Enlaces de accesibilidad

Guatemaltecos votan tras escándalo de corrupción


Los primeros votantes del día en una escuela en Santa Cruz, Chinautla, para la Presidencia de Guatemala para el período 2016-2020.

En Guatemala se abrieron temprano las urnas para elegir presidente y vicepresidente, tras el escándalo de corrupción que costó los cargos a Otto Pérez y Roxana Baldetti.

Los guatemaltecos comenzaron a votar este domingo en la segunda ronda de elecciones presidenciales para escoger al Gobierno que tomará las riendas del país tras el escándalo de corrupción que provocó la renuncia y detención del exmandatario Otto Pérez.

Disputan el balotaje el comediante derechista Jimmy Morales, de 46 años, y la exprimera dama socialdemócrata Sandra Torres, 60.

Quien resulte electo enfrentará un gobierno sin mayoría parlamentaria y con un Estado desfinanciado. Más de 7.5 millones de electores están convocados a votar en los 2.786 centros de votación con 19.582 juntas receptoras de votos, que cerrarán a las 18:00, hora local (00H00 GMT).

Morales, un popular comediante de cine y televisión, aparece en las encuestas como favorito en la contienda, pese a que carece de experiencia política.

El domingo también se elegirá a 11 alcaldes en ciudades en las que el Tribunal Electoral anuló los resultados del 6 de septiembre pasado por hechos de distinta naturaleza, incluidos actos de violencia.

Desde la apertura de las mesas, los votantes comenzaron a congregarse en el colegio Valle Verde, en una zona exclusiva de la periferia este de la capital, donde votaría la candidata Torres.

"En política, Guatemala todavía está en pañales y me siento preocupada pero creo que es hora que todos los guatemaltecos honrados nos empecemos a involucrar en el gobierno, no teníamos muchas opciones pero nuestra obligación es de votar", comentó a AFP la arquitecta Mónica Figueroa, de 40 años, antes de sufragar.

Según analistas, el futuro presidente deberá impulsar un diálogo con todos los sectores del país para recuperar la credibilidad en la dirigencia política tras una serie de escándalos.

"Primero Dios que todo cambie en Guatemala porque realmente está mal, y esto no es de ahorita, es de hace rato que todo es corrupción. El próximo presidente tiene que por lo menos depurar la policía y limpiar el Gobierno", opinó Francisco Estrada, un vendedor de telas de 43 años.

El nuevo mandatario recibirá el poder en enero de 2016 de un gobierno de transición, encabezado por el presidente Alejandro Maldonado, quien terminará los últimos cuatro meses del mandato del expresidente Pérez, en prisión preventiva por corrupción.

Pérez renunció al cargo el 2 de septiembre acusado de dirigir una estructura de defraudación tributaria en las aduanas. Su exvicepresidenta Roxana Baldetti guarda prisión por el mismo caso.

XS
SM
MD
LG