Enlaces de accesibilidad

Reformas en Cuba imprescindibles pero con demasiadas restricciones


Carmelo Mesa-Lago dijo que no tiene prueba de que en Cuba exista una lucha por el poder “pero es obvio”.

El catedrático cubano Carmelo Mesa-Lago dice que si en siglos la isla no fue capaz de hacer un cambio estructural para hacerse autosuficiente, es muy difícil que lo consiga en corto tiempo.

Las reformas implementadas por Raúl Raúl en Cuba “son imprescindibles, pero van a picotazos y con demasiadas restricciones” y de la forma en que han sido concebidas “no resolverán los problemas fundamentales que Cuba ha acumulado en más de cincuenta años”, según el economista cubano Carmelo Mesa- Lago.

El catedrático emérito en la Universidad de Pittsburgh dijo al diario español La Vanguardia que “las desigualdades han aumentado extraordinariamente. Los afrocubanos y los viejos, con pensiones de 10 dólares al mes, son los peor tratados. Y hay paladares (restaurantes) que ganan entre $40 mil y $60 mil dólares mientras el salario más bajo ronda los 120 dólares anuales”.

Mesa-Lago, autor de un reciente libro titulado Cuba en la era de Raúl Castro, que es considerado por sus colegas, dice el periódico, como el más serio manual sobre la economía cubana en tiempos de incertidumbres, cambios sociales y reformas, también subrayó que la idea de “que robar al Estado no es malo se ha entronizado” en la isla, lo que perjudica la economía.

El experto indicó que casi toda la deuda que el gobierno cubano tenía con la antigua Unión Soviética ha sido condonada, al igual que una buena parte de la que tenía con Japón, y la ha renegociado además con otros países. Y que el déficit en la balanza comercial de bienes bajó de $10 mil a $7 mil millones de dólares.

Pero aclaró que “ahora la dependencia mayor es con Venezuela y su petróleo” a cambio de los médicos y otro personal que La Habana envía a Caracas y que constituyen la mayor fuente de ingresos de la isla, que “sigue siendo un país eminentemente productor de materias primas”.

Mesa-Lago destacó que “la industria manufacturera produce hoy menos de la mitad que en 1989. También la agricultura está muy por debajo. Y el gasto para la compra de alimentos es de $1.700 millones de dólares, cuando la isla podía ser autosuficiente. Además, los salarios reales ajustados a la inflación son un 72% inferiores a los del 89”.

El economista precisó que las autoridades cubanas están actualizando el modelo pero no lo han definido. “Hay una extensión del mercado y de la empresa no estatal, pero en realidad minúscula. Debería acelerarse, profundizarse y quitarle trabas. El sector privado tiene que ser el más dinámico. La agricultura ha de ser no estatal”, subrayó.

“Es obvio” que hay lucha por el poder

A juicio del catedrático aun cuando Raúl Castro anunció que se retira en 2018 “es muy difícil de predecir” lo que sucederá en la isla porque a pesar de que el gobernante ha “favorecido la transición generacional” el recién designado vicepresidente primero del país, Miguel Díaz Canel, al igual que otros dirigentes más jóvenes, “no deja de ser un tecnócrata del sistema”.

Según Mesa-Lago, no tiene prueba de que en Cuba exista una lucha por el poder “pero es obvio”, dice, porque en la isla “hay muchas figuras importantes, y Díaz Canel es relativamente nuevo en el panorama político. Ha ascendido muy rápidamente. Y, evidentemente, hay otras personas que aspiran a suceder a Fidel y Raúl”.

También cree que la tarea del Díaz Canel es muy difícil porque “tiene que mantener buenas relaciones con las fuerzas armadas y el partido, ser leal a Raúl y demostrar que es eficiente, lo que le obliga a tomar ciertos riesgos. Y, claro, puede equivocarse. Tiene enemigos que ambicionan el puesto”.
XS
SM
MD
LG