Enlaces de accesibilidad

Keiko Fujimori ganó elecciones en Perú, pero habrá segunda vuelta


Keiko Fujimori arrasa en las elecciones presidenciales de Perú
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

Keiko Fujimori arrasa en las elecciones presidenciales de Perú

Perú va a estar gobernada por la derecha. Los diarios peruanos destacaron hoy la segunda vuelta que disputarán los candidatos presidenciales Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, de acuerdo al avance del escrutinio oficial, así como el "vuelco a la derecha" que representan sus propuestas políticas y económicas.

Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori, que gobernó entre 1990-2000, el domingo ganó las elecciones en Perú pero no obtuvo la mayoría de votos y deberá concurrir a una segunda vuelta el 5 de junio.

La hija mayor del encarcelado expresidente se halla a las puertas, por segunda vez en cinco años, de ganar unas elecciones que podrían convertirla en la primera mujer en gobernar Perú.

Con el 64.43% de actas contabilizadas, Fujimori, de 40 años, lideraba el recuento con 39.46%, frente al 23.73% del candidato de centroderecha, Pedro Pablo Kuzcynski.

Lo que implicaría que, comoquiera, Perú va a estar gobernado por la derecha.

Los diarios peruanos destacaron hoy la segunda vuelta que disputarán los candidatos presidenciales Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, de acuerdo al avance del escrutinio oficial, así como el "vuelco a la derecha" que representan sus propuestas políticas y económicas.

El partido de la candidata más votada el domingo, Fuerza Popular, prácticamente ha duplicado también su presencia en el Congreso unicameral, pasando de 34 a unos 65 escaños, la mitad de la cámara, frente a los 28 de Perú por el Kambio de Kuzcynski.

Sin embargo, la victoria de Fujimori en la segunda vuelta no está garantizada, alertan los analistas.

Es que sobre Keiko Fujimori, que a los 19 años actuó de Primera Dama tras la separación de sus padres, pesa la herencia de su padre, que cumple condena por crímenes de lesa humanidad y corrupción en sus 10 años de gobierno (1990-2000).

"Kuzcynski recibirá muchos votos antifujimoristas", asegura el director de la agencia de sondeos Vox Populi, Luis Benavente.

La gran pregunta es dónde irán a parar los sufragios que recabó la candidata del Frente Amplio (izquierda) Verónika Mendoza, que obtuvo un 17.2%; así como parte del resto de los candidatos (10 en total).

"Habrá una segunda vuelta muy polarizada", augura Benavente.

En su primer mensaje tras los comicios, Keiko Fujimori, que en 2011 perdió en el balotaje contra el presidente saliente Ollanta Humala, habló de conciliación y de tender puentes con el electorado opositor.

"Este mapa que se ha dibujado nos muestra claramente que el Perú quiere la reconciliación, que no quiere más pelea (...) Tenemos que volver a pisar el acelerador del crecimiento para que llegue sobre todo a las poblaciones más alejadas", dijo Keiko Fujimori.

El partido de Keiko Fujimori, modelado a su imagen y semejanza en los últimos años, ha sufrido, según Benavente, una gran evolución, aprendiendo a "manejar los códigos de conexión emocional" con el votante, en general de clase media baja y rural, y los jóvenes. Más de dos millones votaron el domingo por primera vez.

Su hermano pequeño, Kenji Fujimori, aquel niño consentido por su papá que utilizaba los helicópteros militares para pasear a sus amigos y no esconde sus aspiraciones presidenciales, ha sido el congresista más votado.

A la luz del resultado electoral, por suerte, quien quiera que ocupe la Casa Pizarro a partir del 28 de julio, no cambiará el actual modelo económico. "Los riesgos que podía haber en los mercados no van a tener continuidad. Muchas inversiones que estaban retenidas se van a reactivar", aseguró Benavente.

El peligro hubiese sido la legisladora izquierdista Verónika Mendoza, que quedó en el tercer lugar de las elecciones con un 17.12% de los votos.

Mendoza planteó en la campaña cambiar la Constitución para debilitar a la élite empresarial y darle al Estado un rol más dominante en la economía, una postura en las antípodas de los dos candidatos líderes y en armonía con el socialismo del siglo XXI que se ha impuesto en Bolivia, Venezuela y Ecuador bajo la influencia ideológica del régimen de Cuba.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG