Enlaces de accesibilidad

Cuba busca imitar a China pero no puede


El mes pasado Raúl Castro estuvo de visita , en busca de “inspiración”, en China y Vietnam.

Un análisis sobre las reformas económicas en la isla sostiene que, a pesar de los cambios, el modelo cubano sigue estando más cerca de arcaicos regímenes como el de Corea del Norte.

Las reformas puestas en marcha en Cuba, uno de los últimos enclaves del comunismo en el mundo, buscan abrirle paso económicamente al país tal y como lo han hecho China y Vietnam, pero a menos que el gobierno de la isla cambie de mentalidad, seguirá estando retrasado décadas, según análisis difundido por la Radio Pública Nacional de EE.UU. en su página digital.

El artículo destaca que muchos negocios sombríos porque fueron nacionalizados en la isla ahora compiten con restaurantes privados y nuevos trabajadores por cuenta propia, incluso, señala, en la propia esquina de 12 y 23 en La Habana, donde Fidel Castro proclamó el carácter socialista de su gobierno y acabó con la propiedad privada.

La publicación expone los cambios económicos adoptados ahora por Raúl Castro mencionando el caso de Yoel González, de 31 años, quien en esa misma esquina vende tenis Puma y Adidas, y señala que su ejemplo pone precisamente de relieve lo que “anda mal” con el actual modelo cubano.

“González –dice-- recibió adiestramiento como programador de computadoras pero dejó su empleo con el gobierno para buscarse la vida vendiendo zapatos”, y recuerda que crear una compañía de software o trabajar como ingeniero de computación privado no está permitido hasta ahora por las autoridades cubanas.

“Las licencias (como cuentapropista) están disponibles para cortadores de piedra, cocheros y payasos de cumpleaños, pero no para arquitectos, científicos o profesionales graduados”, destaca.

El artículo cita al economista de la Universidad de La Habana Julio Díaz Vázquez, para quien “a menos que eso cambie, la mentalidad del Partido Comunista de Cuba seguirá estando retrasada décadas respecto a China y Vietnam”.

Según el economista, “Cuba sigue estando más cerca de Corea del Norte que de China”, un país que a su juicio da muestras de apertura relativa puesto que sus ciudadanos “tienen acceso a Internet” y también pueden “criticar públicamente la corrupción o la contaminación ambiental”.

En opinión de otro entrevistado, Rafael Hernández, editor de la revista cubana Temas, el nuevo modelo cubano aún se está perfilando, aunque “sería tonto para la isla tratar de copiar a China o Vietnam”.

Hernández dijo que estas son sociedades asiáticas con sus propias tradiciones culturales e historia. “De modo que no creo que la política económica sea algo que uno puede desarrollar como una vacuna, no se trata de una prueba de laboratorio que se puede aplicar en cualquier parte”, resaltó.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG