Enlaces de accesibilidad

Escenario propicio para levantar el embargo


Según El País, Obama tiene la oportunidad de hacer algo que sería recordado como el principio del fin del comunismo en Cuba.

El corresponsal en Washington del diario español El País opina que las condiciones nunca han sido más favorables en EE.UU. para suprimirlo.

En un comentario que publica El País, el corresponsal de ese diario español en Washington, Antonio Caño, dice que en Estados Unidos existe en este momento “el mejor escenario que se ha conocido nunca para el levantamiento del embargo económico” a Cuba.

Caño cita entre los cambios históricos registrados en las elecciones del pasado 6 de noviembre, el triunfo por primera vez de un candidato del Partido Demócrata entre la comunidad cubana de Florida como legislador de la Cámara de Representantes en Washington: Joe García.

También señala “las tímidas medidas aperturistas puestas en marcha por el régimen cubano en los últimos meses” y el “mayor margen de maniobra de que dispone en Washington un presidente que no puede ser reelegido”.

El comentario apunta que la “impopularidad” del embargo se ha puesto de manifiesto desde hace tiempo en virtud de las repetidas votaciones en su contra en la ONU, y señala que “no sólo no ha servido para obligar al Gobierno cubano a adoptar medidas democratizadoras, sino que muchas veces ha sido la excusa (de La Habana) para no tomarlas”.

Según Caño, la corriente contra el embargo “se ve, igualmente, favorecida por todos aquellos, sobre todo en Florida, que ven oportunidades económicas en Cuba y quieren que sus posibilidades de negocio no se vean limitadas por decisiones políticas que, además, resultan anacrónicas”.

No obstante, apunta que “siguen existiendo algunos que se resisten a dar ese paso” precisamente en el momento en que los hermanos (Fidel y Raúl) Castro “se aproximan al final de sus vidas”. Sin embargo, ese argumento, dice, es débil ante el potencial que un mayor intercambio tendría para agilizar la transición democrática y estimular a los reformistas.

“El levantamiento del embargo podría, efectivamente—agrega--, mejorar las condiciones económicas de los cubanos. Pero también facilitaría la presencia en Cuba de los grupos de oposición que actúan desde Florida y, sobre todo, pondría en manos de la oposición interna instrumentos de movilización de los que ahora mismo carecen”.

El corresponsal recuerda que Obama inició su presidencia con gestos de buena voluntad hacia La Habana pero frustrado ante la poca receptividad del régimen y acuciado “por el calendario electoral” abandonó el camino.

Pero ahora, “más preocupado por su legado histórico--dice--, tiene una gran oportunidad de hacer algo que, probablemente, sería recordado como el principio del fin del comunismo en Cuba. El levantamiento del embargo tendría, junto a sus repercusiones previsibles, un efecto político y sicológico que serviría para marcar un antes y un después en las relaciones de Estados Unidos con Cuba y con toda América Latina (…) En estos momentos, eso es posible”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG