Enlaces de accesibilidad

El Patriarca de la Iglesia Rusa insiste en la necesidad de reformas políticas


Hace una semana, Kiril instó a las autoridades rusas a prestar atención a las protestas para no repetir la suerte de la Rusia zarista

El Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, insistió el domingo en la necesidad de cambios políticos en el país y llamó a las autoridades a escuchar las protestas populares contra el fraude electoral y a "cumplir con la verdad".

En una entrevista transmitida por el canal estatal "Rossa" para el Extremo Oriente del país, el patriarca indicó que la "insensibilidad de las autoridades hacia las protestas" es una "señal muy mala", una "muestra de la incapacidad del poder de corregirse".

"En una sociedad libre cada persona debe tener el derecho a expresar su opinión, incluido el desacuerdo con las autoridades", dijo.

Lo importante es, resaltó, que "las protestas, manifestadas de forma correcta, conduzcan a la corrección del rumbo político".

Por primera vez, la máxima dignidad de la Iglesia Ortodoxa Rusa instó a los gobernantes del país a "cumplir con la verdad".

"Al hacer la mentira en la vida privada o profesional", subrayó, "no se puede exigir que se mantenga la verdad a más bajo nivel".

Según el patriarca, "la Iglesia exhorta a que a cada nivel reine la verdad: a nivel personal, a nivel familiar, a nivel del colectivo laboral y de los partidos políticos, de los consorcios económicos y a nivel del Gobierno, de aquellos que encabezan el país".

Kiril explicó que "para la Iglesia la activación del movimiento protestatario es (un tema) muy sensible, por cuanto entre sus feligreses hay quienes salieron a la plaza y también aquel contra quien protestaba la plaza".

"Es por eso que la palabra de la Iglesia ha de ser la verdad que ser aceptada por los unos y por los otros", destacó, para agregar: "la verdad consiste en que la mentira debe marcharse de nuestra vida, de nuestra vida política, económica, social y privada".

El "principal mensaje al poder y a la gente", precisó, consiste en el imperativo de "recordar que el límite de confrontación, de toda posibilidad de transformación revolucionaria de la vida de la sociedad ya están agotados".

"Nuestra vía es la evolución, el desarrollo tranquilo, incluido mediante el diálogo real con el poder y, cuando sea necesario, también mediante la expresión de la protesta, pero de modo que no sean socavadas las bases de la vida estatal", recalcó.

"Entonces, fuimos incapaces de mantener el equilibrio y la sabiduría. Destruimos nuestro país. Por qué ocurrió? Porque las protestas, en muchos casos justas, fueron explotadas muy habilidosamente por fuerzas políticas ansiosas de poder", señaló.

El líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, a la que el primer ministro y expresidente Vladímir Putin ha devuelto muchas de las propiedades confiscadas por las autoridades soviéticas, hizo estas declaraciones al primer canal de la televisión rusa, el más visto del país.

Durante los últimos años, la Iglesia se ha convertido en uno de los pilares del sistema ideado por Putin, en el que los popes desempeñan un papel cada vez más influyente, lo que le ha valido la animadversión de liberales y comunistas, defensores de una sociedad secular.

La oposición exige la anulación de los resultados de las legislativas del 4 de diciembre por fraude oficialista, la celebración de nuevos comicios este año, el registro de todos los partidos, la liberación de los presos políticos y la destitución del presidente de la Comisión Electoral Central, Vladímir Chrov.

Putin ya ha respondido que la revisión de los resultados electorales está fuera de lugar y que la única vía que le queda a la oposición son los tribunales, aunque se ha mostrado dispuesto al diálogo.

XS
SM
MD
LG