Enlaces de accesibilidad

Debate demócrata: el más fuerte de esta contienda


Debate entre la ex Secretaria de Estados Hillary Clinton y el Senador Bernie Sanders.

Analistas consideran que el debate entre la ex Secretaria de Estados Hillary Clinton y el Senador Bernie Sanders del domingo 17 de enero ha sido el más fuerte de la contienda

Sin duda, el debate del domingo en la noche entre la ex Secretaria de Estados Hillary Clinton y el Senador Bernie Sanders fue el más fuerte de esta contienda política.

Ambos candidatos subieron el tono de sus ataques y se dijeron cosas más apropiadas en un debate entre candidatos de distintos partidos y no en un debate por la candidatura demócrata a la presidencia de los Estados Unidos.

Y tenía que ser así.

El debate del domingo en la noche fue el último antes que comience la votación en Iowa el martes 2 de febrero. Las encuestas muestran que la contienda entre Clinton y Sanders está bien cerrada. La más reciente, la del DesMoines Register y Bloomberg, muestra a Clinton al frente con el 42 por ciento de los votos y Sanders con el 40 por ciento. El ex gobernador de Maryland, Martin O´Malley, tiene apenas el cuatro por ciento del voto.

Antes del debate del domingo Clinton no había tomado en serio la candidatura de Sanders. Ella estaba convencida que le ganaría al senador de Vermont por un amplio margen.

Pero las últimas encuestas hicieron que Clinton y sus asesores vieran que Sanders representa un peligro serio a su candidatura. Desde el comienzo de la contienda, Sanders ha estado a la ofensiva, criticando a Clinton por sus vínculos con los grandes bancos y con las empresas de Wall Street.

Clinton ha recibido jugosos pagos por discursos pronunciados en eventos patrocinados por estos bancos e instituciones de Wall Street. Después que Clinton abandonara el Departamento de Estado estas instituciones le pagaron $500,000 por discurso.

En el debate del domingo Sanders lo sacó en público por primera vez. Pero Clinton estaba preparada. Ella también atacó al oponente Sanders por sus votos a favor de los que quieren que todo el mundo pueda comprar armas en Estados Unidos.

De acuerdo al Washington Post, el debate “mostró un claro contraste entre la visión pragmatista que Clinton propone y las aspiraciones de los cuadros de una izquierda más radical, de donde proviene Sanders.

Clinton habló de que había que trabajar con ambos partidos para lograr un verdadero cambio y Sanders le ripostó que en Washington “no iba a pasar nada al menos que hubiera una verdadera revolución política”.

Lo increíble de esta campaña es que Clinton cuenta con una organización de primera financiada por sus partidarios de Wall Street y aún no tiene la contienda ya ganada. Sanders no ha aceptado dinero de las grandes instituciones bancarias o de Wall Street. El se jacta que todo el dinero que ha recaudado proviene de contribuyentes que donan lo que puedan.

Antes del domingo, Clinton había sido muy civilizada en sus ataques a Sanders, creyendo que tendría una victoria fácil. Pero ya entiende que las cosas son más difíciles de lo que creía y por ende ha subido el tono de sus ataques a Sanders.

Ya no quedan debates antes del caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire una semana después. Y en ambos estados Sanders es un candidato difícil para Clinton.

Por su parte los republicanos ya no tienen más debates.

En una contienda en la cual todavía quedan ocho candidatos el multi-millonario neoyorkino Donald Trump lleva una clara ventaja en la contienda.

El único escollo que puede descarrilar a Trump es en el estado de Iowa, donde el Senador de Texas Ted Cruz, tiene una leve ventaja. La encuesta del DesMoines Register y Bloomberg le da una ventaja a Cruz de 25 por ciento de los votos contra 22 por ciento de los votos para Trump.

Cruz es casi tan conservador como Trump, y además tiene gran respaldo entre la comunidad evangélica de Iowa – un grupo de votantes muy importantes en el estado.

Así y todo los analistas políticos creen que Trump va a ser el candidato republicano. Algo que hace pocas semanas era difícil de creer. Las encuestas nacionales todas muestran a Trump con una clara ventaja sobre sus rivales.

Ahora sólo falta por ver los eventos políticos de cada uno de los candidatos antes que empiecen a votar los ciudadanos en Iowa el 2 de febrero y los de New Hampshire siente días después.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG