Enlaces de accesibilidad

Cuarta jornada de bombardeos selectivos sobre Irak


Miembros de la Marina guiando a varios aviones Hornet F/A 18 para su despegue desde la cubierta del portaaviones George H.W. Bush

Barack Obama, antes de partir hacia sus vacaciones de verano, aseguró que los ataques estaban siendo exitosos...

Estados Unidos llevó a cabo hoy una cuarta serie de ataques aéreos selectivos en el norte de Irak, dirigidos a las posiciones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las proximidades de Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, informó el Pentágono.

Según los datos aportados por el Comando Central de Estados Unidos (CETCOM), estos ataques destruyeron una posición de mortero y varios vehículos armados, uno de los cuales estaba disparando contra las fuerzas kurdas en los accesos de la ciudad de Erbil.

Durante el sábado, Estados Unidos ejecutó otra serie de bombardeos, también contra posiciones estratégicas, armas y equipamiento.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, antes de partir hacia sus vacaciones de verano, aseguró que los ataques estaban siendo exitosos, pero advirtió de que su Gobierno no puede responsabilizarse de la situación e insistió en que deberán ser los iraquíes quien asuman el liderazgo para atajar el problema.

Gran Bretaña y Francia se sumaron el domingo a la campaña para evitar que los civiles atrapados en el Monte Sinjar mueran de hambre.

Unos 20.000 de estos desplazados lograron escapar y huir a Siria y regresaron al kurdistán iraquí, según anunciaron el domingo fuentes locales, pero miles siguen asediados, amenazados tanto por el hambre y la sed como por los yihadistas.

Dos días después de que Washington iniciara sus ataques aéreos sobre Irak tomaba forma una coordinación occidental de la ayuda con Gran Bretaña y Francia para evitar lo que el presidente Barack Obama advirtió podría ser un genocidio inminente.

Estados Unidos, que se retiró de Irak hace tres años, lanzó sus primeros ataques el viernes, para frenar el avance de los yihadistas del Estado Islámico (EI) que amenazan al Kurdistán autónomo y a miles de civiles.

Los insurgentes sunitas, liderados por el EI, se habían mantenido a distancia de Kurdistán, pero desde finales de julio progresaron en dirección a la provincia, ocupando posiciones a unos 40 km de su capital Erbil, sin sobrepasar las fronteras de la región autónoma.

Decenas de miles de personas han huido de esta progresión, en particular cristianos y numerosos miembros de la minoría kurdohablante de los yazidíes, atrapados en las áridas tierras del monte Sinjar, bajo un calor aplastante con poca agua y comida.

El domingo por la mañana, Estados Unidos lanzó en paracaídas el equivalente a 52.000 comidas y contenedores de agua, después de realizar operaciones similares el jueves y viernes para ayudar a "miles de ciudadanos iraquíes" amenazados por los yihadistas en los montes de Sinjar, entre Mosul y la frontera siria, anunció el Pentágono.

Gran Bretaña anunció el domingo que se sumó al esfuerzo humanitario, con la llegada del primero de dos aviones enviados con víveres.

"El mundo está conmocionado por la situación que sufre la comunidad yazidí", indicó la ministra de Desarrollo Internacional, Justine Greening.

"La pasada noche la RAF (Royal Air Force) lanzó con éxito la ayuda de Gran Bretaña, incluida agua potable y equipos de filtración, a las montañas".

XS
SM
MD
LG