Enlaces de accesibilidad

Se declara culpable en Miami ex juez chavista vinculado al narcotráfico


El ex juez chavista Benny Palmeri-Bacchi se declaró culpable en Miami de tres cargos relacionados con drogas.

Benny Palmeri-Bacchi es uno de tres funcionarios del gobierno de Hugo Chávez que, según la justicia estadounidense, aceptaron sobornos para facilitar el tráfico de drogas a través de Venezuela.

Benny Palmeri-Bacchi, el ex juez chavista vinculado al narcotráfico que se metió en la boca del lobo al viajar en julio a Miami se declaró culpable de varios cargos, de acuerdo con registros de la corte donde se desarrolla el juicio.

Los documentos muestran que Benny Palmeri-Bacchi se declaró culpable de confabulación para obstruir la justicia, lavado de dinero y extorsión. Ha estado tras las rejas desde que fue arrestado en julio en el Aeropuerto Internacional de Miami, cuando pensaba pasar unas vacaciones familiares en Disney World.

Cuando compareció por primera vez en un tribunal federal de Miami los fiscales, citados por el diario The Miami Herald, indicaron que en estos casos contra el narcotráfico por primera vez se vinculaba a ex altos funcionarios del gobierno de Chávez con capos colombianos del tráfico de drogas.

Los cargos contra Palmeri-Bacchi entrañan una sentencia potencial de 20 años de cárcel cada uno, si bien la fiscalía recomienda que las tres condenas sean impuestas simultáneamente. La juez federal de distrito Ursula Ungaro dictará sentencia el 6 de febrero.

Un jurado investigador acusó a Palmeri de confabularse con el ex director de la Interpol en Venezuela, Rodolfo McTurk, para ayudar a traficar cocaína colombiana a Estados Unidos a través de Venezuela. McTurk también ha sido acusado pero permanece en Venezuela.

Se acusó además a Hugo Carvajal, un ex jefe de inteligencia militar venezolana cercano a Chávez. Carvajal fue detenido en Aruba en julio bajo una orden de aprehensión emitida en Estados Unidos, pero Venezuela gestionó su liberación con el gobierno holandés.

De acuerdo con documentos de la corte, Palmeri recibió 850.000 dólares para ayudar a presentar una acusación en Venezuela a Jaime Alberto "Beto" Marín Zamora, un integrante de alto nivel del cártel colombiano del Norte del Valle. La idea era usar esa táctica diversionista para evitar que Marín fuera extraditado a Estados Unidos.

Sin embargo, Marín enfrentó la justicia estadounidense en 2010 y actualmente cumple una sentencia de 16 años de prisión tras declararse culpable de cargos relacionados con drogas.

El abogado defensor de Palmeri-Bacchi ha declarado al Wall Street Journal que su cliente cayó en una “trampa para osos”: la embajada de EE.UU. en Caracas inicialmente le había negado una visa. Días más tarde, lo llamaron de la sede diplomática y le dijeron que se había cometido un error en su caso, y que le podrían expedir el visado para viajar a Miami.

XS
SM
MD
LG