Enlaces de accesibilidad

Con Yoani México ha sido la excepción


Yoani Sánchez (d) es interrumpida por simpatizantes del gobierno cubano durante una charla en el Senado mexicano.

El diario International Herald Tribune contrasta los méritos de la bloguera cubana y su exitosa gira mundial con la acogida que se le dio en México.

El diario International Herald Tribune reseña este viernes la acogida dada a la bloguera cubana Yoani Sánchez durante su gira de tres meses por América Latina, Estados Unidos y Europa, poniendo como excepción a México, y para ilustrarlo publica un comentario que titula “Leal a Fidel”.

El periódico, publicado por The New York Times, señala que en su primera presentación en México Sánchez fue “hostigada e insultada”, tras participar en la ciudad de Puebla en una conferencia de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

A principios de esta semana, agrega, el senador Roberto Gil la invitó al Senado de México a dar una charla sobre libertad de expresión y cuando la actividad dio inicio la sala estaba llena de periodistas y gente del público pero de los 20 asientos reservados en las primeras filas a senadores sólo cuatro fueron ocupados.

Al abrirse la sesión de preguntas y respuestas, apunta el periódico, primaron las provocaciones, entre ellas la de alguien que puso en duda los 450 mil seguidores de la bloguera en Twitter, y la de una mujer del público que se paró a gritar que “Sánchez no es cubana. Es una gusana”.

El Herald Tribune se pregunta si “el gobierno cubano orquestó el incidente”, y su propia respuesta es: “posiblemente”, lo que calza con el argumento de que la revista brasileña Veja reportó que el embajador cubano en Brasil “organizó una campaña difamatoria" contra Sánchez durante su visita a ese país la tercera semana de febrero.

Luego subraya que el diario mexicano La Razón identificó a algunos de los que repudiaron a Sánchez en Puebla como seguidores por “simpatía ideológica” del excandidato presidencial de izquierda Andrés Manuel López Obrador.

El comentario pone de relieve que fue en México donde Fidel Castro planeó su revolución, y fue también después “uno de los pocos países latinoamericanos donde (Castro) no financió, entrenó o alentó el movimiento de resistencia armada”.

En agradecimiento, precisa, México ha sido amable, y “vota de manera consistente con Cuba, a pesar de su problemático récord en materia de derechos humanos. El gobierno mexicano raramente ha criticado a los Castro en sus casi 55 años en el poder”.

Respecto al incidente en Puebla, concluye, que los manifestantes abandonaron la sala donde estaba la bloguera, derrotados por su “aplomo” y su “disposición a enfrentar las provocaciones”.

El periódico destaca la respuesta que a modo de despedida les dio Sánchez: “Me gustaría vivir en un país donde yo pudiera protestar de esta manera”.
XS
SM
MD
LG