Enlaces de accesibilidad

El primer cara a cara en la contienda presidencial


Los candidatos a la presidencia estadounidense Mitt Romney (i), republicano, y el presidente y aspirante a la reelección, Barack Obama (d), en Denver, Colorado.

El presidente Obama y Romney debatieron con intensidad sobre una serie de temas económicos, como impuestos, déficits y las medidas necesarias para crear empleos.

El presidente Barack Obama y su rival republicano, Mitt Romney, se dieron la mano este miércoles en el inicio del primero de tres debates televisados en la carrera por la Casa Blanca.

Barack Obama (i), y Mitt Romney en el debate presidencial del 3 de octubre de 2012, en la Universidad de Denve.
Barack Obama (i), y Mitt Romney en el debate presidencial del 3 de octubre de 2012, en la Universidad de Denve.

Obama, que busca la reelección, y Romney, se midieron durante 90 minutos en la Universidad de Denver, Colorado), en un duelo catalogado como un posible punto de inflexión en la campaña electoral.

El ex gobernador Mitt Romney declaró en sus observaciones introductorias: "Me preocupa que el camino en que estamos haya sido infructuoso... voy a recuperar la vitalidad para que Estados Unidos vuelva a funcionar".

El aspirante republicano acusó a Obama de hacer ataques "inexactos" sobre su programa fiscal. Aclaró que él no pretende aumentar los impuestos, porque ello elimina empleos, y su interés es crear empleos para reactivar la economía, que su prioridad es crear empleos y la búsqueda de la prosperidad perdida.

Romney propone además más libre comercio con América Latina en el debate con Obama.

Mientras Obama, comenzó el primer cara a cara con su rival republicano haciendo mención a su 20 aniversario de bodas con su esposa, Michelle.

Obama utilizó su primer turno de palabra para dar un toque familiar, al desear un feliz aniversario a su mujer, a la que prometió que el año próximo no lo pasaran frente a millones de personas.

"Hay una gran cantidad de temas que quiero tocar esta noche, pero la más importante es que hace 20 años que me convertí en el hombre más afortunado de la Tierra, porque Michelle Obama aceptó casarse conmigo", dijo el presidente.

En su primer debate televisado de la campaña electoral, Romney reiteró que no reducirá los impuestos que pagan los estadounidenses acomodados, pero sí lo hará con los ciudadanos de clase media.

Agregó que quiere eliminar las tasas de impuestos mientras reduce las exenciones y deduciones, de forma tal que el gobierno mantenga los ingresos necesarios.Romney indicó que los negocios que pagan impuestos reducidos emplean la mitad de todas las personas que trabajan en pequeños negocios.

Advirtió que subir el nivel de impuestos a negocios pequeños exitosos podría costar miles de empleos.

Obama (d) y Romney (i), en medio del debate presidencial en la Universidad de Denver el 3 de octubre del 2012.
Obama (d) y Romney (i), en medio del debate presidencial en la Universidad de Denver el 3 de octubre del 2012.

Sobre el manejo de la crisis del déficit, Romney dijo creer que es un asunto moral debido a que futuras generaciones tendrán que tratar el problema. Señaló que la respuesta es reducir gastos y hacer crecer la economía.

Obama prometió un "nuevo patriotismo económico" para crear empleos y reconstruir el país con inversiones en educación y energía. Según Obama, los recortes de impuestos y regulaciones propuestos por Romney no son la solución para revitalizar la todavía débil economía estadounidense.

El candidato demócrata dijo que "las matemáticas, el sentido común y nuestra historia" muestran que la propuesta de su rival republicano, Mitt Romney, no es una receta para crear empleos. Obama agregó que el proyecto de su rival republicano para recortar el déficit conllevaría una reducción drástica del gasto en educación y sanidad.

El programa republicano, según Obama, significa la destrucción "de nuestras inversiones en escuelas y educación", así como la reducción "un 30% el sistema de asistencia primaria para personas mayores en residencias, para niños con enfermedades, y ésta no es la estrategia correcta para avanzar".

Por su parte, el aspirante republicano, Mitt Romney, dijo que no tiene planes de cambiar el Seguro Social y el Medicare para personas de 60 años de edad o más. Pero explicó que quiere restaurar los recortes que Obama hizo al Medicare para colocarlos en un programa de reforma de cuidado de salud.

Obama aseguró que programas del gobierno como el Medicare y el Seguro Social contribuyen a la independencia de personas mayores, al poner como ejemplo a su abuela. El presidente dijo que la mejor manera de financiar el Medicare es reducir los costos del cuidado de salud, pero indicó que el sistema de Seguro Social está estructuralmente sólido.

Romney respondió que el mandatario demócrata ya ha efectuado una redada sobre el fondo del sistema gubernamental de gastos médicos para adultos mayores y lo ha debilitado.

Obama acusó a Romney de querer "duplicar la apuesta en las políticas" que condujeron a una crisis económica devastadora hace cuatro años.

Su rival Romney, apenas unos metros de distancia en el escenario, le dijo mirando directo a los ojos: "Eso no es lo que voy a hacer". En otro momento del debate aseguró: "La tendencia actual no va a ser suficiente".

Romney aseguró que, bajo las políticas de Obama, "las familias de ingresos medios están siendo aplastadas".

El debate televisivo nacional tuvo lugar en horario estelar ante decenas de millones de votantes que tienen el poder de resolver la contienda por la Casa Blanca en medio de tiempos económicos difíciles, cuando faltan un poco menos de cinco semanas para los comicios.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG