Enlaces de accesibilidad

Ex embajador de España en la isla: el problema de Raúl no es cambiar sino tener el control del cambio


Raúl Castro Ruz (dcha), conversa con el Embajador de España Carlos Alfonso Saldívar.

Carlos Alonso Zaldívar, embajador de España en Cuba entre 2004 y 2009 asegura que en la isla no manda Fidel Castro.

Carlos Alonso Zaldívar, embajador de España en Cuba entre 2004 y 2009 asegura que en la isla no manda Fidel Castro.

Carlos Alonso Zaldívar en uno de los actos que presidió como embajador español en Cuba.
Carlos Alonso Zaldívar en uno de los actos que presidió como embajador español en Cuba.

En una extensa entrevista concedida a Dario Valcárcel y Aurea Moltó para el sitio que ambos dirigen, www.politicaexterior.com, el diplomático explicó: “El día que Fidel se vistió de chándal lanzó un mensaje al mundo diciendo “yo he dejado de mandar”. Ese mensaje lo entendieron los cubanos. Fidel sin verde olivo no era el comandante en jefe. Lo curioso es que muy pocos en el resto del mundo se dieran cuenta. Ahora manda Raúl con su grupo de fieles, que lo son por lealtad y porque su edad y/o falta de relaciones externas les impide tener una agenda propia. Raúl ha creado un grupo de leales que además no tienen capacidad de hacer otra política diferente a la suya. Díaz-Canel puede mandar mañana, según vayan las cosas.”

El embajador opina que Raúl Castro busca cambiar Cuba sin perder el control. “Su problema no es cambiar, su problema es mantener el control del cambio" y su gran reto es hacer el país más productivo sin lanzar a la indigencia a millones de personas.

En un punto de la entrevista, valoró que entre los impedimentos para el crecimiento de Cuba están la "hemorragia de jóvenes cualificados que se van" y un sistema económico disparatado del cual no se puede decir "en qué medida es socialista o capitalista".

De su experiencia en la isla ha valorado que la Iglesia Católica cubana trabaja por el cambio pacífico que desea la mayoría de los cubanos y considera que esta institución está próxima a comunidades populares de la Isla y que guarda intereses similares a los de la diplomacia española. "El análisis del cardenal Jaime Ortega siempre ha sido muy similar al de España. La iglesia se entendió siempre con Fidel. Cuando entró Raúl la iglesia tuvo miedo, porque el entendimiento con Fidel era muy personal. Hoy está claro que con Raúl también se entiende. Esto contribuye y empuja el cambio pacífico".

Sobre el descontento con el gobierno se atrevió a asegurar que "Nadie dentro de la Isla organiza un cambio violento" y que en realidad "quien no soporta el régimen, prefiere el exilio al enfrentamiento".

El diplomático mencionó que hay discrepancias ideológicas y políticas en el Partido Comunista, en algún sector del ejército y de la Policía Nacional Revolucionaria.

Sobre la oposición formal asegura esta no trabaja con campesinos, obreros, estudiantes ni trata de organizar a los sectores descontentos de la sociedad, sino que se dedica a "exportar crítica política contra el régimen para generar fuera presiones más contundentes contra él. Por eso sus campos de actividad son las embajadas y agencias de prensa, y no los centros de trabajo o de estudio".

"Ese tipo de oposición vive de subvenciones de programas promovidos por los anticastristas de Miami y no puede canalizar el descontento interno. De hecho, se está desvaneciendo; Oswaldo Payá, su representante con más talla moral, ha muerto. Y además ha aparecido una nueva oposición que ha eclipsado a la vieja. Se llama Yoani Sánchez. Ella no acepta lo que acabo de decir, pero lo ha hecho", opina el embajador.

Alonso Zaldívar considera que la más dura crítica a los resultados de la Revolución Cubana es que después de 50 años, "los cubanos que cumplen la ley no pueden vivir dignamente. Es una crítica demoledora. Lo diré más claro: para subsistir, los cubanos tienen que robar".

Para leer la entrevista completa visite Política Exterior .

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG