Enlaces de accesibilidad

Don Carter, leyenda del deporte de los bolos


Hace unos días murió Donald James Carter, la persona que puso el humilde pasatiempo de los bolos en el mapa del deporte mundial.

Cuando hablamos de deportes con glamour, pensamos en el fútbol, el baloncesto, el tenis, el béisbol y otros deportes que nos presentan estrellas muy conocidas y que vemos todo el tiempo en la televisión en programas patrocinados por las mayores empresas comerciales. Sin embargo, el primer atleta del mundo en firmar un contrato de patrocinio comercial por US$1 Millón, fue Don Carter.

Don Carter nació en San Luis, estado de Missouri el 26 de julio de 1926, fue veterano de la II Guerra Mundial y al morir tenía 85 años.

Carter fue pionero en un gran número de acciones y eventos en su vida deportiva siendo el primer jugador de bolos que tuvo un torneo de la Asociación Profesional de Bolos denominado con su nombre.

Carter fue el motor detrás del esfuerzo que logró crear la Asociación Profesional de Bolos en 1958. El fue elevado al Salón de la Fama de la Asociación en 1975. Cuando entró en el Salón de la Fama ya hacía 9 años que había firmado su contrato de $ 1Millón con Ebonite, la empresa que fabricaba la Bola Don Carter de 16 libras de peso.

Carter fue una de las figuras más cotizadas para anuncios de Televisión en los años 70’s y 80’s. Era una figura perenne en los comerciales de la cerveza Miller y de los productos de Viceroy. Su nombre nunca perdió el brillo y la compañía Storm Products, fabricante de equipos deportivos planea sacar una nueva Bola Don Carter en este 2012.

Don Carter comenzó en el negocio de construir y operar boleras en 1957 con su primera instalación en su nativa San Luis. Carter buscaba áreas con bastante terreno para el edificio y estacionamiento y esto solo lo conseguía a precio aceptable en las afueras de la ciudad. Las instalaciones no solo tenían boleras, sino diferentes tipos de juegos para adultos e infantes, así como cafeterías para toda la familia y bar de cerveza para los mayores. Era un centro completo de entretenimiento.

Cuando en 1979 yo compré la casa donde aún vivo, en la barriada de Kendall en el reparto Calusa States, unos de mis vecinos eran Don y Paula Carter y lo único que separaba mi patio de los Everglades era Don Carter Kendall Lanes, la bolera de los Carter.

Don se había casado con Paula Sperber, una nativa de Miami después de haberse divorciado de LaVerne Thompson. Tanto LaVerne como Paula fueron también campeonas de bolos. Carter siempre decía “yo soy famoso porque soy el único hombre con dos mujeres en el Salón de la Fama de los Bolos”.

Cuando nos mudamos para Calusa States, nuestros hijos eran jóvenes adolescentes y la bolera de los Carter era un lugar sano y cercano para que pasaran el rato con sus amigos. Paula era la que llevaba el negocio, ya que Don viajaba constantemente cumpliendo sus compromisos de personalidad de la televisión.

Muchas veces Paula nos traía los muchachos cuando ella regresaba a su casa y nosotros estábamos tranquilos de que estuvieran en la bolera en una etapa complicada de la adolescencia. La bolera Don Carter Kendall Lanes fue demolida en el 2006 para construir un lujoso centro comercial, la tierra ya valía demasiado para el uso que se le daba. Don vivió en Kendall hasta que murió hace unos días. Nunca paró de jugar bolos.

Hace 5 años, en una entrevista en el diario Miami Herald, Carter dijo “Paula y yo realmente extrañamos Kendall Lanes porque prácticamente nosotros vivimos allí por 30 años. Nosotros nos pasábamos mucho tiempo allí porque nos quedaba muy cerca de nuestra casa. Teníamos muchos amigos cercanos en el barrio y extrañamos mucho no verlos todo el tiempo”. Yo también extraño esa época.

Carter contaba que de pequeño su familia era muy pobre pero que su mamá se las arregló para regalarle una bola de bolear y ahí comenzó su amor por ese deporte. Fue un autodidacta en el desarrollo de su disciplina y esto quizás haya sido la causa de su poco común estilo de bolear que le valió muchas críticas y el vaticinio de los “expertos” que predijeron que nunca sería nada en la bolera.

Carter mantenía doblado el brazo cuando lo llevaba detrás para impulsarse en contraposición de la maniobra clásica de mantenerlo derecho. Tenía otras “mañas” como doblar la pierna también al impulsarse y pegar la barbilla al pecho. Pero como a Don nadie le enseñó que eso no se hacía, el lo hacía y ganaba.

En 1944, estando en bachillerato, Carter se enroló en la Marina y sirvió en el Pacífico durante la II Guerra Mundial.

Gran deportista en varias disciplinas Don Carter firmó en 1946 un contrato de Ligas Menores con los Atléticos de Philadelphia como pitcher y jugador de cuadro pero después de un año, regresó a San Luis a trabajar en la bolera Golden Eagle Lanes, donde comenzó a tomar en serio el deporte de los bolos.

Carter siempre estuvo ligado al béisbol y contaba entre sus amistades con estrellas de la pelota como Stan Musial, Mickey Mantle y su viejo conocido de jugar pelota juntos en los placeres de San Luis, Yogui Berra.

Contaba Don, que el regalo más importante que recibiera en su vida fue la bola de jugar bolos que como dijimos su madre le había dado como regalo en su cumpleaños número 13. Con esa bola aprendió el deporte y lo disfrutó tanto que cuando uno de sus maestros comenzó un club de bolos para practicar después de clases, Don se inscribió inmediatamente. Después trabajó parando los bolos en la bolera y así poder practicar gratis.

Después Carter trabajó en un camión repartiendo hielo donde no aprendió nada nuevo de bolos, pero según su hijo Jimmy, desarrolló sus brazos de Popeye el marino que le permitirían manejar la bola con facilidad a pesar de su desmañado estilo de jugar.

Un día el hermano de Don Carter, quien también era jugador de bolos, murió de un ataque al corazón y le pidieron a Don que lo sustituyera en el conocido equipo de bolos de San Luis los Herman Undertakers (o Funerarios Herman). Eso lanzó la carrera profesional de Don.

Don tenía 26 años en ese momento y entró de lleno en el escenario nacional de los Bolos en Estados Unidos cuando ganó su primer Gran Torneo derrotando al campeón de New Jersey en ese entonces, Junie McMahon, quien era uno de los favoritos de la prensa.

Por cierto, el infarto que mató al hermano de Don se produjo en condiciones extraordinarias. El hermano de Carter era chofer de taxi y un día que conducía un pasajero éste fue ametrallado y muerto en un atentado dentro del auto. Se supo luego que el pasajero era un notorio mafioso. El hermano de Carter sufrió el ataque al corazón minutos después del tiroteo.

Una de las cosas por las que Carter es recordado es por haber sido miembro del famoso club de bolos los Budwisers de San Luis. Carter y otros miembros del club convencieron a otros jugadores que aportaran US$ 50.00 cada uno para comenzar la Professional Bowling Association o PBA. Esa información consta en la historia oficial de la PBA.

Aunque Carter ya contaba con 32 años cuando fue organizada la PBA, el ganó 7 torneos PBA en su carrera y 5 de ellos fueron Torneos Mayores incluyendo el Campeonato Nacional PBA en 1960. Solamente en 1962, Carter ganó 4 títulos. Ese año también terminó entre los 5 primeros en 18 torneos diferentes (todavía un record en la PBA) y fue nombrado el Jugador de Bolos del Año.

Carter fue el primer presidente de la PBA y estuvo en el cargo por 4 años. Lesiones en las rodillas forzaron su retiro como profesional en 1972. Más tarde tuvo que reemplazarse ambas rodillas con prótesis artificiales. Pero siguió boleando.

Entre los logros de Carter de la lista que nos provee la PBA están los siguientes:

Electo como el Más Grande Jugador de Bolos de todos los Tiempos por el panel de expertos de la revista Bowling Magazine (1970).

Electo al Salón de la Fama del American Bowling Congress (1970).

Electo al Salón de la Fama de la Professional Bowlers Association, PBA (1975).

Electo a los Salones de la Fama de Bowling de San Luis y Miami.

Honrado por el Salón de la Fama y Museo de Bowling (1995).

Tiene el record de 5 Títulos Mundiales (1957, 1959, 1960, 1961 y 1962).

ABC Master Champion (1961).

Miembro del equipo Budwiser que mantuvo el record de equipo de 5 miembros (3,858) hasta 1994.

Boleador de la Década (1960).

6 veces Boleador del Año.

Primer jugador de bolos electo al Salón de la Fama del Madison Square Garden.

Hemos destacado los logros y premios más fáciles de comprender por el público en general, la lista que suministra la PBA necesitaría un folleto dedicado a la misma.

A comienzos de los años 1980s, mi amigo el arquitecto venezolano Sergio Murillo me estaba visitando en Miami. Caracas se estaba preparando para organizar los Juegos Panamericanos de 1983, Sergio era uno de los funcionarios de la organización de los Juegos y yo era asesor de los venezolanos en instalaciones deportivas. Sabiendo que Sergio era un buen jugador de bolos lo llevé a la bolera de Don Carter en Kendall para que viera la instalación.

Estando en la bolera vi a Don y lo llamé para presentárselo a Sergio. Sergio reaccionó como si hubiera visto un ángel vivo. Se puso nervioso y le repitió a Don varias veces cuan honrado estaba al conocerlo. Después le comenté a Sergio que me había asombrado su reacción y me dijo “tu no conoces la historia de los bolos, ese hombre es una leyenda viva”.

Don Carter fue una leyenda viva en el deporte de los bolos. Ahora que murió es una leyenda.

  • 16x9 Image

    Rafael García-Toledo

    Rafael Garcia-Toledo estuvo por décadas vinculado al Movimiento Olímpico. Cooperó con el Comité Olímpico Internacional, y con diferentes comités olímpicos nacionales y el Comité Olímpico de EEUU del cual formó parte. En ocho JJ OO de verano fue Huésped Distinguido, único caso de alguien nacido en Cuba. En el año 2006 comenzó a trabajar en Radio Martí,  integrando la unidad de deportes. Es co-presentador del programa Al Duro y Sin Guantes. Ha cubierto eventos deportivos olímpicos y mundiales para Radio y TV Martí.  Ha recibido diplomas de reconocimiento de comités olímpicos y ministerios del deporte de ocho países iberoamericanos y ha sido condecorado por Ecuador, Israel y Venezuela.

XS
SM
MD
LG