Enlaces de accesibilidad

Cuba: estadounidenses viajaron a la isla en cifra récord


ARCHIVO. Un estadounidense anima a su equipo en el estadio Latinoamericano de La Habana.
Un récord de estadounidenses visitó Cuba en 2012 pese a las restricciones a los viajes, sumándose a los cientos de miles de cubano-estadounidenses que
viajan cada año, asegura un despacho de la agencia Reuters basado en cifras oficiales.

Más de 98.000 ciudadanos estadounidenses viajaron a Cuba el año pasado, lo que se compara con los 73.500 que llegaron en 2011 y que duplican a los visitantes de hace cinco años, según un reporte de la Oficina Nacional de Estadísticas en su sitio en internet.

Las cifras no incluyen a los más de 350.000 cubano-estadounidenses que llegaron a la isla el pasado año, según los cálculos de agentes de viajes y diplomáticos
estadounidenses, pues los considera ciudadanos cubanos.

Los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido viajar a Cuba sin el permiso de su Gobierno debido a un embargo comercial de amplio alcance contra la isla, impuesto hace más de medio siglo y que sólo puede ser levantado por el Congreso.

El actual incremento de visitantes estadounidenses se da como resultado de las flexibilizaciones a las reglas para los viajes aprobadas por el Gobierno de Barack Obama, como parte de una política de promover el contacto "pueblo a pueblo", con la esperanza de alentar un cambio político en la isla de Gobierno comunista situada a sólo 90 millas (145 kilómetros) de Florida.

Además de permitir a los cubano-estadounidenses viajar a la isla, Obama también autorizó la concesión de licencias para los viajes "con propósitos" educativos y culturales a más de 250 proveedores de viajes a Cuba y permitió que más aeropuertos operen vuelos entre ambos países.

El programa, que comenzó en 2011, requiere la renovación anual del permiso para traer grupos a Cuba.

Las regulaciones exigen la entrega de itinerarios detallados de cada grupo de viaje, un informe a su regreso y las explicaciones acerca del "intercambio significativo" de cada visitante con los cubanos.

Estados Unidos es el sexto proveedor de turistas de la isla caribeña y el segundo si se consideran las visitas de los cubano-estadounidenses, detrás de Canadá, que aporta anualmente más de un millón de visitantes.

Cuba recibió 2,8 millones de turistas en 2012

El proveedor de viajes Collin Laverty, director de Cuba Educational Travel, dijo que las organizaciones como la suya estaban trabajando duro para aumentar los viajes desde Estados Unidos a Cuba.

"Cuba tiene mucho que ofrecer en términos de cultura, historia y temas de interés mutuo -cuidado de la salud, educación y el medio ambiente- y los estudiantes, los
profesionales y las personas de fe tienen curiosidad ", dijo.

"Que una isla a 90 millas pueda permanecer tan distante es sólo una cuestión de tiempo", agregó Laverty .

Después de la revolución de 1959 en Cuba, el máximo de visitas de Estados Unidos se alcanzó durante la presidencia de Bill Clinton, con unas 70.000, que bajaron a un promedio de 30.000 en el último mandato del presidente George W. Bush.

Antes de la revolución de 1959 que llevó al poder a Fidel Castro, Cuba solía ser un lugar muy concurrido por los estadounidenses, cuando cientos de miles de ellos
llegaban a la isla para jugar y divertirse.

Los viajes a Cuba son vistos como un tema clave tanto para partidarios como para opositores del embargo que aplica Washington a la isla.

"No se trata de promover la democracia y la libertad en Cuba. Esto no es más que turismo (...) una fuente de millones de dólares en las manos del Gobierno de Castro que utiliza para oprimir al pueblo cubano", dijo el senador republicano de Florida y de origen cubano, Marco Rubio, durante una audiencia del Congreso poco después de que Obama aplicó la política.

Theodore Piccone, del Brookings Institute basado en Washington, dijo que Obama debe hacer más para abrir los viajes a Cuba. El experto catalogó de irónico el hecho de que con la nueva política migratoria de la isla, los cubanos ahora son libres de viajar a donde deseen, mientras que los ciudadanos estadounidenses no.

"Los viajes de estadounidenses a Cuba seguirán siendo una pequeña fracción de su potencial mientras el Presidente Obama evite una mayor liberalización de los viajes", dijo. "Si el Gobierno cubano puede abrir los viajes a sus ciudadanos, como
hizo ahora, por qué nosotros no?", añadió Piccone.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG