Enlaces de accesibilidad

Más de 5.000 niños beneficiados por la Fundación por los DDHH en Cuba


Reporte ciudadano desde Santa Clara muestra celebración del Día de Reyes Magos.

La Fundación reemplazará los juguetes confiscados por las autoridades gubernamentales.

En los últimos años, grupos de la sociedad civil cubana han impulsado en comunidades de la isla la celebración del Día de Reyes, según la Fundación por los Derechos Humanos en Cuba que patrocina el festejo dedicado a los niños.

Un comunicado distribuido por la Fundación afirma que activistas de Derechos Humanos en la isla han trabajado para que se realicen los festejos, pese a la represión del Gobierno comunista para impedirlos.

La celebración por el Día de Reyes fue abolida en Cuba poco después de la llegada al poder de Fidel Castro en 1959. La Fundación afirma que la negativa del Gobierno de celebrar el festejo viola el artículo 18 y el artículo 20 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Los organizadores del evento en comunidades cubanas han informado de la participación voluntaria de aproximadamente 5.000 niños en 14 diferentes provincias del país, que abarca desde Pinar del Río hasta Guantánamo.

En los eventos se beneficiaron las familias, sin distinción de raza, religión u orientación política. Cada niño que participó recibió un juguete, un pequeño refrigerio y disfrutó de otras actividades. También participaron niños enfermos y discapacitados.

"La Fundación aplaude los esfuerzos de los activistas valientes de derechos humanos de Cuba por su exitosa campaña nacional para recuperar espacio importante para la sociedad civil, reclamar sus derechos humanos básicos, y proporcionar miles de niños y familias cubanas necesitadas con un día de fiesta y de construcción de la comunidad" dijo Tony Costa, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

A pesar del éxito, según la nota de prensa de la Fundación, algunos eventos fueron pospuestos o cancelados debido a la intervención del Gobierno cubano, que incluyó la intimidación, el acoso, la opresión e incluso detenciones tanto de los organizadores como de los padres que aceptaron participar.

El régimen y su aparato de Seguridad del Estado confiscaron juguetes de los niños en provincias como Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma y Holguín, donde se tomaron aproximadamente 200 juguetes.

Algunos niños recibieron los juguetes en sus casas.

La Fundación reemplazará los juguetes confiscados por las autoridades gubernamentales para cumplir con el compromiso de los grupos de la sociedad civil.

XS
SM
MD
LG