Enlaces de accesibilidad

El zar de la economía cubana toma nota en Vietnam


El primer ministro vietnamita, Nguyen Tan Dung, con el gobernante Raúl Castro en Hanoi en julio de este año.

Un análisis de la BBC enfoca la visita que realiza a Vietnam Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, a cargo de las reformas económicas en la isla.

El hombre que es considerado el artífice de las reformas cubanas, Marino Murillo Jorge, se encuentra de visita en Vietnam a la cabeza de una delegación de su país para explorar el modelo económico reformista de la nación asiática, destaca este jueves un análisis que publica la página web del servicio público británico de información (BBC).

Murillo, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, se reunió con el viceprimer ministro vietnamita Nguyen Xuan Phuc, quien exhortó al gobierno de la isla a liberalizar su economía como lo hizo Vietnam que, a fines de la década de los años 80, pasó de una economía comunista a otra de mercado.

Pero según el autor del enfoque, el editor del servicio vietnamita de la BBC, Giang Nguyen, no es nuevo el ofrecimiento de las autoridades de su país a La Habana para compartir experiencias, y tampoco lo es “que los líderes vietnamitas les recuerden a los cubanos que para impulsar las reformas hay que cambiar la mentalidad”.

El análisis subraya que Vietnam consiguió atraer inversiones extranjeras millonarias y entrar en una senda de rápido crecimiento económico después de que el país triunfó en su paso de una economía planificada al estilo soviético a otra de mercado "en la que se desarrolla de manera exitosa el espíritu emprendedor”.

Desde 1986, apunta, Vietnam levantó gradualmente las restricciones o las "cuotas de producción" que el gobierno imponía a todos los aspectos de la economía nacional. En 2000 abrió la Bolsa de Valores y a partir de su ingreso en 2007 a la Organización Mundial de Comercio (OMC), comparte muchas características con otras naciones del sur de Asia, mucho más que con países como Cuba o Corea del Norte.

Pero “como sucede en Malasia, Indonesia y Tailandia –añade–, las empresas privadas vietnamitas ya no son negocios familiares -como los taxis o los restaurantes que están empezando a funcionar en Cuba-, sino aerolíneas privadas y fábricas textiles o de procesamiento de mariscos valuadas en miles de millones de dólares”.

Con todo, el análisis precisa que si Cuba quiere seguir el ejemplo de Vietnam debe interesarse también por saber que “la disparidad en la riqueza entre las áreas rurales y urbanas se ha incrementado cada vez más, lo que ha provocado tensiones sociales”.

Además, “la corrupción entre las autoridades también está haciendo que muchos se cuestionen la legitimidad del Partido Comunista en un momento en el que Vietnam está tratando de reducir su déficit comercial y presupuestario”, dice.

La lección, según el analista, es que Cuba básicamente debe “entender que las fuerzas de la economía de mercado obligan a pasar de "poner las reglas" a "gobernar".

Ciertamente Vietnam tiene mucho que compartir con Cuba –concluye– , pero La Habana debe tener presente cómo le ha afectado la crisis económica a su amigo oriental.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG