Enlaces de accesibilidad

Irán necesita tiempo más allá de la fecha límite


El secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, y su homólogo iraní Mohammad Javad Zarif se reunirán el próximo 30 de mayo en Ginebra.

Las negociaciones entre Irán y las grandes potencias nucleares podrían continuar más allá de la fecha límite del 30 de junio, dijo este miércoles un negociador iraní, algo a lo que Washington se opone.

El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, y su homólogo iraní Mohammad Javad Zarif se reunirán el próximo 30 de mayo en Ginebra, anunciaron responsables estadounidenses, en el marco de esta negociaciones bloqueadas sobre la cuestión de las inspecciones a las instalaciones nucleares.

Irán y los países del 5+1 (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Alemania) están negociando desde hace 20 meses sobre la cuestión del programa nuclear iraní y el 2 de abril llegaron a un acuerdo marco que tendría que completarse a finales de junio.

Pero, según el negociador Abas Araghchi, viceministro iraní de Relaciones Exteriores, citado este miércoles por la agencia oficial Irna, "no hemos llegado a un punto en el que se pueda decir que las negociaciones van a concluir rápidamente".

"(Las negociaciones) irán hasta la fecha límite y pueden incluso continuar más allá", añadió al llegar a Viena, donde el martes empezó una nueva ronda de contactos.

Por su parte, el guía supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, elogió el miércoles el trabajo de los negociadores nucleares de su país, criticado por ciertos sectores ultraconservadores.

Estos negociadores, que reanudaron el martes en Viena sus conversaciones con las grandes potencias, "trabajan, hacen esfuerzos (...) Gracias a Dios, podrán (...) obtener lo que es de interés para el país", declaró el líder iraní al recibir a miembros del parlamento.

Varios diputados acusaron a los negociadores de haber hecho concesiones demasiado importantes a las grandes potencias.

Los diputados ultraconservadores acusan al ministro de Exteriores Mohamad Javad Zarif y al equipo negociador de haber aceptado inspecciones de sitios militares, lo que ha excluido totalmente el guía supremo.

Las grandes potencias quieren asegurarse de que Irán no se dotará jamás de la bomba atómica, controlando estrechamente su programa nuclear, a cambio de un levantamiento de las sanciones que afectan al país.

Teherán desmiente las acusaciones sobre un posible uso militar de su programa nuclear y afirma enriquecer uranio para producir electricidad e isótopos médicos, que se usan para diagnosticar ciertos tipos de cáncer.

XS
SM
MD
LG