Enlaces de accesibilidad

Menor presión de EEUU incita abusos contra disidentes en Cuba


Represión contra las Damas de Blanco. Archivo.

Tras charlas en Washington, Cuba arrestó a cerca de 200 disidentes y EEUU no ha protestado, observa Elliot Abrams, un ex alto funcionario de las administraciones Reagan y Bush.

Un ex Secretario de Estado adjunto para los Derechos Humanos de Estados Unidos critica en un artículo, que reproduce la revista Newsweek, las primicias en ese campo del cambio en la política estadounidense hacia Cuba implementado por el presidente Barack Obama.

Elliot Abrams, quien ocupó ese puesto en la Administración de Ronald Reagan, dice en su pieza originalmente publicada en su blog Pressure Points que la Administración Obama supuso desde el principio que sus medidas ayudarían a mejorar casi automáticamente los Derechos Humanos en la isla.

Sin embargo, Abrams repara en el hecho de que el domingo pasado, apenas dos días después de que se reunieran a conversar en Washington delegaciones de ambos Gobiernos, para ultimar detalles del restablecimiento de relaciones diplomáticas, el de La Habana arrestó en una sola jornada a cerca de 200 disidentes.

El saludo entre Obama y Raúl Castro en la Cumbre de las Américas de Panamá.
El saludo entre Obama y Raúl Castro en la Cumbre de las Américas de Panamá.

El ex alto funcionario de los Gobiernos de Reagan y George Bush padre interpreta la noticia como una prueba de que la política de Obama "es simplemente errónea. Su 'compromiso' está ayudando al régimen mediante la reducción de la presión de Estados Unidos para que se respeten los Derechos Humanos, al tiempo que le proporciona más dinero procedente del turismo y las remesas. Y los Castro saben todo esto: Saben que la Administración ahora seguirá adelante cual si no pasara nada, y que tendrán las manos aún más libres para abusar de los disidentes".

El autor, actualmente un asociado principal de la entidad de análisis privada Consejo sobre Relaciones Exteriores, también cita al primer mandatario estadounidense cuando prometió que su Gobierno, cuando tuviera un desacuerdo, le plantearía directamente a La Habana sus diferencias, en temas relacionados con la democracia y los Derechos Humanos en Cuba.

Y, a partir de esta declaración de Obama, Elliot Abrams se pregunta:

"¿Dónde está la protesta? ¿Dónde está la cancelación o aplazamiento de las conversaciones? ¿Dónde está cualquier acción que le diga al régimen que no puede avergonzar al Presidente de esta manera?".

"¿Y dónde está el Presidente? Una cosa es para él predecir que 'podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso'. Y otra muy distinta es permanecer en silencio cuando eso resulta ser incorrecto, y nuestro 'compromiso' conduce a más y más abusos contra los Derechos Humanos".

XS
SM
MD
LG