Enlaces de accesibilidad

Pelotero alerta sobre crisis en béisbol cubano


El pitcher Yadel Martí vive desde hace cinco años exiliado en México y el régimen lo considera un traidor.

El pitcher de la isla Yadel Martí, que juega en México para los Leones de Yucatán, hace énfasis en que el béisbol de la isla está pagando las consecuencias de que el gobierno no permita los peloteros jugar en las ligas profesionales de otros países.

El destacado pitcher cubano Yadel Martí, que desde hace cinco años vive exiliado en México, dijo al diario El Universal que el béisbol de la isla está pagando las consecuencias de que el gobierno no les permita a los peloteros jugar en las ligas profesionales de otros países.

Cuba tiene que hacer algo ya

Martí declaró al periódico que el hecho de que el equipo cubano se haya quedado en semifinales del último Clásico sumado a otros resultados adversos, refleja el desgaste de un béisbol que está sufriendo por no competir día a día con lo mejor del mundo.

“Lo que te puedo decir es que Cuba tiene que hacer algo ya---dijo--, porque está perdiendo todas sus estrellas y yo pienso que sería muy bonito que al igual que todos los dominicanos, venezolanos y latinoamericanos en general, nosotros pudiéramos competir en la liga que queramos para después regresar sin ningún problema a nuestro hogar”.

Según el periódico, “en las últimas semanas Cuba ha sido foco de atención del béisbol, gracias al desempeño de Yasiel Puig en los Dodgers de Los Ángeles, Yoenis Céspedes con los Atléticos de Oakland, el regreso de la isla a la Serie del Caribe y la deserción de Odrisamer Despaigne, una de las joyas del pitcheo antillano”.

Martí, que en la actualidad juega con los Leones de Yucatán para los que lanza con registro de seis victorias y cuatro derrotas y una efectividad de 2.44, “no ha regresado a su país y en consecuencia se ha privado de ver a su hija, quien crece a la distancia y a la que sólo mira en fotografías”, apunta el diario.

El Universal destaca que tras haber brillado en el Clásico de 2006 cuando el expelotero de los Industriales no permitió anotaciones en 12 innings y dos tercios, salvó dos juegos, y fue reconocido en Cuba “como uno de los mejores brazos de esa época”, a los 34 años de edad “se siente óptimo para continuar en la lomita”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG