Enlaces de accesibilidad

Denuncias sobre muerte de Payá ponen a prueba la ONU


Rosa María Payá, hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá.

Un artículo del diario estadounidense The Washington Times dice que lo menos que puede hacer Naciones Unidas es investigar lo sucedido a los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero.

El diario The Washington Times destaca este jueves la carta abierta firmada por más de 60 dignatarios y defensores de la democracia de todo el mundo y enviada al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidiendo que se investigue la trágica muerte de los disidentes cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

Según el periódico, eso es lo menos que se puede hacer después de la gira de la hija de Payá, Rosa María Payá, por las capitales europeas denunciando que su padre fue asesinado por el gobierno cubano y las revelaciones corroborándolo hechas por el joven español Ángel Carromero, que conducía el auto en el que murieron los dos opositores.

Ya fuera de Cuba, precisa el Times, Carromero hizo pública la verdad de lo que hasta entonces se había dicho que era un accidente automovilístico y reveló que el choque había sido ocasionado por un vehículo de la seguridad del estado cubana que embistió por detrás el carro en el que ellos viajaban.

A pesar del testimonio del español, de las amenazas que ha recibido y de la pesadilla que vivió en Cuba, el diario dice que “dada la histórica indulgencia con que Naciones Unidas ha tratado al régimen de los Castro, es probable que nunca lleve a cabo una investigación de la muerte de Payá, en sí misma una tragedia”.

El Times cree que “tristemente, lo más probable es que las muertes de Payá y Cepero a manos de la seguridad del estado cubana sea tranquilamente barrida bajo la alfombra”.

El artículo dice que la clave está en que las muertes de los dos disidentes “son amenazas mortales para la actual campaña de propaganda de que bajo Raúl Castro Cuba se está ´reformando´ y que en consecuencia EE.UU. debe normalizar relaciones con el país”.
XS
SM
MD
LG