Enlaces de accesibilidad

Renuncia administrador de la USAID


Rajiv Shah defendió los programas cubanos de la USAID como parte de la misión de la agencia de promover la democracia.

Tras manejar con entusiasmo y creatividad la agencia de ayuda al desarrollo por cinco años, Rajiv Shah dejará el organismo el próximo 30 de enero.

El administrador en los últimos cinco años de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Rajiv Shah, informó hoy al personal de la entidad su decisión de renunciar al cargo el próximo 30 de enero.

La publicación Foreign Policy señala que el carismático Shah, de 42 años, natural de Detroit e hijo de inmigrantes indios, ha disfrutado de una excelente reputación en ambas bancadas del Congreso, y que se destacó durante su gestión por los drásticos cambios que introdujo respecto a la manera en que la USAID proporciona ayuda al exterior, especialmente al eliminar la dependencia de grandes contratistas especializados en desarrollo.

En lugar de invertir miles de millones de dólares de los contribuyentes en grandes programas diseñados para reducir la pobreza, la USAID bajo su dirección recurrió a financiar directamente a los grupos locales promotores del desarrollo, ofreciendo garantías de préstamos a los bancos y convocando a concursos para resolver desafíos específicos.

Al mismo tiempo, Shah estaba a cargo del presupuesto de $20.000 millones de la agencia mientras la corrupción y el despilfarro plagaban los esfuerzos de Estados Unidos en Afganistán, y durante la ejecución de varios programas de fomento de la democracia en Cuba que habrían alterado la reputación de la agencia como una agencia esencialmente de ayuda humanitaria.

Al defender uno de esos programas, el Zunzuneo o Twitter cubano, durante una audiencia presupuestaria en el Senado, Shah subrayó que mejorar el acceso a información y promover una Internet libre usando medios digitales forman parte de la misión central de USAID en el mundo.

A las acusaciones formuladas por la agencia Associated Press, que investigó el proyecto, respecto a que esos programas se implementan como misiones secretas, aseguró que los programas son notificados al Congreso en audiencias sobre el presupuesto de USAID, y que al desarrollarse en ambientes restrictivos como el cubano se ejecutan con discreción para preservar la seguridad de los involucrados.

Acerca del encarcelamiento de Alan Gross, un subcontratista de la USAID liberado este miércoles tras ser condenado a 15 años de cárcel en Cuba por introducir tecnología de internet satelital, Shah consideró su sentencia ofensiva e inapropiada, y dijo que la responsabilidad recaía enteramente sobre el gobierno de Cuba, al encerrar a alguien por tratar de mejorar el acceso a Internet.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG