Enlaces de accesibilidad

Declaraciones del presidente Trump sobre Jerusalén


Trump muestra la proclamación que reconoce formalmente a Jerusalén como la capital de Israel.

EL PRESIDENTE: Gracias. Cuando asumí el cargo, prometí examinar los desafíos mundiales con los ojos abiertos y una manera muy nueva de pensar. No podemos resolver nuestros problemas asumiendo las mismas cosas que han fallado y repitiendo las mismas estrategias fallidas del pasado. Los desafíos del pasado exigen nuevos enfoques.

Mi anuncio de hoy marca el comienzo de un nuevo enfoque del conflicto entre Israel y los palestinos.

En 1995, el Congreso adoptó la Ley de la Embajada de Jerusalén, instando al gobierno federal a trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén y a reconocer que esa ciudad -y lo que es muy importante- es la capital de Israel.

Esta ley fue aprobada por una abrumadora mayoría bipartidista en el Congreso y fue reafirmada por un voto unánime del Senado hace tan sólo seis meses.

Sin embargo, durante más de 20 años, todos los presidentes estadounidenses han venido ejerciendo la dispensa de la ley, negándose a trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén o a reconocer a Jerusalén como la ciudad capital de Israel.

Los presidentes emitieron estas exenciones bajo la creencia de que retrasar el reconocimiento de Jerusalén promovería la causa de la paz. Algunos dicen que les faltó valor, pero hicieron sus mejores juicios según los hechos tal como los entendieron en ese momento. Sin embargo, el récord existe.

Después de más de dos décadas de dispensas, no nos acercamos a un acuerdo de paz duradero entre Israel y los palestinos. Sería una locura asumir que repetir exactamente la misma fórmula produciría ahora un resultado diferente o mejor.

Por lo tanto, he determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel.

Aunque los presidentes anteriores han hecho de esto una gran promesa de campaña, no la cumplieron. Hoy, lo estoy cumpliendo.

He juzgado que este curso de acción es en el mejor interés de los Estados Unidos de América y la búsqueda de la paz entre Israel y los palestinos. Este es un paso que debería haberse dado hace mucho tiempo para avanzar en el proceso de paz y trabajar hacia un acuerdo duradero.

Israel es un país soberano con el derecho, como cualquier otro país soberano, a determinar su propia capital. Reconocer esto como un hecho es una condición necesaria para lograr la paz.

Hace 70 años que Estados Unidos, bajo el presidente Truman,reconoció el Estado de Israel. Desde entonces, Israel ha hecho su capital en la ciudad de Jerusalén, la capital que el pueblo judío estableció en tiempos antiguos. Hoy, Jerusalén es la sede del gobierno israelí moderno. Es la sede del parlamento israelí, el Knesset, así como de la Corte Suprema de Israel. Es la sede de la residencia oficial del Primer Ministro y del Presidente. Es la sede de muchos ministerios gubernamentales.

Durante décadas, los presidentes estadounidenses, los secretarios de Estado y los líderes militares se han reunido con sus homólogos israelíes en Jerusalén, como lo hice en mi viaje a Israel a principios de este año.

Jerusalén no es sólo el corazón de tres grandes religiones, sino que ahora es también el corazón de una de las democracias más exitosas del mundo. En los últimos siete decenios, el pueblo israelí ha construido un país en el que judíos, musulmanes y cristianos, así como personas de todas las religiones, pueden vivir y orar libremente según su conciencia y sus creencias.

Jerusalén es hoy, y debe seguir siéndolo, un lugar donde los judíos oran en el Muro de las Lamentaciones, donde los cristianos caminan por el Vía Crucis y donde los musulmanes adoran en la mezquita Al-Aqsa.

Sin embargo, a lo largo de todos estos años, los presidentes que representan a Estados Unidos se han negado a reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel. De hecho, nos hemos negado a reconocer cualquier capital israelí.

Pero hoy, finalmente reconocemos lo obvio: que Jerusalén es la capital de Israel. Esto no es ni más ni menos que un reconocimiento de la realidad. También es lo correcto. Es algo que hay que hacer.

Por eso, en consonancia con la Ley de la Embajada de Jerusalén, también estoy dando instrucciones al Departamento de Estado para que comience la preparación para trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Esto iniciará inmediatamente el proceso de contratación de arquitectos, ingenieros y planificadores, de manera que una nueva embajada, una vez terminada, será un magnífico tributo a la paz.

Al hacer estos anuncios, también quiero dejar muy claro un punto: esta decisión no pretende, en modo alguno, reflejar una desviación de nuestro firme compromiso de facilitar un acuerdo de paz duradero. Queremos un acuerdo que signifique mucho para los israelíes y mucho para los palestinos.

No estamos adoptando una posición respecto de ninguna de las cuestiones relativas al estatus definitivo, incluidos los límites específicos de la soberanía israelí en Jerusalén, ni la resolución de fronteras impugnadas. Estas cuestiones dependen de las partes implicadas.

Estados Unidos sigue profundamente comprometido a ayudar a facilitar un acuerdo de paz que sea aceptable para ambas partes. Tengo la intención de hacer todo lo que esté en mi mano para ayudar a forjar tal acuerdo. Sin duda, Jerusalén es una de las cuestiones más delicadas de esas conversaciones. Estados Unidos apoyaría una solución de dos estados si ambas partes estuvieran de acuerdo.

Mientras tanto, insto a todas las partes a que mantengan el statu quo en los lugares sagrados de Jerusalén, incluido el Monte del Templo, también conocido como Haram al-Sharif.

Sobre todo, nuestra mayor esperanza es la paz, el anhelo universal en cada alma humana. Con la acción de hoy, reafirmo el compromiso de larga data de mi administración con un futuro de paz y seguridad para la región.

Habrá, por supuesto, desacuerdo y disensión con respecto a este anuncio. Pero estamos seguros de que, en última instancia, al trabajar a través de estos desacuerdos, llegaremos a una paz y un lugar mucho mayor en la comprensión y la cooperación.

Esta ciudad sagrada debe llamar a lo mejor de la humanidad, elevando nuestras miras a lo que es posible; no tirando de nosotros hacia atrás y hacia abajo a las viejas luchas que se han vuelto tan totalmente predecibles. La paz nunca está fuera del alcance de quienes están dispuestos a alcanzarla.
Así que hoy pedimos calma, moderación y que las voces de la tolerancia prevalezcan sobre los proveedores del odio. Nuestros hijos deben heredar nuestro amor, no nuestros conflictos.

Repito el mensaje que pronuncié en la histórica y extraordinaria cumbre celebrada en Arabia Saudita a principios de este año: Oriente Medio es una región rica en cultura, espíritu e historia. Su gente es brillante, orgullosa y diversa, vibrante y fuerte. Pero el increíble futuro que aguarda a esta región es acorralado por el derramamiento de sangre, la ignorancia y el terror.

El vicepresidente Pence viajará a la región en los próximos días para reafirmar nuestro compromiso de trabajar con socios en todo Oriente Medio para derrotar el radicalismo que amenaza las esperanzas y los sueños de las generaciones futuras.

Es hora de que los muchos que desean la paz expulsen a los extremistas de entre ellos. Es hora de que todas las naciones civilizadas, y los pueblos, respondan al desacuerdo con el debate razonado, no con la violencia.
Y es hora de que las voces jóvenes y moderadas de todo Oriente Medio reclamen para sí mismas un futuro brillante y hermoso.

Así que, hoy, volvamos a dedicarnos a un camino de comprensión y respeto mutuos. Reflexionemos sobre las viejas suposiciones y abramos nuestros corazones y mentes a lo posible y a las posibilidades. Y por último, pido a los líderes de la región -políticos y religiosos, israelíes y palestinos, judíos, cristianos y musulmanes- que se unan a nosotros en la noble búsqueda de una paz duradera.

Gracias. Dios les bendiga. Dios bendiga a Israel. Dios bendiga a los palestinos. Y Dios bendiga a Estados Unidos. Muchas gracias. Gracias.

(Oficina del Secretario de Prensa de la Casa Blanca)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG