Enlaces de accesibilidad

El huevo clueco de la serpiente


La hija de Ernesto Guevara, Aleida Guevara, conversa con médicos cubanos en un consultorio de un barrio de Caracas. Archivo.

"Vanagloriarse de ser la hija de un asesino que firmó cientos de fusilamientos sin procesos judiciales justos, solo es aceptable para una desvergonzada e intelectualmente débil", opina Santiesteban sobre Aleida Guevara.

Mi colega y amigo Félix Luis Viera ha escrito un post sobre uno de los seres más desagradables que he tenido delante: Aleida Guevara.

Alguna vez coincidimos en la escuela de nuestros hijos en 62 y 5ta. Avenida, Playa. Una vez lo conté en un post –también brindé ese dato que doy ahora– y una maestra me contactó para decirme que "la Guevara", como le decían, había estado indagando por mi familiar. Por suerte, hoy se encuentra lejos de su alcance y deseos de venganza.

En aquella ocasión comenté sobre la arrogancia, prepotencia y altanería con que se manifestaba y manipulaba a los que la rodeaban. En realidad, la directora de la escuela era ella, a quienes la directora oficial y los maestros movían la cabeza en asentimiento constante, temerosos de una queja de aquella gorda con ínfulas de comandante, independientemente la causa y la razón, significaba la expulsión del establecimiento ipso facto. Esta mujer, bruta como una mula, se movía en aquella escuela como una triunfante guerrillera.

No olvido –aún al recordarlo me causa pena ajena– luego de esta barbuda lampiña vivir 40 años en Cuba, tuvo la misión de visitar Argentina, y a su regreso fue a recibirla a la terminal aérea Fidel Castro. Se televisó como acto oficial, y la lectura de su horrendo discurso con pésimo acento porteño, fue el comentario nacional. Fidel Castro hacía evidente a través de su rostro el malestar que le causaba aquel ser, inevitablemente repulsivo.

Lo cierto es, como infiere Félix Luis, que aquella inmensa masa de grasa de la insoportable, no contiene materia gris, y lo corrobora en cada oportunidad, como cuando dijo a la prensa que "le había sugerido a su tío Chávez que nacionalizara los canales de televisión y de radio, pues su tío Fidel lo había hecho en Cuba y dio buenos resultados".

Recuerdo a un amigo que me decía que "hay personas que no se conforman con ser estúpidas, sino que ellas mismas se encargan de que todos lo sepan". Vanagloriarse de ser la hija de un asesino que firmó cientos de fusilamientos sin procesos judiciales justos, solo es aceptable para una desvergonzada e intelectualmente débil; pero que otros se presten para hacerle de público, es un desacierto arrastrable de por vida.

[Este post de Ángel Santiesteban-Prats fue escrito originalmente el 13 de abril de 2015 en el blog Los Hijos que nadie quiso].

  • 16x9 Image

    Angel Santiesteban

    Ángel Santiesteban nació en La Habana el 2 de agosto de 1966. Escritor galardonado en concursos literarios nacionales e internacionales, publicado en más de 15 países, escribe desde 2008 el blog alternativo Los hijos que nadie quiso. Cumple una condena de cinco años de cárcel por un delito que asegura no cometió, la que atribuye a su blog y su posición crítica.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG