Enlaces de accesibilidad

El antecesor de Snowden que murió en Cuba


Foto de archivo de Philip Agee, el desertor de la CIA que se refugió en Cuba.

Calificado de “tránsfuga” de la CIA el diario español El País hace una reseña del exespía Phillip Agee.

El exespía estadounidense Phillip Agee era “un cauteloso incurable” cuando le abría a alguien la puerta de su oficina en la esquina de las calles E y 9 en el barrio habanero de El Vedado, dice el diario español El País en un artículo firmado por el periodista José Meléndez, quien lo entrevistó en la capital cubana a principios del 2002.

La reseña califica Agee de “primer tránsfuga” de la CIA como antecesor del también estadounidense Edward Snowden, excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. reclamado por la justicia de su país y fugitivo tras revelar detalles de los programas de espionaje antiterrorista de Washington.

Agee, que poco antes de ser reclutado por la CIA viajó en 1957 a Cuba y “sintió pasión por la isla”, recuerda el diario, tras renunciar como espía en 1968 reveló secretos de los vínculos de EE.UU. con dictaduras militares latinoamericanas.

“Destacado primero en Washington y luego en América Latina—dice— (Quito de 1960 a 1963, Montevideo de 1964 a 1966 y Ciudad de México de 1966 a 1968), en una época convulsa por la pugna ideológica Washington/Moscú atizada con el triunfo de la revolución cubana en 1959, vivió la penetración del espionaje estadounidense para combatir al comunismo”.

Tras la Masacre de Tlatelolco en México, en octubre de 1968, precisa, Agee renunció a la CIA, permaneció en ese país y luego de mudó a Francia, ocasión en la que sus detractores dijeron que “había dimitido por problemas de alcoholismo, acoso sexual y desórdenes financieros”. Finalmente se estableció en Cuba a partir del 2000.

El exespía publicó varios libros: “Diario de la CIA”—el primero, en 1975, en el que reveló los nombres de 429 empleados, agentes, colaboradores y organizaciones afines a la agencia —, y también “La CIA en Europa Occidental”, “La CIA en África”, “La CIA en El Salvador” y “Acoso y fuga”.

Perseguido por más de 25 años, añade el artículo, EE.UU. le desactivó en la década de 1970 el pasaporte estadounidense, al igual que ha hecho ahora con el excontratista de seguridad Snowden, a quien Venezuela, Nicaragua y Bolivia le han ofrecido asilo.

Además destaca que siendo director de la CIA, el después presidente George Bush (padre) responsabilizó a Agee –tras haber expuesto la identidad de agentes encubiertos– de la muerte en 1975 del jefe de la agencia en Atenas (Grecia), Richard Welsh, asesinado por el grupo terrorista griego Organización Revolucionaria 17 de Noviembre.

Luego de radicarse en Cuba “con la aprobación de Fidel Castro”, el diario señala que Agee se convirtió en empresario turísitico y con su empresa Cubalinda buscó eludir el embargo económico a la isla y fomentar el turismo estadounidense. El exespía murió en La Habana en 2008 víctima de una úlcera perforada.
XS
SM
MD
LG