Enlaces de accesibilidad

Denis Mukwege, Premio Sájarov 2014


Sesión del Parlamento Europeo.

El Parlamento Europeo otorgó el Premio Sájarov 2014 al ginecólogo congoleño, por su trabajo en el tratamiento a las mujeres víctimas de violaciones.

El Parlamento Europeo otorgó este martes al ginecólogo congoleño Denis Mukwege el Premio Sájarov a la libertad de conciencia, con el que cada año reconoce los esfuerzos de quienes luchan por las libertades fundamentales y los Derechos Humanos, anunció en rueda de prensa el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz.

Mukwege, especializado en el tratamiento de víctimas de violaciones, se ha impuesto en la final al movimiento ucraniano pro europeo Euromaidán y a la activista de Derechos Humanos de Azerbaiyán Leyla Yunus, finalistas del premio.

Al anunciar el fallo, Schulz ha querido dejar claro que el galardón a Mukwege no debe entenderse como un voto "en contra" de Euromaidán, por lo que la Eurocámara quiere que el movimiento ucraniano tenga un lugar distinguido en la ceremonia de entrega del Premio Sájarov y le ha concedido una mención especial.

"Mukwege ha recibido un apoyo unánime, pero también hemos subrayado nuestro apoyo al movimiento Euromaidán", ha dicho Schulz en su declaración a la prensa. Asimismo, una delegación europarlamentaria viaja a Azerbaiyán para comprobar la seguridad de Yunus.

El Premio Sajarov, dotado con 50.000 euros, se entrega todos los años a personalidades excepcionales por su lucha contra la intolerancia, el fanatismo y la opresión y su testimonio del coraje necesario para defender los Derechos Humanos y la libertad de expresión y recibe su nombre del primer galardonado, Andrei Sajarov. La ceremonia de entrega tendrá lugar en sesión plenaria en Estrasburgo (Francia) el próximo 26 de noviembre.

Nacido en 1995, hijo de un ministro pentecostal, este cirujano ginecológico decidió fundar el centro médico Panzi que cuenta con casi 400 empleados, tras comprobar horrorizado la realidad de la región.

Para entender la obra de Mukwege, sirvan las siguientes cifras. En mayo de 2011, el American Journal of Public Health denunciaba que al menos 1.100 mujeres eran agredidas sexualmente cada día en República Democrática del Congo.

En el análisis, centrado en el periodo 2006-2007, se documentan las vejaciones sufridas por más de 400.000 mujeres de edades comprendidas entre los 15 y los 49 años. Sin embargo, Naciones Unidas tan solo reconoce 15.000 casos.

Pero esa realidad podría ser, incluso, aún más atroz. En el estudio, por ejemplo, no se tiene en cuenta las agresiones cometidas contra mujeres menores de 15 años o mayores de 49. Además, organizaciones humanitarias locales denunciaron recientemente que en los dos últimos años los abusos sexuales se habrían duplicado al este del país. Fantasmas que, con asiduidad, se encierran en el Hospital Panzi, que desde su fundación en 1998, ha tratado a más de 30.000 mujeres.

Mukwege lucha porque los crímenes cometidos en el Congo (cerca de 5 millones de muertos desde 1998) no caigan en la memoria del olvido.

"El conflicto se ha convertido en una guerra contra la mujer", aseguraba en una entrevista en 2007.

Mientras, en el casi anonimato, el doctor Mukwege prosigue con su denuncia (incluso sufrió un intento de asesinato en octubre de 2012) sobre los horrores al este de la República del Congo. Su obra continúa siendo su mejor portavoz. Aunque no es el único.

"Cada vez nos encontramos con más civiles que cometen actos de violencia sexual. Esto se explica por una cierta banalización de la violencia en la comunidad, lo que fomenta este tipo de ataques", señalaba el pasado año a ABC Wassy Kambale, portavoz de Heal Africa.

XS
SM
MD
LG