Enlaces de accesibilidad

GAESA: las oscuras finanzas que controlan Cuba


El dinero de las remesas va directamente a manos de los militares

Nadie sabe cuál es el destino de sus ganancias millonarias mientras se culpa a las empresas estatales del fracaso económico de la Isla.

¿Quiénes son los verdaderos dueños de Cuba? ¿Quiénes controlan los ingresos del Turismo, ETECSA o las Tiendas Recaudadoras de Divisas? ¿Por qué se mantienen esos datos en secreto? ¿Cuál es el destino del sudor de los trabajadores de la Isla?
Una denuncia publicada recientemente en el diario Granma, órgano del partido comunista, destapó el fenómeno a los medios oficiales por primera vez.

Según el lector R. E del Valle Guadarrama de la provincia de Villa Clara, “los proveedores nacionales que vendían sus productos libremente ahora te dicen que solo les pueden vender al Ministerio del Turismo (MINTUR) y al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR), que no le pueden vender a terceros. ¿De qué viven las demás empresas estatales que también son cubanas y necesitan de los disimiles productos para su gestión?” - cuestionaba este ciudadano que evidentemente no estaba de acuerdo con dichos privilegios.

Para el perióidco Granma, aquello, por supuesto, no fue más que una denuncia sin respuesta. Fue simple constatación de una molestina. Investigar el asunto implicaba ir contra GAESA, el verdadero dueño de la economía cubana. Por sus siglas, Grupo de Administración Empresarial S.A, constituye un entramado de empresas militares que operan en Cuba bajo apariencia civil.

Para aclarar la incógnita martinoticias.com realizó un grupo de llamadas telefónicas a la presidencia de SUCHEL en La Habana, la Empresa de Productos Lácteos de Cienfuegos, Holguín, Las Tunas, entre otras instituciones implicadas, sin obtener respuestas concretas sobre el asunto.

Según el Instituto Español de Comercio Exterior “es el mayor conglomerado empresarial del país y para hacerse una idea de su falta de transparencia baste decir que no publican sus estados financieros”.

La misma fuente indica que solamente CIMEX comprende 73 empresas subsidiarias y 21 empresas asociadas. De estos 94 entes, 61 están radicados en el exterior. La mayoría de estas se dedican a actividades comerciales, turísticas e inmobiliarias. Su división logística abarca una Gerencia de Compras, encargada de la adquisición de la adquisición de todo tipo de bienes y suministros para las empresas del grupo con licencias de importación y exportación.

CIMEX, parte de la Gerencia de Almacenaje y Distribución, cuenta con más de 300 mil metros cuadrados de almacenes por todo el país y una flota capaz de llevar los productos hasta el consumidor. Los militares cubanos son dueños también de la Zona Franca de la Habana y de varios depósitos aduaneros y comercializan el 58 % de los alimentos, el 93% de los cosméticos y el 33% del calzado.

Los dueños de Cuba a la “sombra” controlan las gasolineras, las Cafeterías El Rápido, Photoservice, videocentros, Duty Free, equipos de generación eléctrica, hidraúlicos, aires acondicionados, productos informáticos, bebidas como la Tropi Cola, Najita y Cachito y son los distribuidores nacionales e internacionales de Café Cubita, Ron Varadero, Ron Carribbean Club y Caney, entre otros, sin que nadie controle el verdadero destino de sus ganancias.

“En muchos casos tienen la mercancia disponible sin poder comercializarla”, continúa la denuncia del trabajador cubano. “Para que una organización estatal funcione eficientemente y cumpla sus planes de producción tiene que abastecerse obligatoriamente de los insumos necesarios y por su mal llamada categoría de terceros se les imposibilita adquirirla”. ¿De qué manera puede lograrse productividad de una empresa sin recursos? ¿Cómo puede crecer la economía si el monopolio militar recoge las riquezas del país sin que nada se sepa de su destino?

Cuba, por ejemplo, cerró el 2011 con dos millones 716 mil 317 turistas y sus ingresos fueron a parar a las cuentas de GAESA. También los de Havanautos, Havanatur, las navieras Melfi Marine Corp y la Servinaves Panamá S.A, , así como los del Banco Financiero Internacional, el más importante de los bancos comerciales de Cuba, afirmó el estudio del Instituto Español de Comercio Exterior. Pero el caso más conocido popularmente como empresa militar con apariencia civil es el de TRD Caribe, la reina absoluta del comercio minorista en divisas, aunque casi nadie en las calles de la Isla habla de GAESA que tiene su sede en el edificio de la Marina.

Al frente de esta oscura casta uniformada se encuentra Luis Alberto Rodríguez López -Callejas, casado con Déborah Castro Espín, por tanto, yerno del gobernante Raúl Castro Ruz. Uno de sus ramas más fuertes sean posiblemente las industrias militares que producen desde AKM- 47, granadas de fragamentación de mano, cuchillos de comando, explosivos hasta la reparación y construcción de pequeñas unidades de infantería.

Trasladarse cientos de kilómetros más por un producto o utilizar un intermediario que encarece el precio final de la compra están entre las alternativas de los empresarios estatales cubanos para poder negociar con esta economía privilegiada dentro de la Isla. Sin poder cumplir sus planes de producción por la falta de recursos una cifra de trabajadores cubanos ven afectados sus salarios.

GAESA que emplea aproximadamente el 20 % de los trabajadores de la Isla, limita sus libertades y derechos, según denuncian varios medios independientes. Cubaverdad y Penúltimos dias reportaron como una especie de Ley Mordaza a la resolución 288/2011 que limita a sus empleados la entrada a las instalaciones de memorias flash, telefónos celulares, cámaras fotográficas o de video, laptops o cualquier otro tipo de tecnología capaz de transportar información.

Para lanuevacuba.com el verdadero gobierno de Cuba lo ostenta un grupo castrista de trece militares. De los 15 miembros del Buró Político (BP) elegidos en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, 10 fueron militares. En la actualidad representan las dos terceras partes,9 de un total de 14 integrantes, luego de la muerte de Julio Casas Regueiro. La “creme de la creme” se compone por los generales Raúl Castro, Cintra Frías, Abelardo Colomé, Alvaro Lopez Miera, Ramón Espinosa, José Amado Ricardo, secretario ejecutivo del gobierno (cargo que ejercía Carlos Lage); Carlos Fernández Gondín, viceministro primero del Interior; Joaquín Quintas Solá, viceministro del MINFAR y el coronel Luis Alberto López-Callejas, el encargado de GAESA.

También componen a GAESA, ANTEX SA,empresa clave para la contratación de personal en el extranjero; SERMAR SA, que se ocupa de las reparaciones navales y del negocio de búsqueda de tesoros; Aerogaviota, transporte aéreo para el turismo; ALMEST SA, que construye instalaciones hoteleras y hace servicios de mantenimiento a las casas de los militares, SASA SA,encargada del sector automovilístico con talleres especializados para equipos ligeros y pesados; TECNOTEX, utilizada para introducir tecnología de punta; Geocuba, geodesia y cartografía así como Agrotex, dedicada a la agricultura y la ganadería, desde la cría de animales hasta una fábrica de caramelos pasando por la elaboración de mieles y alimentos en general.

“En realidad yo tengo una gran duda sobre quiénes son los terceros”, escribió el lector del periódico Granma que como la mayoría del pueblo cubano no entiende su torcida economía pues desconoce de GAESA y sus oscuras finanzas.
XS
SM
MD
LG