Enlaces de accesibilidad

Tampa: vuelos a Cuba entre la espada y la pared


En los últimos 18 meses más de 57 mil personas han viajado a Cuba desde el aeropuerto de Tampa.

Hace año y medio el aeropuerto internacional de esa ciudad de Florida fue autorizado a operar vuelos comerciales a la isla que ahora están en crisis.

Aunque durante 50 años estuvieron separadas, Tampa está a menos de 500 kilómetros de Cuba, una distancia que se acortó en 2011 cuando fue posible que el aeropuerto internacional de esa ciudad de Florida reanudara los vuelos a la isla, según destaca el diario Tampa Bay Times.

El periódico dice que en 18 meses transcurridos desde entonces más de 57 mil personas han viajado desde esa terminal a la isla y los 80 mil cubanoamericanos que residen en el área no tiene que manejar cuatro horas hasta Miami para tomar un avión con destino a Cuba.

Pero la ruta se ha visto obstaculizada, apunta, por una guerra de precios entre aerolíneas, trámites burocráticos, y “no por sorpresa, por la política cubanoamericana”.

El Tampa Bay dice que los operadores de viajes deben obtener primero un permiso para volar desde la ciudad y luego la autorización del gobierno cubano para aterrizar, y reseña que desde que despegó el primer avión rumbo a La Habana estalló una “guerra de precios”.

Cita el caso de Bill Hauf, que lleva una década organizando excursiones a la isla y opera la agencia Island Travel & Tours, Ltd., rival de ABC Charters Inc., de Miami, presidida por Tessie Aral.

Según dijo Hauf al diario, ABC trató de eliminarlo del negocio reduciendo el precio de los boletos y operando con pérdidas, lo que lo forzó a fijar un precio por debajo de los $400 dólares para los viajes de ida y vuelta durante más de un año.

El diario destaca que recientemente ABC suspendió su vuelo a Holguín y que el mes pasado el número de viajes de Tampa a Cuba disminuyó de cinco a tres. “ABC—precisa-- vuela a La Habana una vez a la semana e Island Travel lo hace dos veces”.

Para poder seguir operando, Hauf señaló que el mes pasado subió el precio de los boletos para poder tener una ganancia moderada, y el viernes pasado costaban $499.

Aral por su parte dijo que “quería alentar a algunos estadounidenses a que viajaran a Cuba desde Tampa”, pero que de alguna manera no ha podido lograrlo porque estos necesitan conseguir una licencia que los autorice a ir a Cuba como parte de contactos “pueblo-pueblo”.

Tampa Bay señala que hay quienes favorecen políticamente los viajes a la isla pero que quienes son partidarios de mantener el embargo creen que más que tender un puente cultural con Cuba, los vuelos no son más que “un disfraz” para hacer turismo, lo que “ayuda a financiar y apoya a un régimen que ellos detestan”.

En adición, el periódico cita a Chris Minner, vicepresidente de mercadeo del aeropuerto de Tampa, quien pone de relieve que “la ciudad trabajó muy duro” para ser designada como vía de salida en viajes a la isla.

El mes pasado la junta directiva del aeropuerto anunció que hubo un aumento de 64 por ciento en el número de pasajeros a Cuba entre septiembre y diciembre de 2012 en comparación con el mismo período del año anterior, el equivalente de 5 mil viajeros más en cuatro meses.

A pesar de todas las trabas, “mi rol es asegurar que el aeropuerto sea el mejor lugar posible para viajar y que ofrezca los costos más bajos a los operadores” teniendo como base, dijo Minner, que “la comunidad cubano americana de Tampa es la tercera mayor en la nación”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:22 0:00
XS
SM
MD
LG