Enlaces de accesibilidad

El gobierno también tiene prohibido escalar montañas


Entre los muchos imposibles que hay en la isla, el montañismo en los mogotes de Viñales es otro.

Los montañistas dicen que los mogotes de Viñales son una maravilla pero las autoridades de la isla han tipificado el deporte como un delito.

A fines de la década de 1990 los escaladores de montañas encontraron un paraíso en los mogotes del Valle de Viñales, en el extremo occidental de Cuba, y pronto el sitio se convirtió en destino turístico para deportistas de Europa, Canadá y EE-UU., pero todo eso está ahora fuera de la ley, lamenta en un reportaje el diario The New York Times.

En una era en que el gobierno ha estado suprimiendo restricciones, e incluso después de que el papa Benedicto XVI clamó por una “auténtica libertad” en la isla, la regulación del turismo independiente en general y la prohibición de escalar los mogotes amenaza no sólo la prosperidad de Viñales, dice el Times.

Las autoridades han prohibido incluso el uso de un libro sobre el montañismo en Cuba con todas las rutas del valle porque los autores de libro "no viven en la isla", y el diario cita al escalador alemán Jens Franzke, quien viajó infructuosamente con su esposa a Viñales para practicar el deporte durante tres semanas.

“Se siente uno como sucedía en Alemania del Este antes de que fuese derribado el Muro de Berlín”, dijo.

El Times precisa que el montañismo fue desautorizado en 2003, cuatro años después de que la actividad había cobrado auge en el sitio, y la excusa dada entonces fue que era un acto de “peligrosidad”, un vago término –apunta-- para decir que algo es peligroso para el Estado. De hecho es un delito castigado con penas de cárcel.

La prohibición del deporte nunca fue formalmente anunciada ni tampoco puesta en vigor para los turistas, pero para los cubanos las consecuencias pueden ser más severas, señala.

Sea como sea, los montañistas cubanos dependen de los turistas que les donan zapatos, correas y sogas para escalar. No hay equipos de este tipo en la isla e inlcuso si lo hubiese –subraya el diario—su costo sería prohibitivo por los salarios de $15 a $25 que el gobierno paga al mes.

Con todo, el Times destaca que a pesar de las posibles consecuencias, los cubanos se arriesgan y siguen escalando los mogotes. “Evaden a los guardias. Caminan horas hasta llegar a los sectores que estos no patrullan”.

Otro que dijo simplemente llamarse Nagué señaló al reportero que nadie podía hacerse una idea de la cantidad de jóvenes que quisieran escalar los mogotes. “Pero no lo hacen porque le tienen miedo a la policía”, indicó.
XS
SM
MD
LG