Enlaces de accesibilidad

Petróleo cubano dispara alarma en Florida


La refinería Nico López de La Habana.

La guardia costera estadounidense concibe planes para lidiar con un potencial derrame de crudo frente al litoral de Cuba.

Funcionarios estadounidenses se están preparando para hacer frente a un potencial derrame de petróleo en la costa de Cuba y proteger las playas y múltiples canales marítimos que existen a lo largo del litoral de Florida.

Dos años después del desastre ocasionado en aguas del Golfo de México por la plataforma petrolera Deepwater Horizon frente a la costa de Luisiana, la perforación de pozos submarinos en Cuba ha hecho sonar una nueva alarma, dice el diario Sun Sentinel, del sur de Florida.

En respuesta, dice el periódico, la Guardia Costera de EE.UU. ha concebido un elaborado plan para contener el daño que causaría una mancha de petróleo que sea arrastrada hacia el norte por la potente corriente del Golfo, que sube a lo largo del litoral este de Florida.

Pero en los condados de Broward y Palm Beach, al norte de Miami, los funcionarios oficiales “no están tan seguros de que sus playas, arrecifes y bahías, así como el turismo que estas generan, puedan estar totalmente protegidos”, agrega la publicación.

Según el capitán de la Guardia Costera John Slaughter, la prioridad será “proteger las ensenadas. Las playas son muy importantes para nosotros, pero las ensenadas son las que llevan el agua hacia zonas tierra adentro, las más sensitivas en cuanto al medio ambiente”.

Precisamente son esas zonas, en las bahías, pobladas de mangles y lagunas, donde un derrame de crudo podría causar grandes daños y la acumulación de petróleo sería muy difícil de remover.

Slaughter dijo que si eso ocurriese por ejemplo durante la temporada en que ponen sus huevos las tortugas --en peligro de extinción--, el impacto negativo sería “enorme” habida cuenta de que tal hábitat es uno de los principales en el mundo, y para protegerlo se han invertido decenas de millones de dólares.

El poder hacer frente al potencial peligro que representan las perforaciones petroleras en Cuba, iniciadas en enero último por la firma española Repsol con la plataforma llamada Scarabeo 9, se complica por el hecho de que las relaciones entre La Habana y Washington están congeladas, subraya el diario.

Repsol, añade, espera transferir la plataforma a la compañía Petronas, de Malasia, para que explore nuevos pozos en aguas profundas cubanas más al oeste de la isla, probablemente a fines de mayo o en junio.

El Sun Sentinel precisa que a fin de coordinar planes de respuesta ante una emergencia funcionarios estadounidenses se reunieron en Jamaica la semana pasada con expertos en energía de ese país, Cuba, México y Bahamas.

El capitán Slaughter, que estuvo en la reunión, dijo esperar que La Habana permita que haya una respuesta multinacional en caso de un desastre. “No puedo hablar por Cuba, pero diría que ellos entienden que un solo país no puede hacer frente a un derrame como el de Deepwater Horizon”.
XS
SM
MD
LG