Enlaces de accesibilidad

El futuro desde un calabozo


Varias personas caminan junto a una bandera pintada sobre un muro.

¿Y la prensa independiente? Habrá casi muerto de inanición y ninguneo. Solo quedará 14ymedio, que entonces, cuando no existan Convivencia y Primavera Digital, sí será el único medio independiente hecho en Cuba.

El post-castrismo funciona. A trancos, pero funciona. Resultó cierto que todo estaba bien atado. Y con el tiempo, el suficiente, a favor. Contra todo pronóstico, los generales tuvieron éxito en casi todo lo que se propusieron. Más no se les puede pedir.

Si hasta los yanquis se asustaron e hicieron concesiones con tal de que no se fortalezca más la alianza estratégica con Rusia y China. Solo que no liberaron a los Tres. Tampoco levantaron el embargo-bloqueo, pero casi...Y la Unión Europea, más comprensiva y complaciente no puede ser.

Los Lineamientos del VI Congreso – los que fue oportuno implementar- dieron al socialismo verde olivo con planificación centralizada el toque del capitalismo (de Estado) que necesitaba para no hundirse más abajo de la línea de flotación.

El turismo, las remesas, el alquiler de médicos, la zona franca de Mariel y las maquiladoras dan las suficientes ganancias. Prueba de ello es la prosperidad de la elite, la burguesía descendiente de la primera generación de la nueva clase. Tienen el capital procedente de la piñata, las relaciones con los hombres de negocios extranjeros y se las arreglan más o menos con el know-how. Solo les falta clase y sofisticación. Aunque los hijos y nietos de los revolucionarios, para no ser mal mirados por sus amigos de la Alianza Bolivariana, no deben exagerar en eso del refinamiento. ¿Qué dirían los compañeros Maduro y Evo?

La Asamblea Nacional del Poder Popular, donde creció el número de mujeres y de negros, y el Partido Comunista, que ya celebró otro congreso-sin necesidad de simular un deshielo khrushoviano que hiciera leña del caguairán no caído, sino convertido en estatua y mausoleo en la Plaza de la Revolución- legitiman y le confieren institucionalidad al régimen, que ya no es tal, no lo pueden llamar así, y menos dictadura, porque se cambia periódicamente al presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y no necesariamente tiene que ser el primer secretario del Partido o llevar el apellido Castro.

O sea, hay elecciones y alternancia en el poder. Y algo que pudiera llamarse democracia participativa. Para que no hablen allá afuera y armen sus campañas mediáticas.

Por cierto, cada vez son más aisladas estas campañas. Solo cuando se acuerdan de los derechos humanos y les da por hablar de las Damas de Blanco o los presos y los aporreados porque hubo que reprimir un poco más duro de la cuenta a algunos exaltados que se lanzaron a la calle a protestar por una nueva subida de precios o alguna otra nueva medida impopular que no quedó más remedio que adoptar.

¡Este pueblo malagradecido, impaciente y falto de luz larga, que no acaba de entender que ciertos sacrificios son necesarios para que se desarrolle la economía del país! Las prioridades de la patria, la revolución y el socialismo no necesariamente tienen que coincidir siempre con las del pueblo. Al menos en esta etapa. Luego, ya veremos. ¿Acaso no se advirtió que para el año 2030 todo empezaría a mejorar?

Los que no tengan paciencia que se larguen. El mundo es todo suyo si consiguen -con la mala fama de los cubanos- un país que les dé visa. Y que no se olviden de enviar dólares y euros a sus parientes, para sostener la economía nacional, ahora que ya hay una sola moneda y los mandarines establecen a su antojo la tasa cambiaria. Que algún provecho tiene que sacarle el Estado al hecho de que haya tantos viejitos porque los jóvenes no quieren tener hijos o se van del país.

Mientras llega el 2030, hay que arreglárselas con los timbiriches, las croquetas de claria, las cooperativas, los corruptos a los que se les va la mano en la piñata, las cartas quejosas al periódico Juventud Rebelde, el alcolifán, el reguetón, las chupa-chupa, el marabú, la moringa, las santanillas, los mosquitos, el dengue, el chikungunya y los trastornos intestinales que bajo ningún concepto pueden llamarse cólera.

Todo sin descuidar el combate a las indisciplinas sociales, que a la chusma hay que tenerla a raya. El relajo, que sea con orden. Y ojo con la subversión empaquetada y las NTI, no vaya a ser que sonsaquen a los jóvenes, que a los disidentes se les controla a tonfazos y echándolos a pelear unos contra otros.

¿Y los líderes opositores? Los que quedan, si no están de viaje, seguirán con sus documentos y sus rivalidades, convenientemente difamados por la policía política, invisibilizados no solo por el régimen, sino también por los diplomáticos que ayer los acogían de vez en cuando en sus salones, pero que ahora preferirán escuchar arrobados los gorgoritos de la disidencia ligth que brotó de la chistera del mago.

¿Y la prensa independiente? Habrá casi muerto de inanición y ninguneo. Solo quedará 14ymedio, que entonces, cuando no existan Convivencia y Primavera Digital, sí será el único medio independiente hecho en Cuba. Pero como no es anticastrista, cualquier blog oficialista y hasta el mismísimo Juventud Rebelde será más osado en sus críticas permitidas, siempre dentro de la revolución.

No se preocupen, no se asusten. Estamos en el futuro, nada de esto ha pasado todavía...Pero ocurrirá. Falta poco. Lo verán.

Publicado en el blog Primavera Digital

  • 16x9 Image

    Luis Cino Álvarez

    Luis Cino Álvarez (La Habana, 1956). Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Se inició en la prensa independiente en 1998. Entre 2002 y la primavera de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Es subdirector de Primavera Digital. Colaborador habitual de CubaNet desde 2003. Reside en Arroyo Naranjo.
XS
SM
MD
LG