Enlaces de accesibilidad

Custodio de La Habana Vieja estranguló a turista británica


El diario Lancashire Evening Post es uno de los que difunde ahora más detalles sobre el asesinato de Lara Jones.

La joven maestra fue asesinada sin que en su habitación en el antiguo Convento de Santa Clara se hallaran señales de agresión sexual o robo.

Una maestra británica de 26 años que el año pasado fue descubierta sin vida en su habitación de un hostal en La Habana Vieja fue asesinada por un guardia de seguridad del establecimiento, según divulga este martes la prensa en Londres.

Nunca se dijo cómo había muerto la turista, pero las autoridades judiciales británicas dijeron la víspera haber sido informadas de que Lara Jones fue estrangulada por un individuo no identificado que habría sido condenado a 22 años de prisión en Cuba por el crimen.

La joven se fue de vacaciones sola a México en enero de 2012 y luego el 12 de marzo viajó a Cuba entusiasmada porque las guías de turismo aseguraban que la isla “era un paraíso para mujeres viajeras y que tenía la tasa de criminalidad más baja del hemisferio”, dice el diario Daily Mail en su edición digital.

Una pesquisa del crimen arrojó que la maestra, una experimentada turista que había viajado muchas veces a Suramérica a enseñar inglés, fue asesinada sin que en su habitación en el antiguo Convento de Santa Clara se hallaran señales de agresión sexual o robo.

El periódico precisa que Lara reservó tres noches en el hostal, propiedad del Ministerio de Cultura cubano y que cuenta con servicio de guardias de seguridad las 24 horas.

A las 11 de la noche del 14 de marzo, dice, estaba haciendo las maletas para partir de Cuba a la mañana siguiente cuando fue atacada.

Una declaración leída en la audiencia en Preston donde se le dio a conocer a la familia de la joven los resultados de la investigación dice que la cancillería cubana indicó que “el cuerpo fue hallado entre dos camas (…) y que en la habitación no había señales de altercado”.

Luego aclara que el 25 de marzo, “el acusado fue arrestado y admitió haber cometido el crimen. Es improbable que hubiese gritado sin ser escuchada, y la falta de lesiones de haber actuar en defensa propia indica que fue tomada por sorpresa”.

Hace 18 meses, cuando ocurrió el hecho, la policía cubana y la embajada en Londres, así como la cancillería británica no proporcionaron información sobre las circunstancias que rodeaban la muerte de la joven.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG