Enlaces de accesibilidad

Policías de 13 países a favor de no criminalizar el consumo de drogas


Archivo

Esta es una de las conclusiones de la primera Conferencia internacional sobre política y control de drogas que se ha celebrado en Fráncfort ayer y hoy.

Altos cargos de Policía de trece países, entre ellos Brasil, EEUU, Alemania y Portugal, defendieron hoy la conveniencia de no criminalizar el consumo de
drogas.

Esta es una de las conclusiones de la primera Conferencia internacional sobre política y control de drogas que se ha celebrado en Fráncfort ayer y hoy.

La conferencia, organizada por la Policía de Fráncfort y la organización Open Society Foundations (OSF), ha tratado de buscar respuestas a los mayores retos del trabajo diario de las fuerzas de seguridad en el control internacional de drogas.

Los participantes han recordado la Declaración de Río de Janeiro de 2011, que "reconoce la eficacia limitada que tienen las políticas represivas en el tráfico y el uso de drogas ilegales".

Asimismo, consideraron necesario que la policía desarrolle estrategias de vigilancia de drogas más hábiles en colaboración con otros sectores del Gobierno y miembros de la sociedad.

El profesor de Investigación Científico-social de la Adicción de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Fráncfort, Heino Stöver, mencionó el programa de Barcelona, que permite al consumidor analizar la pureza y calidad de las sustancias y a las autoridades, crear advertencias sobre tendencias o drogas que circulan en un determinado momento en el mercado.

La conferencia ha tomado también como referencia el modelo de política de drogas de Fráncfort ("Frankfurter Weg"), que incide en la ofensiva de trabajo social, seguridad, intervención y prevención y que trata de lograr un equilibrio entre el orden social y los servicios para los más vulnerables.

La Policía de Fráncfort trata de prevenir el uso público de narcóticos ilegales y el desarrollo de ambientes abiertos de drogas.

El coordinador de Estudios de Orden Público, Policía y Derechos Humanos de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, Jorge da Silva, dijo a Efe que esta conferencia es importante porque trata de cuestionar si la forma de afrontar el problema de drogas en el mundo es la adecuada y si debería modificarse.

"Hemos venido aquí para explicar el programa que tenemos en Río de Janeiro, llamado Pacifying Police Unit, que actúa en las favelas para proteger a los ciudadanos en vez de actuar sólo represivamente contra los traficantes" con el objetivo de reducir la violencia, dijo Da Silva.

"Las drogas deberían estar controladas por los gobiernos, porque hoy en día los que controlan el mercado de las drogas son los traficantes", sugirió Da Silva.

OSF, una fundación del inversor George Soros, considera que se ha abierto la discusión sobre políticas de drogas a un nivel internacional y que se cuestiona la eficacia de prácticas muy prohibitivas.

La directora del Programa de políticas de drogas de OSF, Kasia Malinowska-Sempruch, señaló que intentan recoger ideas del modo en que las ciudades han actuado con los problemas de drogas de forma diferente al régimen de prohibición.

Estas ciudades incluyen a Río de Janeiro y Fráncfort del Meno, en este último caso porque la Policía coopera con las autoridades sanitarias aunque no haya un respaldo político absoluto.

"Nada es perfecto, pero estoy segura de que la posibilidad de hablar sobre lo que se necesita e intentarlo es útil", consideró Malinowska-Sempruch.
XS
SM
MD
LG