Enlaces de accesibilidad

Embargo a Cuba no ayuda en caso de derrame petrolero


A pesar de las nuevas medidas de seguridad las perforaciones en aguas profundas siguen siendo riesgosas.

Una comisión presidencial de EE.UU. que investigó el derrame de crudo del 2010 en el Golfo de México dice que el embargo a la isla es un obstáculo

A los miembros de una comisión presidencial de EE.UU. que investigó el desastroso derrame de crudo de abril del 2010 en el Golfo de México tras la explosión en una plataforma petrolera de BP, les preocupa que las consecuencias sean peores en caso de que ocurra lo mismo en aguas de Cuba.

Según el diario The Washington Post, los integrantes de la comisión se sintieron “alentados” por las reformas relacionadas con la supervisión de las perforaciones petroleras en alta mar implementadas por el Departamento del Interior de EE.UU.

Sin embargo, dicen estar frustrados porque el Congreso no consiguió convertir en ley algunas de esas reformas, y entre otras cosas les preocupa que EE.UU. no haya modificado el embargo a Cuba para permitir que buques estadounidenses puedan responder si en aguas de la isla ocurre un derrame petrolero.

Expertos en perforaciones submarinas sostienen que a pesar de las medidas de seguridad adoptadas en los últimos dos años, los riesgos siempre existen.

De acuerdo con Roger Rufe, un vicealmirante retirado de la guardia costera de EE.UU., “una vez que el petróleo está en el agua, es un desastre, y no hemos demostrado tener capacidad para recuperar más allá de 3 a 5 por ciento del crudo derramado”.

A fin de prevenir futuros desastres, muchas grandes compañías aseguran estar perforando pozos mejor diseñados y tener a mano dispositivos de contención similares a los utilizados en el accidente de la plataforma de BP.

Pero los temores persisten en el caso de Cuba, donde la compañía petrolera española Repsol está perforando desde enero pasado un pozo en aguas profundas al noroeste de La Habana con una plataforma china, la Scarabeo 9.
XS
SM
MD
LG