Enlaces de accesibilidad

Inversiones en Myanmar serían patrón para Cuba


Luego de décadas de ausencia, Coca Cola ha sido una de las primeras firmas estadounidenses en regresar a Myanmar.

La nación asiática ha emprendido un proceso de apertura y EE.UU. le levantó las sanciones económicas pero los inversionistas estadounidenses están obligados a cumplir ciertos requisitos.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, levantó hace un año las sanciones económicas que pesaban sobre Myanmar, país asiático que durante décadas de dictadura militar se mantuvo aislado del mundo, pero al menos por ahora los inversionistas estadounidenses deben operar en esa nación acogiéndose a determinadas reglas.

Por primera vez, a partir de este lunes las firmas estadounidenses que inviertan en Myanmar deben detallar públicamente en un reporte los pasos que han dado para respetar los derechos humanos y laborales, proteger el medio ambiente y eludir la corrupción en un país cuya economía ha estado deformada por años de dictadura, dice en un artículo el diario The New York Times.

Funcionarios estadounidenses citados por el periódico señalaron que las reglas aplicadas a Myanmar “podrían convertirse en modelo para otros países que pudiesen algún día aflorar de sanciones (de parte de EE.UU.) como Cuba”.

Daniel B. Baer, vicesecretario adjunto de Estado, dijo que “aunque (las medidas) han sido diseñadas para Myanmar, un conjunto de órdenes similares podrían adoptarse respecto a otros lugares”.

Según el Times, empresas y grupo industriales se ha quejado de las medidas porque a su juicio ponen en desventaja competitiva a las firmas estadounidenses en comparación con las europeas, que también están invirtiendo en Myanmar. Como contrapartida, activistas defensores de derechos humanos dicen que no son suficientemente fuertes.

Las regulaciones se aplican a compañías con inversiones superiores a los $500 mil dólares y a todas las que inviertan capital en el monopolio estatal energético, Myanmar Oil and Gas Enterprise.

Además de asegurar los derechos de los trabajadores y proteger el medio ambiente, precisa el diario, las empresas deben reportar cualquier pago que exceda los $10 mil dólares a agencias o funcionarios gubernamentales, contactos con militares, acuerdos con firmas privadas de seguridad y detallar la compra de tierras o de bienes inmobiliarios.

Las corporaciones deben en adición hacer público este reporte antes de que se cumplan 180 días a partir de la entrada en vigor de las regulaciones y luego hacerlo periódicamente en julio de cada año.

El Times informa que hasta ahora han reportado haber hecho inversiones en Myanmar docenas de empresas estadounidenses, entre ellas Coca Cola, General Electric y Ford, que está abriendo su primera franquicia en Rangún.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG