Enlaces de accesibilidad

Departamento de Estado ordena el cierre de embajada siria


Departamento de Estado

"Hemos determinado que es inaceptable que individuos elegidos por el régimen lleven a cabo operaciones diplomáticas o consulares en Estados Unidos", añade la nota estadounidense.

El Gobierno ordenó hoy al presidente sirio, Bachar al Asad, que cierre su embajada en Washington y sus consulados en todo el país, informó hoy el recién nombrado nuevo enviado estadounidense para Siria, Daniel Rubinstein.

El diplomático, que este lunes asumió su cargo, dijo en un comunicado que "tras el anuncio de que la embajada siria ha suspendido sus servicios consulares y considerando las atrocidades que el régimen de Asad ha cometido contra el pueblo sirio", el Departamento de Estado le ha pedido que suspenda "inmediatamente" su trabajo.

Esta orden llevará al cierre de la embajada siria en Washington y de los consulados sirios en Troy (Michigan) y Houston (Texas) y a retirar su estatus a los diplomáticos que residían en el país. "Aquellos que no sean ciudadanos estadounidenses o tengan residencia legal permanente deberán abandonar Estados Unidos", indica el comunicado.

"Hemos determinado que es inaceptable que individuos elegidos por el régimen lleven a cabo operaciones diplomáticas o consulares en Estados Unidos", añade. Rubinstein recordó que la medida se produce la misma semana que se cumplen tres años del inicio de la revolución siria contra el
gobierno del presidente Bachar al Asad, que dio paso a una guerra de
diferentes facciones contra el gobierno de Damasco y sus aliados de
la milicia chiíta de Hizbulá.

El enviado especial, que ha sustituido en esa misión a Robert Ford, indicó que Al Asad ha dirigido la guerra contra su propio pueblo y "originado una catástrofe humanitaria con el objetivo de mantener el poder y proteger sus intereses". "Pese a las diferencias entre los dos gobiernos, Estados Unidos
continúa manteniendo relaciones diplomáticas con el estado sirio como expresión de los lazos con el pueblo sirio, un interés que persistirá tras la salida de Bachar al Asad del poder", indicó el diplomático, que trabaja como representante ante Siria desde Washington, ya que EE.UU. no tiene embajada en Damasco.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG