Enlaces de accesibilidad

Cubano Sotomayor, "muy ofendido" por posible anulación de récords


Javier Sotomayor.

"Es como si pretendieran demeritar el empeño, el talento y las condiciones necesarias para lograr esas marcas superlativas; estas personas tratan de empañar dichos resultados, quieren prácticamente borrarlos", señaló el exatleta cubano.

El recordista mundial de salto de altura, el cubano Javier Sotomayor, dijo estar "muy ofendido" por las pretensiones de la Federación Europea de Atletismo (EAA, en inglés) de anular todos los récords logrados antes de 2005.

"He contactado con algunos recordistas del mundo y he escuchado pronunciamientos de otros sobre estas reglas que se intentan aprobar. Todos se han manifestado muy ofendidos, como me siento yo", afirmó Sotomayor, de 49 años.

La iniciativa de la EEA, que todavía debe aprobarse por la federación internacional (IAAF), busca anular las marcas obtenidas antes de 2005 ante sospechas de dopaje, salvo que puedan ser avaladas convincentemente.

Sotomayor estableció su récord de 2.45 metros el 27 de julio de 1993 en Salamanca, España, el cual sigue vigente 24 años después.

"Es como si pretendieran demeritar el empeño, el talento y las condiciones necesarias para lograr esas marcas superlativas; estas personas tratan de empañar dichos resultados, quieren prácticamente borrarlos, porque si no aparecen reconocidos en los libros son como sucesos olvidados", añadió el ex saltador.

En 2001, Sotomayor se vio involucrado en un escándalo por presunto dopaje. Una segunda prueba de orina dio positivo con el estimulante nandrolona, a pesar de haber declarado que no ingirió sustancias prohibidas.

En su momento, el vocero de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Giorgio Reineri, dijo a la agencia Reuters que una prueba B a la que fue sometido Sotomayor "fue positiva y confirma el resultado de la otra muestra".

Sotomayor se sometió a la prueba de orina en julio de 2001, en la ciudad española de Tenerife, y abandonó el atletismo de forma activa en octubre de ese mismo año.

En 1999, había sido suspendido por dos años tras dar positivo con cocaína, información que fue confirmada por Mario Vázquez Raña, presidente de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA).

Sotomayor dijo que había sido víctima de "una canallada", mientras el médico chileno Bernardo Chernilo señaló que las muestras no pueden ser alteradas porque tienen sellos inviolables, los cuales son verificados por los médicos.

Sotomayor ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona, España, de 1992 y la de plata en Sydney, Australia en 2000.

Otro saltador que también reaccionó airadamente fue el plusmarquista mundial de salto de longitud, el estadounidense Mike Powell.

"Me he puesto en contacto con mi abogado y le he advertido de que defienda los 8.95 metros que logré en Tokio en 1991. Esta decisión es una injusticia y una bofetada. Existen registros que son cuestionables, lo sé, pero el mío es real", dijo a la cadena de televisión BBC.

El objetivo de la propuesta de la EAA es que permanezcan como récords las marcas menos sujetas a dudas respecto a un eventual dopaje, según el documento de trabajo del organismo.

El presidente de la IAAF Sebastian Coe pareció aprobar la propuesta: "Esto muestra que hemos puesto en marcha sistemas de lucha contra el dopaje más robustos y más seguros de lo que lo eran hace 10 o 15 años".

(Redactado por Jorge P. Martínez, con información de AFP)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG