Enlaces de accesibilidad

Joven cubano desaparecido, siete años de silencio


Foto de Geovanny León Izquierdo, tomada en el 2006.

Siete años han pasado desde que la familia León Izquierdo habló por última vez con su hijo, a punto para salir en un viaje ilegal hacia los Estados Unidos, junto a otros diez cubanos.

Siete años han pasado desde que la familia León Izquierdo habló por última vez con su hijo, a punto para salir en un viaje ilegal hacia los Estados Unidos, junto a otros diez cubanos. Nada han sabido desde entonces de la suerte que corrieron, pero no se han cansado de buscar.

“Para nosotros ha sido terrible, pues no esperábamos esto. El grado de desesperación es increíble, pero siempre mantenemos la fe y la esperanza de que sí podamos saber de ellos“”, confiesa Cleiby León Izquierdo, hermana del desaparecido, en el programa 1800 Online de Radio Martí.

Geovanny León Izquierdo, de 37 años, salió de su Ciego de Ávila hacia Santa Lucía con visa de turista, pero su verdadero deseo era llegar a los Estados Unidos, y en un grupo de cubanos, con semejante propósito, encontró el apoyo que buscaba para continuar camino, cuenta su padre Eulogio Elías León Bolaños.

Sus compañeros de travesía serían 3 dominicanos, 12 haitianos y 11 cubanos, entre ellos una niña de 7 años. León Bolaños, quien ha mantenido su propia investigación a través de los años, compartió la identidad de los cubanos que acompañaban a su hijo: Osmani Sotolongo, Laily Perez Negrin, Luis Vásquez, Neri Danys Vásquez, Daisy Vásquez, Henry Montesinos Hernández y Alexander Anaya Ramos, además de otro hombre y dos mujeres cuyos nombres se desconocen.

Cada día Geovanni, entonces con 29 años, hablaba sobre sus planes con sus padres, residentes en España. “Nosotros les mandábamos dinero para que ellos pudieran pasar la estancia allí – detalla Eulogio Elías. Él me llamó y me dijo que lo ayudara, que ya tenía decidido viajar hacia los Estados Unidos y esa fue la vía más rápida que encontraron.”

En la madrugada del 20 de agosto de 2006, zarparon con la intención de tocar tierra en Puerto Rico o Las Islas Vírgenes, cuenta León Bolaños. A partir de ese momento la familia solo ha podido unir retazos de historias contadas por la prensa o familiares de los otros desaparecidos, que suponen relacionados con su hijo.

Los León Izquierdo se pusieron en contacto con las autoridades de Puerto Rico, Santo Domingo y otras islas cercanas a la trayectoria de viaje que habrían seguido, pero ningún accidente marítimo ni detención a cubanos se había reportado hasta entonces.

En el mes de octubre dos patrones de barco fueron devueltos a Dominica desde Puerto Rico y corrió el rumor de que el grupo de cubanos viajaba en su barco, pero estos negaron cualquier conexión con el caso y fueron liberados por las autoridades por falta de pruebas.

El padre de Geovanni recuerda que nuevamente las esperanzas de la familia resurgieron cuando a finales de septiembre de ese propio año, el canal Univisión 23 de Miami reportó que un grupo de cubanos estaban detenidos en un escampavías en aguas de la Florida a la espera de ser devueltos a Cuba y se mencionó el nombre de su hijo, entre otros. Ante el reclamo inmediato de las familias, las autoridades declararon que las afirmaciones de la prensa no eran certeras.

Por lo demás en un par de ocasiones familiares que viven en la isla han avisado de llamadas telefónicas interrumpidas en las que les parece reconocer la voz de su ser querido. En una oportunidad una persona que se identificó como Cindy, llamó brevemente a Pinar del Río a nombre de Alexander para dejar saber que estaban bien, pero bajo un proceso de investigación. Pidió discreción y colgó. La compañía telefónica de Cuba se declaró incapaz de rastrear la llamada.

A lo largo de estos años los familiares de los desaparecidos han pedido la ayuda para esclarecer los sucesos a periodistas, congresistas norteamericanos, al Ministerio de Justicia de Estados Unidos, a las oficinas de Control de Inmigración y Extranjería y Guardafronteras, además de a las ramas cubana y dominicana de la Cruz Roja Internacional, entre otras instituciones. Incluso han contratado a un detective privado sin mayores resultados.

La familia de Geovanny teme que se hayan visto implicados en otra actividad ilegal y estén imposibilitados de establecer contacto con las familias. No obstante, conocer la verdad sobre el destino de su hijo, cualquiera que este haya sido, es su prioridad.

Eulogio Elías León Bolaños puso su información personal a disposición de quien tenga datos sobre el paradero de su hijo o de alguno de los otros cubanos que formaban parte del grupo: danjon552812@yahoo.com; (34) 630 172 390 y (34) 628 827 269.

1800 Online con la familia León Izquierdo
please wait

No media source currently available

0:00 0:23:51 0:00
XS
SM
MD
LG