alguna fe religiosa”, dijo IPS.

La categoría de “repasador escolar” fue aprobada en 2010 y quienes la ejercen prestan sus servicios a domicilio aunque algunos han transformado habitaciones de sus viviendas en aulas, y los más creativos se anuncian en sitio de anuncios clasificados como Porlalivre.com.

El pasado mes de octubre el diario Granma reconoció en un extenso comentario que la enseñanza particular es una práctica extendida y muchos maestros ejercen esta labor en forma simultánea a su trabajo en escuelas, que son todas públicas en Cuba.

La labor de “repasador escolar” no pueden ejercerlo “los maestros en activo” en el sistema de educación, dijo Granma subrayando que muchos maestros de escuelas públicas y otros profesionales ofrecen servicios contraviniendo la ley.
XS
SM
MD
LG