Enlaces de accesibilidad

Obama presenta hoy presupuesto para el 2016


El presidente estadounidense, Barack Obama. Archivo.

Propone ayuda militar a Ucrania y a la lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak.

El presidente Barack Obama desvelará hoy su presupuesto de casi $4 billones para el año fiscal 2016. El Presidente presentará su plan presupuestario en la sede del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), con el objetivo de urgir a los republicanos a "no permitir" que esa agencia gubernamental se paralice a partir del 27 de febrero, cuando se quedará sin recursos para operar en caso de no aprobarse nuevos fondos.

Desde hace años, el proyecto presupuestario anual de Obama se queda en una mera declaración de intenciones y todo apunta a que esta vez ocurrirá lo mismo, dado que los republicanos controlan desde enero las dos cámaras del Congreso y ya han expresado su oposición al plan del Presidente.

El proyecto de Obama para el año fiscal 2016, que comenzará el próximo 1 de octubre, contempla un gasto de $3.99 billones y unos ingresos de $3.53 billones, con un pronóstico de déficit de $474.000 millones, según lo adelantado por la Casa Blanca. En el capítulo del gasto, Obama plantea destinar $561.000 millones a defensa, con fondos para el conflicto en Ucrania y la campaña militar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria.

En conjunto, la propuesta de Obama representa un aumento del gasto público del 7% sobre los niveles fijados por los recortes automáticos, conocidos como "secuestro", que entraron en vigor en marzo de 2013 para reducir el déficit.

Entre otras cosas, el Presidente pretende financiar un plan presentado en enero para que sean gratuitos los dos primeros años de community college (centros públicos de educación superior) y, en materia sanitaria, elevar a más de $1.200 millones los fondos para combatir las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos.

Asimismo, los conservadores rechazan también la idea de Obama de llevar a cabo una reforma tributaria que permita "cerrar lagunas fiscales" que benefician a los estadounidenses más ricos. Junto a esa reforma, el Presidente quiere establecer, además, un impuesto obligatorio del 14% sobre los beneficios que las compañías estadounidenses obtienen en el extranjero.

De acuerdo con la Casa Blanca, parte de lo recaudado con ese impuesto se usaría para financiar una propuesta de obras públicas de Obama que busca desembolsar $478.000 millones en seis años para "modernizar" la infraestructura y el sistema de transporte del país.

XS
SM
MD
LG