Enlaces de accesibilidad

Diplomático cubano pronostica que Obama no cambiará nada respecto a Cuba


El presidente estadounidense, Barack Obama (i), saluda su homólogo cubano, Raúl Castro, durante el servicio religioso oficial del expresidente sudafricano Nelson Mandela en el estadio FNB de Soweto en Johannesburgo.

El exjefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, Ramón Sánchez Parodi, cree que el presidente de EEUU "nunca ha estado, en ningún sentido, en un camino de búsqueda de una normalización de relaciones".

La normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU. avanza "algo", pero su proceso, sujeto al fin del embargo, podrá tomar años y no se resolverá durante el mandato de Barack Obama, pronosticó el exjefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, Ramón Sánchez Parodi, en una entrevista que publica Granma.

El diplomático valoró que hay un avance para lograr un acercamiento entre ambos gobiernos y que "el tiempo político está a favor de que se elimine el bloqueo", aunque aclaró que "con Obama no va a pasar".

"Obama nunca ha estado, en ningún sentido, en un camino de búsqueda de una normalización de relaciones. Su política es una versión light de la misma política de George W. Bush (hijo). No ha cambiado", estimó.

"Quizás suceda en los próximos mandatos presidenciales, sean republicanos o demócratas, porque es otro error nuestro pensar que es con los demócratas. Las conversaciones directas comenzaron con (el ex presidente Richard) Nixon, y con (el ex secretario de Estado Henry) Kissinger nada menos", sostuvo.

Ramón Sánchez Parodi fue el hombre designado por el Gobierno de Fidel Castro en 1975 para participar en los primeros contactos directos y secretos entre ambos países para una posible normalización de sus relaciones y, posteriormente, fue jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington entre 1977 y 1989.

El autor de Cuba-USA diez tiempos de una relación vaticinó además que "si no en el próximo Gobierno, quizás en el siguiente, debe haber una decisión sustancial hacia la normalización de las relaciones con Cuba".

"Lo más fácil, y lo que más obliga a cambiar, es que EE.UU. diga que se elimina toda prohibición para que ciudadanos estadounidenses viajen a Cuba, eso obliga a transformar cosas del bloqueo", precisó a Granma.

En su opinión, el embargo que Estados Unidos aplica a Cuba desde 1962 no se levantará por decreto, sino que será un proceso "que puede llevar muchos años", en el cual ambas partes tendrán que negociar varios acuerdos bilaterales y multilaterales.
XS
SM
MD
LG