Enlaces de accesibilidad

Desinformación rusa en América Latina

Cuba, una pieza clave en la propaganda de Rusia contra Ucrania

Miguel Díaz-Canel y Vladímir Putin se estrechan la mano en una ceremonia en Moscú. (Sputnik/Sergey Guneev/Kremlin vía Reuters)
Miguel Díaz-Canel y Vladímir Putin se estrechan la mano en una ceremonia en Moscú. (Sputnik/Sergey Guneev/Kremlin vía Reuters)

La invasión a gran escala de Ucrania por parte de la Federación Rusa el 24 de febrero de 2022 ha cambiado para siempre el orden internacional existente y la seguridad en el mundo. El estallido y desarrollo de la agresión rusa ha alcanzado proporciones sin precedentes en Ucrania, cerca del 17% de su territorio se encuentra actualmente bajo ocupación.

La guerra híbrida y de información ha evolucionado hacia otra fase agresiva y sus consecuencias se dejan sentir en casi todos los rincones del mundo. Los países latinoamericanos, incluida Cuba, aliada de Rusia desde hace mucho tiempo, no son una excepción, donde la influencia de la propaganda rusa ha alcanzado su punto álgido.

Para cualquier ucraniano, no sorprende la decisión de Cuba de apoyar plenamente al Kremlin y negar la invasión sin sentido e injustificada de un Estado independiente y soberano. Tampoco el apoyo de La Habana a la agresión rusa. Este apoyo se basa no sólo en razones geopolíticas, sino también puramente pragmáticas: la deuda financiera de Cuba con Rusia ha crecido significativamente, hasta alrededor de 2.300 millones de dólares, y el plazo de devolución se ha ampliado hasta 2027.

Durante todos estos años, Cuba ha apoyado obedientemente a su aliado principal, votando a favor de Rusia en la cuestión de la integridad territorial de Ucrania. Desde 2013, Cuba ha demostrado su actitud negativa y despectiva hacia Ucrania firmando un acuerdo de asociación estratégica con Rusia. Todos estos años, Ucrania siempre ha tenido un embajador en Cuba, y ha intentado cooperar y desmentir los mitos y la desinformación rusa en la isla de la Libertad.

Sin embargo, no es tan sencillo, ya que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania tuvo que reaccionar decididamente con una protesta contra la declaración de los dirigentes cubanos justificando la agresión rusa en febrero de 2022. Así lo anunció la primera viceministra de Asuntos Exteriores de Ucrania, Emine Dzhaparova: "El Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania en una nota diplomática expresa su enérgica protesta por las declaraciones del gobierno cubano en apoyo de la agresión rusa contra Ucrania y pide a Cuba que haga un llamamiento a Rusia para que detenga inmediatamente esta agresión."

El 6 de octubre de 2022, Miguel Díaz-Canel recibió a Irina Kostyuk, embajadora de Ucrania en Cuba.
El 6 de octubre de 2022, Miguel Díaz-Canel recibió a Irina Kostyuk, embajadora de Ucrania en Cuba.

A pesar de que hubo llamamientos en los medios de comunicación ucranianos para la destitución del embajador ucraniano y la ruptura de relaciones diplomáticas con Cuba en febrero de 2022, el Presidente de Ucrania nombró a Iryna Kostiuk, como Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de Ucrania en la República de Cuba el 4 de mayo de 2022.

El 6 de octubre de 2022, Kostiuk presentó sus credenciales a Miguel Díaz-Canel, quien la felicitó por su nombramiento y expresó su esperanza de cooperación en el futuro. El cubano aseguró entonces que su llegada era un acontecimiento muy esperado para una mayor cooperación bilateral.

Aunque es difícil evaluar el trabajo de una de las seis embajadas ucranianas existentes en América Latina, se puede afirmar que la posición de Cuba sobre Ucrania en el ámbito internacional es extremadamente negativa.

Tras haber estudiado el espacio informativo de Cuba desde febrero de 2022, podemos afirmar con rotundidad que todos los medios de comunicación nacionales están controlados por el Estado. El gobierno cubano considera los medios de comunicación como su zona de influencia personal. Por regla general, esto incluye restricciones a la circulación de reporteros y a la difusión de información electrónica, el bloqueo de la emisión de canales de noticias extranjeros, la ausencia de medios de comunicación independientes, la necesidad de conceder licencias para las actividades periodísticas, el bloqueo de sitios web, la vigilancia por parte de los servicios de seguridad y la prohibición de entrada a corresponsales extranjeros.

Tras la imposición de sanciones, los países latinoamericanos siguen siendo los consumidores más atractivos y adaptables de la propaganda rusa. Por ejemplo, en un país latinoamericano, concretamente Chile, Moscú ha reunido a un grupo de periodistas y líderes de opinión de distintos países de la región para recibir contenidos de Rusia y adaptarlos al mercado latinoamericano. Siempre que es posible, el Kremlin trata de presentar la situación actual de Rusia como una situación que plantea "amenazas a la existencia del Estado", entendemos que esto es propaganda, pero en Cuba se percibe como la verdad.

La calidad de los productos mediáticos en América Latina es más bien baja, mientras que Rusia ofrece contenidos de alta calidad visual y tecnológica, sin reparar en gastos. Por lo tanto, los consumidores de contenidos suelen elegir contenidos de mayor calidad, aunque en su mayoría sean desinformaciones. Por ejemplo, RT y Sputnik tienen una enorme audiencia en redes sociales como Facebook y Twitter, y RT en español cuenta con 18 millones de seguidores en Facebook, según un estudio del centro analítico ucraniano ADASTRA Los medios en español suelen publicar comentarios de funcionarios rusos o de sus aliados sin mencionar a los funcionarios ucranianos. Como resultado, acaban difundiendo una versión que favorece a Rusia.

Embajada Rusa en La Habana / Mario Hechavarría Driggs
Embajada Rusa en La Habana / Mario Hechavarría Driggs

Otro indicador significativo de la difusión de la propaganda rusa son las embajadas rusas en América Latina. Éstas coordinan el refuerzo de los mensajes pro-Kremlin, la difusión de narrativas antiamericanas y el desarrollo de asociaciones entre los medios de comunicación estatales rusos, los medios y emisoras de radio locales y las embajadas de terceros países pro-Moscú en la región.

La maquinaria propagandística gubernamental cubana utiliza la desinformación para promover la narrativa rusa de la guerra en Ucrania. Además de sacar los acontecimientos de contexto, omitir partes relevantes y falsificar información, el aparato de propaganda del gobierno también ha optado por ignorar ciertos acontecimientos que la mayoría de los medios de comunicación mundiales consideran noticias importantes.

Los principales proveedores de contenidos informativos prorrusos en Cuba son RT, Sputnik y RIA-Novosti, y los medios oficiales Prensa Latina, Granma, Trabajadores, Cubadebate, que retransmiten noticias de la televisión rusa. Entre los medios de comunicación independientes e imparciales se encuentra Martí Noticias, organización mediática par de la Voz de América, que da forma a un discurso diferente y a una versión veraz de la guerra de Rusia contra Ucrania. Este medio de comunicación está controlado por la Oficina Cubana de Radiodifusión (OCB), con sede en Miami (Florida).La OCB, que forma parte de la Agencia para los Medios Globales de Estados Unidos, ha unido fuerzas con StopFake.org, una publicación ucraniana de verificación de hechos, para contrarrestar la propaganda rusa en español en Cuba, América Latina y España.

En cuanto a los principales aliados de Rusia, Cuba, Venezuela y Nicaragua siguen siendo los más importantes. También está la cadena de televisión TeleSur, propiedad de los gobiernos de Venezuela y Cuba; que operan coordinadamente para amplificar un único sistema de mensajes y referencias cruzadas. Desde el inicio de la agresión rusa, se han fusionado en tres conglomerados con un único sistema de mensajería e inter-citación.

Tras la invasión rusa de Ucrania, varios políticos cubanos se encargaron de justificar lo sucedido. Así, la narrativa principal fue que EE.UU. y la OTAN fueron los responsables de iniciar la guerra. Los términos "guerra" e "invasión" están ausentes del espacio mediático, y la tradicional "operación militar especial” (cпециальная военная операция SVO por sus siglas en ruso)"; se utilizan palabras incomprensibles e incoherentes como "desnazificación" y "desmilitarización". También abundan las informaciones sobre el descrédito del ejército ucraniano y de las Fuerzas Armadas, como "Rusia garantiza el cumplimiento del alto el fuego a pesar de los bombardeos ucranianos" y "Ucrania amenaza a los civiles". Para un ucraniano, tales falsedades son "basura informativa", ya que Ucrania demuestra la mayor resistencia a las influencias externas de desinformación entre los diez países de Europa Central y Oriental. Así lo demuestra el Índice de Resistencia a la Desinformación, un estudio presentado por Stopfake.org junto con sus socios, que abarca los países de los Cuatro de Visegrado (V4 - Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia) y la Asociación Oriental (Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania).

Me gustaría subrayar que en Cuba la red social Facebook sigue siendo un espacio no controlado por el gobierno. Sin embargo, el gobierno está recurriendo a conocidos periodistas o figuras políticas para llevar a cabo la lucha ideológica y el lavado de cerebro en sus páginas. Por ejemplo, la escritora cubana Sandra Guerra Maceda escribe para el medio digital progubernamental cubano Cubadebate, considerado un elemento estratégico en la batalla mediática local. Su página tiene una gran audiencia de suscriptores, por lo que es un elemento de propaganda ideológica a través de personalidades famosas. De hecho, todos los medios de comunicación en Cuba legitimaron la "operación militar especial" con el pretexto de proteger a la población rusoparlante en Ucrania.

La narrativa prorrusa sobre la invasión se muestra, por ejemplo, en el programa juvenil nocturno Con Filo, conducido por jóvenes periodistas que utilizan el lenguaje y las normas de comunicación dictadas por el gobierno. En Cuba hay medios de comunicación bloqueados por el gobierno, como los medios independientes cubanos como ADN y CiberCuba o CADAL de Argentina.

Desgraciadamente, la desinformación rusa está muy arraigada en Cuba y, tras la invasión a gran escala, se han difundido aún más falsedades y propaganda en la isla.

Para Ucrania es muy difícil contrarrestar un sistema así, aunque sea porque requiere enormes fondos y recursos. Por eso el embajador ucraniano es el centro de todos los trabajos para contrarrestar la desinformación. Ucrania no cuenta con medios de comunicación propios ni representación informativa y cultural en Cuba, y hace un uso insuficiente de la diplomacia blanda. La comunidad ucraniana en Cuba es pequeña y no pertenece a una diáspora activa. Por lo tanto, los ucranianos en Cuba no pueden considerarse una diáspora autosuficiente ni una comunidad organizada, y su influencia es mínima.

Raúl Castro en conversaciones con el ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigu.
Raúl Castro en conversaciones con el ministro de Defensa de Rusia, Serguei Shoigu.

La insuficiente presencia de Ucrania en los medios de comunicación después de 2014 en la mayoría de los países latinoamericanos ha limitado el apoyo no solo de los círculos gubernamentales, sino también de la diáspora ucraniana. Las posiciones de los principales Estados de la región se limitaron a constatar los hechos, abstenerse de votar en la Asamblea General de la ONU, no querer entrar en más detalles y convertir la guerra ruso-ucraniana en un asunto puramente interno.

Es interesante que La Habana adopte oficialmente una posición neutral sobre la guerra de Rusia contra Ucrania, pero todos los medios oficiales de la isla presentan a Estados Unidos como el principal responsable y a Ucrania como un régimen "nazi", acusándola de matar a sus ciudadanos. Al mismo tiempo, presentan a Rusia como una víctima obligada a lanzar una "operación militar especial" para defenderse.

Granma, órgano oficial del partido comunista en la isla, también es muy cuidadoso a la hora de utilizar el término "invasión".

El diario oficial publica todos los días en su versión digital una serie de breves reportajes sobre la guerra, pero la palabra "invasión" no se menciona.

Cabe señalar que Cuba, junto con Venezuela y Nicaragua, fue de los primeros en reconocer a la RPD y la RPL como repúblicas independientes; que son territorios ocupados según la legislación ucraniana y el derecho internacional. Lo mismo ocurre con Crimea, que Cuba considera rusa desde 2014, y el hecho más lamentable fue el reconocimiento de las regiones de Jerson y Zaporiyia como parte de la Federación Rusa el 24 de febrero de 2023. Además, Cuba ha enviado en repetidas ocasiones a sus representantes a los territorios ocupados de la Federación Rusa para participar en los llamados pseudo -referendos.

Un importante operador del componente informativo de la política exterior rusa es la Agencia Federal para los Asuntos de Colaboración con la Comunidad de Estados Independientes, Compatriotas en el Extranjero y Cooperación Humanitaria Internacional (Rossotrúdnichestvo, abreviatura del nombre en ruso), controlada por el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. Esa agencia es el principal órgano estatal que fragua el poder blando y la influencia híbrida del Kremlin, financiando diversos proyectos de diplomacia pública y propaganda, difundiendo las narrativas del Kremlin por todo el mundo. Centros rusos de ciencia y cultura, casas rusas y centros de información y cultura operan en casi 80 países, y Cuba no es una excepción.

Una narrativa rusa popular en Cuba es la del chantaje nuclear. La amenaza de un incidente nuclear en la central nuclear de Zaporiyia sigue siendo un componente importante de la estrategia informativa rusa en el contexto de la guerra con Ucrania. Unas semanas antes de la invasión de Ucrania, oficiales rusos de alto rango admitieron la posibilidad de desplegar contingentes militares en Venezuela y Cuba si la OTAN no calmaba sus "preocupaciones de seguridad" sobre el estatus de Ucrania.

A inicios del 2024, los medios de comunicación rusos abogaron por la instalación de misiles rusos en la isla. Por ejemplo, el diputado ruso Alexei Zhuravlev, vicepresidente primero del Comité de Defensa de la Duma Estatal, miembro del bloque parlamentario del Partido Liberal Democrático de Rusia (PLDR), afirmó que, en caso de un posible despliegue de armas nucleares estadounidenses en el Reino Unido, la respuesta rusa debería ser desplegar submarinos y armas nucleares en Cuba, Venezuela o Nicaragua. Cabe recordar que el 2 de noviembre de 2023, Vladimir Putin firmó una ley sobre la retirada de Rusia del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares. El tratado prohibía las pruebas de armas nucleares en la atmósfera, el espacio exterior y bajo el agua, conocido como Tratado de Moscú, y fue firmado en agosto de 1963.

Al apoyar a Ucrania, Estados Unidos entiende que la alianza cubano-rusa sigue amenazada por la inestabilidad cerca de la frontera estadounidense. El gobierno cubano responde a cada paquete de ayuda a Ucrania aumentando su cooperación y dependencia de Rusia. La economía en Cuba sigue siendo calamitosa, y la condición de los derechos humanos, extremadamente atroz.

El régimen cubano no sólo permite a las empresas rusas utilizar sus terrenos en la isla, sino que ambos países cooperan ahora para limitar los efectos de las sanciones internacionales mediante la creación de un mercado estatal.

Las relaciones cubano-rusas se han intensificado especialmente en la cooperación militar, y es clara la consciencia ucraniana sobre el peligro que supone la alianza cubano-rusa.

Una investigación publicada en 2023, en el sitio argumentua.com apunta a un intento por parte del Kremlin de reactivar el centro de espionaje soviético conocido como la Base de Lourdes, cuyo cierre fue ordenado por Putin desde 2001.

El estudio revela que bajo la apariencia de diplomáticos y personal de apoyo en la Embajada de Rusia en La Habana estarían activos agentes del servicio de inteligencia de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, conocido por el acrónimo GRU. Estos militares, graduados de universidades rusas en especialidades de Cohetería, Informática y Matemáticas Exactas, fueron trasladados en secreto a la isla, indica la investigación.

Moscú y La Habana niegan rotundamente la información sobre la reanudación de centro de espionaje.

Presidente ruso Vladimir Putin con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 22 de noviembre de 2022.
Presidente ruso Vladimir Putin con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 22 de noviembre de 2022.

En noviembre de 2022, Díaz-Canel se reunió con Putin. La agenda de la visita se mantuvo en secreto, pero los medios pro-Kremlin insinuaron que, como es habitual, se pidieron fondos a Putin y, a cambio, se ofreció aumentar la presencia militar rusa en la isla.

Por lo tanto, otra narrativa importante promovida por la Federación Rusa en Cuba, en particular, es que Rusia no está sola y tiene "aliados" y "personas afines" que la apoyan en su agresión contra Ucrania. Esto fue especialmente evidente cuando los medios de comunicación filtraron información de que Rusia, a través de Cuba, estaba tratando de influir en las decisiones de algunos países latinoamericanos para que no apoyaran determinadas resoluciones sobre Ucrania. Así, la narrativa popular es que ésta "no es su guerra", y el apoyo latinoamericano a armas estadounidenses adicionales para Ucrania es inaceptable para los gobiernos latinoamericanos.

A Rusia le conviene difundir la narrativa de que "ésta no es su guerra". Es decir, que ésta no es la guerra de Cuba o de América Latina, mientras continúa impulsando los logros pasados de la Unión Soviética. La narrativa rusa, que también se dirige contra Estados Unidos, se presenta en la prensa como si Estados Unidos y Europa estuvieran utilizando los recursos de la región apelando al pasado colonial. En 2022-2023, grano y trigo ucranianos robados fueron entregados a La Habana como parte de la ayuda humanitaria, aunque el gobierno ucraniano pidió a Cuba que los rechazara. Se han traído alimentos, piezas de repuesto para aviones obsoletos, coches y camiones viejos, y especialistas rusos están reparando tanques, vehículos de combate de infantería y embarcaciones navales. Paradójicamente, la restauración de la cúpula del edificio del Parlamento corrió a cargo de Rusia. Especialmente sorprendente fue la entrega a Cuba de 20.000 reglas de oficial, necesarias para marcar en mapas topográficos la localización de tropas enemigas, aeródromos y depósitos militares. Aunque en los ejércitos modernos las reglas hace tiempo que fueron sustituidas por tabletas digitales.

En un momento en que los ucranianos luchan por su derecho a existir, la cooperación militar entre Cuba y Rusia se ha profundizado hasta el punto de que los cubanos han empezado a alistarse en el ejército ruso, y se ha visto a soldados cubanos entrenándose en Bielorrusia. En mayo de 2023, el agregado militar cubano visitó Bielorrusia, donde el principal punto de la agenda fue "el entrenamiento de los militares cubanos". Unas semanas más tarde, el ministro de Defensa cubano visitó Moscú para discutir una serie de proyectos militares y técnicos.

Una publicación en Cubanet indicaba que el científico ruso Vladimir Shkunov estaba implicado en el reclutamiento de cubanos. Se trata de un destacado investigador de la rama del Volga del Instituto de Historia Rusa de la Academia de Ciencias de Rusia y miembro del Consejo de Expertos dependiente del Gobierno ruso. Desde 2021, dirige el grupo de Facebook Rusia para cubanos. Desde abril de 2019, Shkunov trabaja como representante principal de la rama regional de Ulyanovsk de la Sociedad Rusa de Amistad con Cuba, afiliada al Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y a la Embajada de Cuba en Moscú. Shkunov mantiene contactos regulares con la embajada cubana, de los que habla en las redes sociales.

¿Cómo debemos reaccionar los ucranianos ante cosas tan horribles? Por supuesto, debe haber una reacción del embajador. El caso parece haber recibido cobertura mediática, pero no ha habido una condena oficial por parte de Ucrania.

Cubanos posan como soldados del 137 Regimiento de paracaidistas, ubicado en la ciudad de Riazán. Foto Cortesía Alain Paparazzi Cubano
Cubanos posan como soldados del 137 Regimiento de paracaidistas, ubicado en la ciudad de Riazán. Foto Cortesía Alain Paparazzi Cubano

Oficialmente, Cuba declaró que "el país tiene una firme y clara posición histórica contra el mercenarismo y desempeña un activo papel en la ONU en el rechazo a la mencionada práctica, siendo autora de varias iniciativas aprobadas en esta organización". La respuesta de Cuba fue obvia, afirmando que no está involucrada en la guerra ruso-ucraniana y que la prensa internacional distorsiona la información para crear una imagen negativa del país.

Para Ucrania, estas declaraciones son ambiguas, ya que los cubanos están luchando en las filas del ejército ruso contra los ucranianos, lo que significa que están matando ucranianos por dinero.

Está claro que los cubanos se alistan en el ejército ruso debido a la terrible situación económica de su país. En busca de una vida mejor, firman documentos para obtener empleo o la ciudadanía rusa y acaban luchando en Ucrania.

Para Rusia, esta práctica es la norma, especialmente en los países africanos y asiáticos, y muchos extranjeros han sido asesinados en suelo ucraniano por las Fuerzas Armadas de Ucrania. Ya hay información en la prensa ucraniana de que se han visto cubanos en la zona de Kupiansk y entre las temporalmente ocupadas Bajmut y Horlivka.

Al mismo tiempo, los cubanos no fueron formados en unidades separadas, sino que fueron "dispersados" entre las ya existentes y enviados a luchar en el frente. Nadie ha verificado la información oficial sobre las pérdidas de cubanos en la guerra, y no se sabe con certeza cuántos de ellos murieron a manos de soldados ucranianos.

La Catedral Ortodoxa Nuestra Señora de Kazán en La Habana. AP Photo/Ramon Espinosa
La Catedral Ortodoxa Nuestra Señora de Kazán en La Habana. AP Photo/Ramon Espinosa

Un hecho interesante de la difusión de la propaganda rusa en Cuba es que la Iglesia Ortodoxa Rusa tiene un representante en Cuba. La encabeza el rector de la Iglesia del Icono de Kazán de la Santísima Madre de Dios en La Habana, Maurice (Sava) Gagloev, que anteriormente trabajó en el Departamento de Relaciones Exteriores Eclesiásticas y luego en la secretaría personal del Patriarca Cirilo.

El padre Maurice estudió en la Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Facultad de Relaciones Internacionales, y realizó prácticas en el Instituto Bose del Consejo Mundial de Iglesias en Suiza.

En Cuba, según expone la investigación de Argumentua, este sacerdote se dedica a la propaganda del "mundo ruso", y en el edificio de la iglesia no sólo se celebran oficios, sino que también se proyectan películas militares soviéticas con subtítulos en español. Anteriormente, los hermanos Castro recibieron órdenes de la Iglesia Ortodoxa Rusa. La iglesia rusa de La Habana simboliza los estrechos lazos entre países separados por casi la mitad del globo.

Conclusiones

Frente a las duras sanciones de Estados Unidos, Cuba sobrevive gracias a los suministros de petróleo y alimentos, los constantes préstamos financieros, las subvenciones y los créditos de Rusia.

La propaganda rusa explota con gran habilidad y profesionalidad el tema del sentimiento antiamericano entre la población cubana.

El tema de la guerra de Rusia contra Ucrania no es una excepción, con la construcción de instalaciones de espionaje y el despliegue de armas y misiles.

Hay una feroz guerra de información en Cuba, donde los medios estatales rusos intentan promover narrativas sobre la guerra en Ucrania, y en respuesta, los ucranianos están creando sitios web para comprobar los hechos y refutar estas historias. Por ejemplo, StopFake.org forma parte de la Red Internacional de Comprobación de Hechos (IFCN) y verifica información para la plataforma Meta (Facebook) como tercer socio, desde el 24 de febrero de 2023. Desde entonces, publica en español materiales que cuestionan lo que denomina propaganda falsa rusa publicada por medios cubanos o de otros países latinoamericanos.

El 1 de mayo de 2023 se crearon contenidos informativos en español en la web Militarnii, donde el equipo del portal lanzó una versión en español en sus cuentas de redes sociales Twitter y Telegram. También se lanzó una versión completa en español de agregados noticias en MIL.IN.UA. Los lectores hispanohablantes recibirán no sólo información sobre la guerra en Ucrania, sino también noticias mundiales sobre defensa. "Militarnii" es un medio de comunicación que sigue la actualidad militar en todo el mundo, y cuenta con la ayuda de los ucranianos en los países de habla hispana. En abril de 2023, unos 9.000 usuarios hispanohablantes visitaron Militarnii. El Ministerio de Asuntos Exteriores lanzó la web oficial de Ucrania en español.

Se creó el proyecto "Apoyo a la comunicación y promoción de la posición de Ucrania en América Latina", ejecutado por la ONG "Ucrania Resiliente". Desde febrero de 2023, el equipo ha estado construyendo una red de apoyo pro-ucraniana y llevando a cabo una comunicación sistemática en el ámbito mediático de cinco países clave de la región: Argentina, Brasil, Colombia, Chile y México.

Desde entonces, se han creado más de 30 artículos en medios de comunicación y se han lanzado dos páginas de Facebook en español y portugués, así como una página de Instagram en español.

Algunas iniciativas informativas ucranianas ya están informando al mundo hispanohablante sobre Ucrania. Por ejemplo, UATV Español, que presenta noticias, contenidos de medios de comunicación ucranianos e información sobre la cultura ucraniana, y recientemente, destacados intelectuales, artistas y periodistas de América Latina lanzaron una campaña en las redes sociales en apoyo a Ucrania bajo el hashtag #AguantaUcrania.

La invitación a Ucrania de un grupo de conocidos periodistas y líderes de varias ONG latinoamericanas desempeña un papel positivo a la hora de contrarrestar la desinformación. Un paso positivo notable y sin precedentes es la creación del proyecto Conectando Continentes, a través del cual el Laboratorio de Periodismo de Interés Público invita a periodistas de América Latina, África y Asia para que hablen a sus lectores sobre Ucrania.

En otras palabras, la llegada de periodistas latinoamericanos a Ucrania fue un acontecimiento notable del que informaron activamente los medios de comunicación locales, regionales y mundiales. Además, se establecieron contactos relevantes que contribuirán al desarrollo de importantes proyectos de cooperación bilateral. A modo de ejemplo, Denise Dresser, periodista de México, ya se ha convertido en una de las primeras representantes latinoamericanas en unirse a la iniciativa presidencial United24.

Para contrarrestar la desinformación rusa, Ucrania necesita una visión a largo plazo de cómo pueden desarrollarse los contactos con los países hispanohablantes. Es necesario identificar con qué países es beneficioso trabajar y cuáles aún no presentan ese potencial, adaptando las estrategias informativas correspondientes En nuestra opinión, la situación con Cuba incluso se ha deteriorado en los últimos años, debido a su fuerte dependencia de Moscú, lo que hace poco realista esperar un cambio a corto plazo.

Vea todas las noticias de hoy

Informe Especial sobre votación de Cuba, Venezuela y Nicaragua entre 2014 - 2023 (Parte I)

La agresión rusa contra Ucrania ha dividido al mundo en dos bandos. Por supuesto, hay países que consideran que este conflicto no es suyo y que no deben intervenir en él, y que tampoco deben elegir una orientación hacia Estados Unidos o Rusia.

Sin embargo, precisamente estos estados, a pesar de su propia voluntad, se convierten en campos de batalla por las mentes y los corazones. Entre ellos se encuentran los países de América Latina y el Caribe. Estas son regiones donde Rusia ha estado tratando de fortalecer su influencia en los últimos veinte años y mantiene sólidos lazos con 33 países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), por ejemplo, en el marco del Mecanismo Permanente de Diálogo Político y Cooperación, firmado en 2015. Al declarar el objetivo común de construir un mundo multipolar, Rusia ha obtenido la oportunidad de consolidarse y aumentar su peso e influencia global fuera de su esfera de influencia.

Al fortalecer su presencia informativa en los países de la CELAC, Rusia proporcionó apoyo estatal para promover sus agencias, como SPUTNIK y la agencia de video RUPTLY, que tienen contenido en español y están presentes de manera independiente en el espacio informativo y las redes de telecomunicaciones regionales. Gracias a los acuerdos alcanzados en el verano de 2014, RT fue incluido en la red de transmisiones de televisión las 24 horas en Argentina con la asignación de un "botón" separado. Para la primavera de 2015, cubría el 80% del territorio argentino con su programación, y el canal también podía ser captado en países vecinos como Paraguay, Uruguay y Brasil.

Los planes de Rusia también incluían el acceso a las ondas de radio, intercambio de contenido de televisión, y el aumento de la capacitación de jóvenes periodistas, entre otros. Ante los intentos de restringir los derechos de RT, Rusia recurría inmediatamente al chantaje. En el espacio informativo regional, se siente la dominación rusa del contenido y la perspectiva sobre los acontecimientos internacionales, que además son retransmitidos por una serie de agencias regionales e internacionales, como Telesur (con sede en Caracas, transmite a toda la región de América del Sur y el Caribe), Prensa Latina (Cuba), HispanTV, financiada por Rusia e Irán. En estas condiciones, a Ucrania le resultaba extremadamente difícil transmitir la verdad sobre la situación.

Los instrumentos de "soft power" de Rusia en la región también incluyen numerosas organizaciones que agrupan a personas de la antigua URSS, rusos étnicos, y locales que han recibido educación superior en la Unión Soviética. Entre ellos se encuentran, por ejemplo, las filiales regionales del Consejo Mundial de Compatriotas Rusos que viven en el extranjero (en Argentina, Brasil, Bolivia, Venezuela, Costa Rica, Colombia, Cuba, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Uruguay, Chile, Ecuador), bajo el auspicio de "Rossotrudnichestvo" - "Casas Rusas" en Argentina, Brasil, Venezuela, Cuba, México, Nicaragua, Perú, Chile. La Fundación "Mundo Ruso" patrocina la apertura y el funcionamiento de "Centros Rusos" en instituciones de educación superior, centros rusos de ciencia y cultura, que operan en Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador, Cuba, Costa Rica, México, Nicaragua, Perú, Chile. Las tareas de estas organizaciones incluyen la realización de trabajo cultural y educativo de masas y propaganda ideológica.

El conflicto entre Rusia y Ucrania encontró su reflejo jurídico internacional en la adopción por parte de la Asamblea General de la ONU de numerosas resoluciones, como la 71/205 (19.12.2016), 72/190 (19.12.2017), 73/263 (22.12.2018), 74/168 (18.12.2019), 75/192 (16.12.2020), 76/179 (16.12.2021) y 77/229 (15.12.2022) "Situación de los derechos humanos en la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol, Ucrania"; 73/194 (17.12.2018), 74/17 (09.12.2019), 75/29 (07.12.2020), 76/70 (09.12.2021) "Problema de la militarización de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol, Ucrania, así como de partes del Mar Negro y del Mar de Azov". Si bien son de carácter recomendatorio, representan un paso importante en el reconocimiento por parte de la comunidad internacional de la agresión y la necesidad de responsabilizar a Rusia.

Entre las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, destacamos las siguientes como las más importantes:

  • 68/262 (27.03.2014) "Integridad territorial de Ucrania". Confirmó la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y no reconoció el "referéndum" llevado a cabo por Rusia en Crimea. 100 países del mundo votaron a favor, 58 se abstuvieron, y 11 países votaron en contra. Además de Rusia, países como Armenia, Bielorrusia, Corea del Norte, Sudán, Siria y Zimbabue votaron en contra de la resolución. Las posiciones de los países de la CELAC se dividieron: 13 países votaron a favor de Ucrania (principalmente países del Caribe y América Central, México, así como Perú y Chile). Cuatro países de la región que tenían regímenes populistas de izquierda que estaban en conflicto con los EE. UU. y que mostraban solidaridad con la Federación Rusa en la arena internacional (Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia) no apoyaron esta resolución. Durante la votación, 14 países se abstuvieron, incluyendo a las principales naciones de América del Sur, Argentina y Brasil, donde reside una gran diáspora ucraniana que tiene sentimientos anti-rusos bien fundamentados (los ancestros de parte de los diáspora se salvaron en su momento de persecuciones políticas o presiones económicas por parte del gobierno soviético). Sin embargo, México se abstuvo durante las votaciones sobre las "resoluciones de Crimea".
  • ES-11/1 (2.03.2022) "Agresión contra Ucrania". Justo después de la invasión a gran escala de Rusia, la ONU llamó a poner fin a la agresión contra Ucrania y a retirar las fuerzas militares. La resolución fue apoyada por 143 países.
  • (24.03.2022) "Consecuencias humanitarias de la agresión contra Ucrania"
  • (7.04.2022)"Suspensión de los derechos de membresía de la Federación Rusa en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU"
  • ES-11/4 (12.10.2022) "Integridad territorial de Ucrania: protección de los principios de la Carta de la ONU". Condenó los "referéndums" rusos en los territorios ocupados de Ucrania y nuevamente llamó a Rusia a retirar sus fuerzas militares. 143 países votaron a favor, 35 se abstuvieron y 5 votaron en contra, incluyendo a Nicaragua.
  • ES-11/5 (14.11.2022) "Promoción de compensación y reparaciones por la agresión contra Ucrania". Confirmó que Rusia debe rendir cuentas por violar el derecho internacional, así como compensar a Ucrania por los daños causados por la invasión; también se mencionó la necesidad de establecer un mecanismo internacional para la compensación de daños.
  • ES-11/6 (23.02.2023) "Principios de la Carta de la ONU como base para una paz integral, justa y duradera en Ucrania". Respalda la fórmula de paz ucraniana. 141 países votaron a favor de la resolución, 7 votaron en contra (Rusia, Bielorrusia, Corea del Norte, Eritrea, Malí, Siria y Nicaragua).

Es importante señalar que de los países que durante los años 2022-2023 propusieron sus "iniciativas de paz" con respecto a Ucrania, solo Italia y México votaron a favor de todas las resoluciones pro-ucranianas. China, que propuso un "plan de paz" de 12 puntos, se ha abstenido sistemáticamente en las votaciones de la Asamblea General. Brasil, cuyo presidente Lula da Silva propuso que Ucrania renunciara a Crimea, se abstuvo en la votación de la ONU sobre Crimea en 2014. Sin embargo, durante la guerra a gran escala, Brasil apoyó las resoluciones pro-ucranianas, excepto la relacionada con reparaciones.

En general, a pesar de los esfuerzos por parte de Ucrania, las posiciones de los países de la región son más bien cautelosas, como lo demuestran claramente los resultados de las votaciones sobre las "resoluciones ucranianas" en la ONU durante los años 2014-2019.

Por ejemplo, mientras que en 2014, 13 países votaron a favor de la resolución sobre la integridad territorial de Ucrania, solo 6 países apoyaron la resolución sobre la "Situación de los derechos humanos en Crimea y Sebastopol (Ucrania)" en 2016, 8 en 2017, 6 en 2018 y 7 en 2019. La resolución sobre la "Problema de la militarización de Crimea y Sebastopol y partes del Mar Negro y del Mar de Azov" (2018) solo recibió apoyo de 6 países (4 tradicionalmente votaron en contra y 17 se abstuvieron), y en 2019 fue apoyada por 9 países (3 votaron en contra y 16 se abstuvieron). Mientras que la resolución propuesta por la Federación de Rusia sobre "lucha contra la glorificación del nazismo", que refleja sus "insinuaciones ideológicas" sobre las realidades políticas de Ucrania, fue respaldada por casi todos los países de CELAC, excepto Granada y Dominica, cuyos representantes estaban ausentes.

Parcialmente, esto puede explicarse por el cambio en las élites políticas. En 2018, México eligió a un representante de fuerzas de izquierda, Andrés Manuel López Obrador. Pero también hay ejemplos opuestos: después del cambio de gobierno en Bolivia en otoño de 2019, la posición del país en la arena internacional cambió, se alejó de seguir el rumbo de la política exterior de Rusia, y como resultado, se "abstuvo" o "no votó" en las dos últimas resoluciones de la ONU sobre la "cuestión ucraniana".

Parcialmente, la situación desfavorable para Ucrania puede explicarse por el hecho de que al comienzo de la agresión rusa, faltaban materiales analíticos de calidad sobre los eventos en Ucrania en todos los medios de comunicación latinoamericanos. Según una encuesta publicada a fines de marzo de 2014 en el periódico mexicano Excelsior, solo el 28% de los encuestados sabían de la existencia de Crimea. Para el público en general, la anexión de Crimea fue más bien un reflejo de la confrontación en el campo de los aliados occidentales, al que se incluía a Rusia, que una violación consciente de las normas del derecho internacional y un aumento de la conflictividad de la era de la "guerra fría".

De izquierda a derecha: Mandatarios de Argentina Alberto Fernández; ministro de Exteriores de Argentina Santiago Cafiero; de Barbados Mia Mottley; Chile, Gabriel Boric; de Cuba, Miguel Díaz-Canel, de Haití, Ariel Henry, (CELAC-CUMBRE 2023)
De izquierda a derecha: Mandatarios de Argentina Alberto Fernández; ministro de Exteriores de Argentina Santiago Cafiero; de Barbados Mia Mottley; Chile, Gabriel Boric; de Cuba, Miguel Díaz-Canel, de Haití, Ariel Henry, (CELAC-CUMBRE 2023)

Además, se debe tener en cuenta que la actitud hacia la ONU entre las élites políticas de los países de la región es ambivalente. Los países de CELAC no ven a la ONU como una herramienta efectiva para preservar la paz y prevenir conflictos, sino que utilizan la "plataforma de la ONU" principalmente como una oportunidad para reunirse con líderes de países extrarregionales sin la necesidad de abandonar el hemisferio occidental.

Actualmente, solo para los líderes de los países del Alba (Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia), la ONU todavía tiene importancia como una herramienta para evitar la presión de los vecinos que acusan a estos regímenes de ilegitimidad, violaciones de los derechos humanos, etc. Para ellos, siempre hay una oportunidad, respaldada por el Estatuto de la ONU y el apoyo de Rusia, para hacer hincapié en la importancia de los principios básicos de la organización: respeto a la integridad territorial y no intervención en los asuntos internos de los países. Al mismo tiempo, entre las élites políticas de CELAC durante mucho tiempo han sonado llamados a reformar la ONU para garantizar una representación más justa en esta organización. Tales intenciones fueron expresadas por Brasil, Argentina, México. La idea de reformar la ONU está cerca de Ucrania, en particular debido a la necesidad de superar el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Dado lo anterior, Ucrania no debería confiar especialmente en CELAC en el marco de la actividad de la ONU. Aunque durante estos años se ha formado un "grupo de amigos de Ucrania" en la organización, compuesto por países que votan a favor de nuestras resoluciones, entre ellos están presentes países de América Central.

Después de la invasión a gran escala en Ucrania, para Moscú fue inesperado que muchos países de la región se pronunciaran en contra. Por ejemplo, Guatemala, Chile, Honduras expresaron un apoyo inequívoco a Ucrania, respaldaron las resoluciones pro-ucranianas en la ONU, e incluso Guatemala retiró a su embajador de Rusia. En julio, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, se convirtió en el primer líder latinoamericano en hacer un viaje a Kyiv después del inicio de la invasión a gran escala.

Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala (D) junto a autoridades de la región de Kyiv, Ucrania
Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala (D) junto a autoridades de la región de Kyiv, Ucrania

La mayoría de los países de la región siguen una política más moderada, sin embargo, su posición coincide parcialmente con la occidental.

El director de programas de la organización International Conflict Group en CELAC, Ivan Briscoe, considera que esta posición consiste en condenar inequívocamente la agresión no provocada, la violación del derecho internacional y la soberanía territorial, y todas estas cuestiones son clave para la diplomacia latinoamericana en los últimos 200 años, gracias a lo cual el continente ha logrado evitar conflictos armados entre países.

Según él, incluso los diplomáticos cubanos en conversaciones personales condenan la invasión rusa de Ucrania, por lo que no votan en contra de estas resoluciones de la ONU. Esta perspectiva también es compartida por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, cuando llama a la principal característica de la diplomacia latinoamericana su firme adhesión al derecho internacional, "porque no se sabe quién de nosotros necesitará proteger el Estatuto de la ONU mañana".

La propaganda rusa en la prensa oficial y la política exterior de Cuba

La propaganda rusa en la prensa oficial y la política exterior de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:44 0:00

La profesora Kateryna Vakarchuk de la Universidad Nacional de Odesa explica cómo la maquinaria propagandística gubernamental cubana utiliza la desinformación para promover la narrativa rusa de la guerra en Ucrania.

¿Qué papel juega Cuba en el mecanismo de propaganda rusa? (I)

¿Qué papel juega Cuba en el mecanismo de propaganda rusa? (I)
please wait

No media source currently available

0:00 0:05:31 0:00

La profesora Kateryna Vakarchuk de la Universidad Nacional de Odesa explica cómo la maquinaria propagandística gubernamental cubana utiliza la desinformación para promover la narrativa rusa de la guerra en Ucrania.

La guerra ruso-ucraniana en la percepción de América Latina

Los miembros de las Naciones Unidas votan una resolución relativa a Ucrania durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el 2 de marzo de 2022. (Foto AP/Seth Wenig).
Los miembros de las Naciones Unidas votan una resolución relativa a Ucrania durante una reunión de emergencia de la Asamblea General, el 2 de marzo de 2022. (Foto AP/Seth Wenig).
NOTA DEL EDITOR. Este artículo fue publicado en octubre de 2022 en la revista digital Borysfen Intel, perteneciente al Centro Analítico Independiente de Estudios Geopolíticos “BORYSFEN INTEL”. Las referencias de este texto corresponden únicamente a hechos acontecidos hasta el momento de su publicación.


Los bombardeos de cohetes y artillería y la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia el 24 de febrero del 2022 transformaron el sistema de seguridad internacional. Todos los logros y desarrollos en la normalización de las relaciones y el establecimiento de una cooperación más estrecha entre Ucrania y los países de América Latina son ahora cuestionables. El resultado demuestra una vez más la prudencia con la que Ucrania debe trabajar en las áreas de política exterior. Los mismos países de América Latina permanecieron durante mucho tiempo fuera de la atención de nuestros constructores del Estado.

Ahora, debemos darnos cuenta, finalmente, de que después de nuestra victoria, es hora de repensar, revaluar y actualizar la política exterior de Ucrania. Al mismo tiempo, es imperativo tener en cuenta las realidades políticas y económicas mundiales, estar preparados contra la agresión de la Federación Rusa y construir activamente la Ucrania de la posguerra.

Con la elección del rumbo occidental, debemos recordar que, además del interés político en la adhesión a la Unión Europea, se impone velar por los intereses económicos, incluidos los relacionados con la región de América Latina y el Caribe, y desarrollar una nueva estrategia de política exterior después de la guerra que tenga en cuenta el potencial humano, geopolítico y de recursos de Latinoamérica.

Una de las preguntas más apremiantes es si es posible esperar el apoyo internacional de América Latina para Ucrania durante la brutal agresión rusa. ¿Han estado de parte de Ucrania cuando se trata de defender su integridad territorial, detener las hostilidades en su territorio o prestarle asistencia en el suministro de armas y ayuda humanitaria? Acordemos también en que, durante las batallas activas y constantes con los atacantes rusos por la ocupación del 25 por ciento del territorio ucraniano, por la introducción de la ley marcial, es muy importante que nuestro Estado cuente con apoyo en el espacio de la información internacional.

Por lo tanto, a pesar de la lejanía geográfica de Ucrania con los países latinoamericanos, es conveniente utilizar todas las influencias y apoyos: manifestaciones, mítines, recaudación de fondos, suministro de armas, cooperación con las diásporas, etc.

En relación al apoyo a Ucrania, hay que tener en cuenta que después del 24 de febrero, los países latinoamericanos percibieron y reaccionaron de manera diferente a la invasión rusa, en posturas que pueden dividirse en tres grupos: los que respaldaron a Ucrania, los que se pusieron del lado de Rusia y los que mantuvieron un estatus neutral.

A partir de 2022, Ucrania ha establecido relaciones diplomáticas con 17 países de la región de América Latina y el Caribe: Embajadas en Argentina, Brasil, México, Perú, Cuba y Chile; Misiones Diplomáticas en 11 países: Uruguay, El Salvador, Ecuador, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Colombia, República Dominicana, Honduras, Guatemala y Belice; y el Tercer Departamento Territorial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania proporciona formación, coordinación, apoyo político, diplomático, informativo y analítico para la implementación de la política de Ucrania hacia los países de América del Norte, Central, del Sur y el Caribe.

La historia de votaciones en las Naciones Unidas sobre cuestiones relacionadas al conflicto es reveladora: Argentina, Brasil, México y Perú se encuentran entre los países sudamericanos que se han "abstenido" constantemente de votar por las resoluciones ucranianas desde 2016. El establecimiento de relaciones diplomáticas con Estados de la región a veces no tiene un efecto positivo en los resultados de la votación de las resoluciones "ucranianas" en la ONU.

En 2019, Ucrania estableció relaciones diplomáticas con la Mancomunidad de Dominica, Granada y San Vicente y las Granadinas. Los dos últimos Estados se "abstuvieron" en la votación de la resolución ucraniana en la ONU, y Dominica no participó en absoluto en la votación. Pero tampoco se puede asumir que esto sea desesperado en tal materia: por ejemplo, con el cambio de liderazgo estatal en Bolivia en el otoño de 2019, su posición en la arena internacional también ha cambiado: ha dejado de moverse en el entorno de la política exterior de Rusia y, como resultado, "se abstuvo" o "no votó" en dos resoluciones de la ONU sobre la "cuestión ucraniana".

Ignorar la anexión de Crimea

Si hablamos de la anexión de Crimea por parte de la Federación Rusa en 2014, no solo fue una pérdida dolorosa para Ucrania, sino también un grave desafío para la seguridad regional y mundial. Se buscó obtener apoyo de todos los países del mundo, independientemente de su región, pero las posiciones de los Estados de América Latina y el Caribe sobre el tema de la desocupación de la península de Crimea siempre han sido moderadas, como lo demuestran los resultados de su votación sobre las resoluciones "ucranianas" en la Asamblea General de la ONU.

Una de las razones de esta actitud hacia los problemas de Ucrania es la falta de una comprensión clara de la esencia misma de la "cuestión de Crimea" y su importancia para el sistema de seguridad mundial, así como la falta de voluntad de modificar lo que consideran relaciones amistosas con Rusia. Por ejemplo, no quieren darse cuenta de que, para Ucrania, la pérdida de Crimea en 2014 se ha convertido en un serio desafío en la formación de su propio sistema de seguridad regional y global. Así como el hecho de que desde hace 8 años en nuestro país se ha logrado un considerable esfuerzo para que la península de Crimea vuelva a su composición, pero ninguno de ellos ha tenido éxito, ya que una de las razones de ese fracaso es el apoyo de algunos países a las acciones criminales de Rusia. Otra consecuencia fue la guerra ruso-ucraniana, que no pudo evitarse, entre otras cosas por ignorar la violación del derecho internacional y los tratados concluidos por parte de Rusia.

Cuándo y qué países sudamericanos apoyaron a Ucrania

Argentina está del lado de los países que condenaron la invasión rusa y expresaron su apoyo a Ucrania. El 3 de febrero de 2022, el presidente argentino Alberto Fernández visitó Moscú, donde abordó el desarrollo de la asociación estratégica integral ruso-argentina en las esferas política, comercial, económica, cultural y humanitaria, incluidos temas internacionales y regionales de actualidad. La visita “prebélica” a Rusia puede ser presentada de diferentes maneras, pero en lo que atañe a Ucrania, Argentina hoy está tratando de reforzar el apoyo internacional, cooperando con la diáspora ucraniana, representada en ese país por más de cuatro docenas de organizaciones públicas, culturales, religiosas y juveniles.

Cabe también señalar que, inmediatamente después del ataque de Rusia a Ucrania, tomó fuerza la discusión entre Argentina y Gran Bretaña sobre la propiedad de las Islas Malvinas. El hecho es que todos los países latinoamericanos apoyan el reclamo argentino del territorio británico de ultramar frente a sus costas. Fernández reiteró entonces que el asunto de las Islas Malvinas se mantenía como un punto clave de la agenda estatal y que Argentina lo mantendría a través de negociaciones.

Para aclarar, la cuestión de las Malvinas resurge inmediatamente tras la visita de Fernández a China y Rusia. Después del Brexit, Argentina esperaba que el tema alcanzara un nivel favorable, pero la posición de los países de la Unión Europea se mantuvo sin cambios. Pero China y Rusia se han puesto del lado de Argentina en sus reclamos sobre las islas mencionadas, porque en su política tienen otras pautas bien conocidas.

Desde el comienzo de la guerra ruso-ucraniana, los ucranianos en Argentina han demostrado una enorme solidaridad. Desde el primer día de las hostilidades, la diáspora se reunió para mítines y manifestaciones. Representantes de la comunidad ucraniana en Argentina concedieron entrevistas en canales de televisión, en la radio, en los periódicos y hablaron activamente en las redes sociales. Además, organizaron ayuda recaudando fondos y alimentos. En sus discursos, explicaron la importancia de la causa. Incluso iniciaron cursos de formación en ucraniano. Porque la cultura y la educación nacional son también tipos de lucha, y en Argentina, los ucranianos luchan por la independencia de Ucrania de esa manera.

En las protestas de apoyo a Ucrania, los manifestantes han portado girasoles, como en esta, celebrada el 6 de marzo de 2022 en Buenos Aires.
En las protestas de apoyo a Ucrania, los manifestantes han portado girasoles, como en esta, celebrada el 6 de marzo de 2022 en Buenos Aires.

Por ejemplo, el 27 de febrero de 2022, la Fundación Prosvita en la provincia argentina de Neuquén organizó una protesta contra el ataque ruso. En respuesta a la agresión rusa, la comunidad ucraniana de la provincia de Mendoza también se pronunció.

La participación de ucranianos en Argentina en emisiones en canales de televisión estatales y locales y en numerosos discursos en medios de comunicación argentinos, donde contaron a la sociedad argentina la verdad sobre la agresión militar rusa, los crímenes de los ocupantes rusos en Ucrania, se convirtió en una tendencia tangible de apoyo a Ucrania. En particular, representantes de la UCT "Provista" en Argentina – Yurii Danylyshyn, Roman Danylyshyn, Andrii Vasylyk, Serhii Yaremko, Olha Demchuk, Sofia Danylyshyn, Petro Lylyk, presidente de la Representación Central Ucrania (RCU) en Argentina, así como miembros de otras organizaciones ucranianas – participaron en las transmisiones de canales argentinos como La Nación+, Canal TN, Canal C5N, Canal Ciudad Abierta, Canal 13, Canal América, etc. en los que divulgaron información sobre los acontecimientos en Ucrania, se informó sobre la disposición de los ucranianos en Argentina a explicar las narrativas de fuentes prorrusas sobre lo que acontecía en territorio ucraniano. Los fondos recaudados en todas las regiones de Argentina y la ayuda humanitaria se enviaron a Ucrania, sin demora, a través de socios internacionales.

En Buenos Aires, en el marco de la 46ª Feria Internacional del Libro, se llevó a cabo el evento "Día de Ucrania". En particular, en un mensaje de video, los asistentes escucharon un saludo de la Primera Viceministra de Relaciones Exteriores de Ucrania, Emine Dzhaparova, quien hizo un llamamiento a los participantes del evento y a los editores, escritores, traductores e ilustradores latinoamericanos, para que condenaran enérgicamente el uso de la fuerza por parte de Rusia para intervenir en Ucrania y pusieran fin a cualquier relación con colegas rusos que intentan justificar la guerra ruso-ucraniana.

Nuestra misión diplomática agradeció sinceramente a la Agencia Argentina de Cooperación Internacional y ayuda humanitaria Cascos Blancos, empresas y organizaciones locales que se han unido para brindar asistencia a Ucrania, entre ellas el empresario y piloto Enrique Piñeiro, quien una vez más transportó tan importante ayuda a través del Atlántico al pueblo ucraniano. Cinco cargamentos de ayuda humanitaria para Ucrania llegaron al aeropuerto de Varsovia, desde donde la Agencia Estatal de Reservas Estratégicas de Polonia los entregó a Ucrania.

Al mismo tiempo, la comunidad ucraniana en Argentina pudo organizar una marcha de unidad en Buenos Aires en apoyo a Ucrania, que se desarrolló desde la Plaza de Mayo hasta el Obelisco.

Sin embargo, cabe señalar que los países de América Latina aún están, por así decirlo, lejos del contexto de la guerra ruso-ucraniana. Esta es una de las razones por las que no tienen prisa por apoyar las sanciones impuestas contra la Federación de Rusia, incluso cuando hay informes en los medios de comunicación sobre la situación real en Ucrania. Una reacción positiva a tales hechos ocurrió el 13 de abril de 2022, en el contexto de una escalada de Rusia, cuando Argentina y Chile dejaron de suministrar litio a Rusia, por lo que el país agresor se quedó sin una parte importante de las materias primas para la producción de baterías.

En general, prevaleció una actitud predominantemente neutral de Argentina hacia Ucrania. En una conversación con el presidente a Zelensky a inicios de julio, el presidente argentino prometió solo ayudar en las negociaciones con Rusia. Es decir, la Argentina jugaba un rol de mediador, no de participante activo, lo que explica que no participe en el gran paquete de sanciones que ha impuesto Occidente.

Colombia

Percibimos la posición de Colombia, considerado un aliado estratégico de Estados Unidos en la región y el principal socio fuera del bloque de la OTAN, como bastante predecible. Pero con la llegada al poder, en junio de 2022, del presidente Gustavo Petro, representante de las fuerzas de izquierda, exguerrillero, se dieron algunos cambios en la política exterior de Colombia.

Al inicio de la guerra, el gobierno de Iván Duque, el antecesor de Petro, criticó a la Federación Rusa, reprochándole la agresión contra Ucrania. Su gobierno apoyó todas las resoluciones de la Asamblea General de la ONU que condenaban las acciones de Rusia y exigían la retirada inmediata de las tropas invasoras.

En abril del 2022, tuvo lugar una conversación telefónica entre los presidentes de Ucrania y Colombia, en lo que marcó el primer contacto entre jefes de Estado de esos países. En febrero del 2022, durante una visita de Duque a la Unión Europea, el mandatario declaró que Colombia estaba decidida a ayudar a los países europeos aumentando el suministro de carbón, petróleo y gas, con miras a reducir la dependencia de combustibles rusos. Duque llamó genocidio y locura a los crímenes de guerra cometidos por el ejército ruso en Ucrania.

Chile

También durante la guerra ruso-ucraniana, hubo un cambio de presidentes en Chile. El nuevo líder del país, el candidato de la coalición de izquierdas, Gabriel Boric, condenó la invasión y afirmó que Chile apoya la soberanía e integridad territorial de Ucrania, subrayando la necesidad de respetar las normas y principios del derecho internacional. La delegación de Chile también apoyó todas las resoluciones de la Asamblea General de la ONU que fueron positivas para Ucrania.

Una ucraniana residente en Chile sostiene carteles contra la invasión rusa de Ucrania, frente a la embajada rusa en Santiago, Chile, el jueves 24 de febrero de 2022. (Foto AP/Esteban Félix
Una ucraniana residente en Chile sostiene carteles contra la invasión rusa de Ucrania, frente a la embajada rusa en Santiago, Chile, el jueves 24 de febrero de 2022. (Foto AP/Esteban Félix

A comienzos de julio del 2022, los presidentes de Chile y Ucrania también mantuvieron una conversación telefónica, en la que abordaron la posibilidad de involucrar a especialistas chilenos en la desactivación de minas colocadas en territorio ucraniano.

Boric aseguró que Ucrania podía contar con su país en materia de ayuda humanitaria.

El respaldo de Chile a Ucrania no solo se manifestó desde la dirigencia del país, sino que la sociedad chilena también tuvo un apoyo unánime. Así lo confirmaron, en particular, los manifestantes que se reunieron frente a la embajada rusa en la capital chilena en abril del 2022 y las condenas que hicieron a las acciones de los agresores rusos.

Uruguay

Uruguay también se sumó al grupo de Estados que condenaron la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia, sus representantes apoyaron resoluciones a favor de Ucrania en la Asamblea General de la ONU.

En su política internacional, Uruguay se adhiere a los principios de no injerencia, multivectorial, respeto a la soberanía nacional y al Estado de Derecho; es decir, comparte valores comunes con Ucrania.

En julio del 2022 el Presidente Zelensky mantuvo la primera conversación telefónica en la historia de las relaciones ucraniano-uruguayas con el mandatario uruguayo Luis Lacalle Pou. Al respecto, el gobernante ucraniano escribió en su cuenta de Twitter: "Apreciamos la condena a la agresión rusa, el apoyo a Ucrania en los organismos internacionales. Hice un llamado a Uruguay, así como a otros socios de América Latina, para que impongan sanciones contra el agresor".

Ecuador, Guatemala

Es necesario prestar atención al mensaje del presidente Zelensky en junio de 2022 de que Ucrania restablecería activamente las relaciones con los países latinoamericanos. Al mismo tiempo, anunció una nueva política internacional para Ucrania.

"Tuve una conversación con el presidente de Ecuador. Lo felicité por la elección de Ecuador como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU. Le informé sobre la situación en el campo de batalla y pedí una mayor presión sobre Rusia para que ponga fin a esta guerra. Tanto esta conversación con el Presidente de Ecuador como la de ayer con el Presidente de Guatemala fueron solo el comienzo de nuestra nueva política para restablecer las relaciones con América Latina", dijo Zelensky.

Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala (D) junto a autoridades de la región de Kyiv, Ucrania
Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala (D) junto a autoridades de la región de Kyiv, Ucrania

También se comunicó con su homólogo guatemalteco, Alejandro Giammattei, quien calificó esa conversación de sumamente importante. Hasta este momento, no había tenido lugar un diálogo entre mandatarios de esos países. "Agradezco a Alejandro Giammattei su posición de principios sobre la agresión rusa, su apoyo en la ONU, la imposición de sanciones y la privación a Rusia del estatus de observador en la Organización de Estados Americanos", escribió Zelensky.

El 25 de julio de 2022, el presidente centroamericano viajó a Ucrania en una visita hasta entonces inédita en la historia de las relaciones entre ambos países. También fue la primera visita oficial de un mandatario del continente a Kyiv tras el inicio de la invasión de Rusia y la primera visita de un presidente latinoamericano en 12 años.

Los presidentes acordaron unir fuerzas en foros internacionales para aislar aún más a Rusia y firmaron un acuerdo intergubernamental sobre la abolición mutua de los requisitos de visado y el inicio de un diálogo comercial y económico con el fin de establecer acuerdos y proyectos específicos.

El presidente de Guatemala visitó las localidades ucranianas de Borodyanka, Bucha e Irpin, en la región de Kyiv, liberada de los atacantes rusos, y tras lo que allí vio, prometió defender los intereses de Ucrania en América Latina y en la ONU, así como participar en un tribunal militar internacional contra Rusia. Guatemala está entre los países de la región latinoamericana que se han sumado a las sanciones impuestas a Rusia.

Países que se mantienen neutrales frente a la agresión rusa

Otro país que, de hecho, marca la pauta en la política exterior de toda la región es Brasil. Es su apoyo tangible lo que siempre hemos esperado.

La comunidad internacional reaccionó de manera ambigua a la visita del presidente brasileño Jair Bolsonaro a Rusia el 16 de febrero del 2022 y a sus conversaciones con Putin. De hecho, tal reunión podría considerarse como un apoyo al Kremlin y una aprobación de la invasión rusa a Ucrania. Después de todo, en ese momento, la situación en la frontera ruso-ucraniana ya era tensa y mantenía al mundo en alerta máxima. En la reunión de Bolsonaro se habló de la solidaridad de Brasil con Rusia, de las oportunidades de cooperación, en particular, en la agricultura y el uso de los recursos naturales.

El presidente ruso Vladimir Putin, derecha, y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, posan para una fotografía durante su reunión en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 16 de febrero de 2022. (Mikhail Klimentyev, Sputnik, Kremlin Pool Photo vía AP)
El presidente ruso Vladimir Putin, derecha, y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, posan para una fotografía durante su reunión en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 16 de febrero de 2022. (Mikhail Klimentyev, Sputnik, Kremlin Pool Photo vía AP)

Junto a Putin, Bolsonaro señaló que predicaba la paz y respetaba a quienes lo hacen, que tuvo la impresión de un "matrimonio perfecto" y que Putin era un amigo con quien comparte valores como "Dios y la familia".

Sin embargo, tras el ataque de Rusia a Ucrania, cuando las fotos del sufrimiento y la muerte de civiles conmocionaron al mundo, Brasil estuvo en la lista de esos 140 países que condenaron a Rusia en la Asamblea General de la ONU. El embajador de Brasil, Ronaldo Costa Filho, dijo que se había cruzado "una línea roja".

A pesar de que Brasil condenó la agresión, no se anunció una posición clara. El vicepresidente Hamilton Mourão, general de la reserva, hizo pública su posición, afirmando que "Brasil no es un país neutral", que respetaba la soberanía de Ucrania y apoyaba la "posición fuerte" de Occidente contra Rusia tras la invasión.

En su alocución semanal en vivo en redes sociales el 24 de febrero, Bolsonaro, sin mencionar el nombre del vicepresidente, recordó quién es el responsable de la Constitución, diciendo que Brasil estaba a favor de la paz y que la posición del país se mantenía neutral.

De esa manera, Bolsonaro decidió desautorizar a Mourão, por lo que incluso los conservadores comenzaron a criticarle.

En un análisis sobre el rol de los militares que asesoraron a Bolsonaro para apoyar a Putin, publicado por el diario Folha de S. Paulo se expuso la relación gobierno y sector agropecuario para incluir "gestos a Rusia" en declaraciones "que reflejan los argumentos del gobierno de Putin". Sin embargo, los economistas consideraron que esa política de "neutralidad" tendría un impacto negativo en Brasil.

El embajador de Brasil en las Naciones Unidas dijo ante el Consejo de Seguridad de la ONU que se debería "responder rápidamente al uso de la fuerza contra la integridad territorial de un Estado miembro". Siguiendo esta lógica, Brasil también votó a favor de la resolución de la Asamblea General de la ONU del 2 de marzo sobre la agresión rusa contra Ucrania. Sin embargo, los llamados a la neutralidad en Brasil son bastante fuertes. El gobierno teme que las sanciones occidentales contra Moscú perjudiquen la economía de Brasil, en particular su sector agrícola, que depende significativamente de las importaciones de fertilizantes rusos. Por lo tanto, una de las principales fuentes de ingresos del país, el cultivo de soja, podría verse muy afectada por las sanciones impuestas a Rusia.

A la luz de las próximas elecciones presidenciales de octubre, en las que se espera que participe el expresidente Lula da Silva, la mejora es especialmente importante para Bolsonaro. Tanto él como Lula da Silva coinciden en la necesidad de mantener la neutralidad, y ambos evitan condenar abiertamente las acciones de Putin. Pero Lula da Silva fue más crítico con la invasión, señalando que "nadie puede aceptar la guerra" y que "los ataques militares de un país contra otro" solo conducen a "la muerte, la desesperación y el hambre".

Es imposible no prestar atención al hecho de que hoy en día viven en Brasil cerca de 600 mil ciudadanos de origen ucraniano. La Sociedad Ucraniana de Brasil emitió un comunicado en el que señaló que "están esperando el cargo de representantes de las autoridades brasileñas". El presidente de la Oficina Central de Representación Ucraniano-Brasileña, Vitorio Sorotiuk, recordó que J. Bolsonaro no respondió a la invitación del presidente V. Zelensky a visitar Ucrania como parte de su viaje a Europa del Este. Al Presidente de Ucrania también se le negó su discurso ante el Parlamento de Brasil. "No tomaremos partido, seguiremos siendo neutrales y ayudaremos en todo lo que podamos", prometió entonces el gobernante de Brasil.

En una conferencia de prensa en São Paulo Bolsonaro dijo que se oponía a cualquier sanción que pudiera tener consecuencias negativas para Brasil. Al escuchar la declaración del gobernante, la embajadora de Ucrania ante la ONU, Yevhenia Filipenko, dijo que ya es hora de que los gobiernos adopten una posición específica al respecto. El Encargado de Negocios de la Embajada de Ucrania en Brasil, Anatoliy Tkach, consideró que el presidente Bolsonaro estaba informado sobre la guerra y las verdaderas intenciones de Rusia con respecto a Ucrania.

La Representación Central Ucrania-Brasil, que es miembro del Congreso Mundial de Ucrania, está mucho mejor informada sobre la guerra ruso-ucraniana. Sus representantes crearon el Comité Brasil-Ucrania para coordinar la provisión de ayuda humanitaria y la iniciativa también fue apoyada por más de dos docenas de organizaciones religiosas y públicas. En varios municipios del estado de Paraná, con el apoyo de la Fundación Araucaria y la Dirección General de Ciencia, Tecnología y Educación Superior (SETI) de Brasil, se aceptó la integración de científicos ucranianos obligados a abandonar el país debido a la invasión. En Paraná reside una cantidad significativa de inmigrantes ucranianos, hablan ucraniano y se adhieren a las tradiciones nacionales. La cooperación de científicos ucranianos y brasileños en asociación con el gobierno de este estado se notará en el futuro con medidas destinadas a la reconstrucción y fortalecimiento de la economía ucraniana.

Al mismo tiempo, el presidente J. Bolsonaro declaró que no le importaría unirse a la organización de un viaje conjunto de líderes de "algunos países importantes" a Moscú, incluida Turquía, para ayudar a poner fin a la guerra en Ucrania.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu, también habló sobre el tema después de su gira por países latinoamericanos: "Tanto Brasil como Venezuela dijeron que la guerra debe detenerse". Por supuesto, al mismo tiempo, recordó las buenas relaciones entre Venezuela y la Federación Rusa.

Pero la administración del presidente Joe Biden insiste en la adhesión de estos países a las sanciones contra Moscú, para acelerar el aislamiento de Rusia y obligarla a reducir las hostilidades en Ucrania. Esto se discutió en una reunión bilateral de Biden y su homólogo brasileño J. Bolsonaro durante la Cumbre de las Américas en Los Ángeles en junio del 2022.

Semanas después, Zelenskly habló con Bolsonaro por teléfono. Entre otras cosas, discutieron la reanudación de las exportaciones de grano ucraniano y, en particular, la situación en el frente. El presidente brasileño consideró oportuno decir que la solución a tal problema podría parecerse al fin de la guerra entre Argentina y Gran Bretaña en 1982 (refiriéndose a la Guerra de las Malvinas, y no todos entendieron por qué Bolsonaro trazó tal analogía entre Ucrania y Rusia) Algunos expertos se inclinan a considerar que tal analogía no tiene sentido lógico, agregando que Bolsonaro no indicó claramente qué papel tenía que jugar cada bando.

Zelensky juzgó la neutralidad de Brasil y recordó que, en un momento, debido a la neutralidad de algunos países, el fascismo se "comió" a Europa. Por lo tanto, sobre el tema de la agresión de Rusia contra Ucrania, “no se puede intentar estar en un punto intermedio".

Es interesante que el presidente de Ucrania haya tenido que responder preguntas en su primera entrevista con los medios latinoamericanos. Así, estando al aire en el canal de televisión brasileño Globo, habló con franqueza sobre la conversación con su homólogo, sobre las relaciones entre ambos estados, haciendo hincapié en que no es apropiado que los líderes de los países latinoamericanos opten por la neutralidad ante una guerra de este tipo. Equiparó la neutralidad de Brasil con respecto a la agresión rusa a gran escala en Ucrania con la pasividad de los estados al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

La información sobre las relaciones entre los países se complementó con la reunión del Ministro de Política Agraria y Alimentación de Ucrania, Mykola Solskyi, con el Embajador de Brasil en Ucrania, Norton de Andrade Mello Rapesta, el 14 de julio de este año, en el marco de su visita de trabajo a Lviv. El embajador expresó su apoyo al Gobierno de Ucrania, haciendo hincapié en que Brasil comparte, en particular, la posición de Ucrania sobre la cuestión de los cereales y está decidido a prestar la asistencia necesaria en este ámbito. El Ministerio de Política Agraria y Alimentación de Ucrania y Brasil tienen estrechos vínculos desde hace más de 130 años, por lo que Brasilia está interesada en fortalecer aún más la cooperación para promover el desarrollo económico de Ucrania. El ministro Solskyi propuso crear un Consejo de Productores y Exportadores de Cereales y convocar conferencias sobre el desarrollo e intercambio de experiencias y tecnologías en la industria agrícola.

Por cierto, esta reunión dio inicio a una discusión entre los Estados Unidos, Canadá, Australia y Brasil sobre el formato de eventos conjuntos para formar una posición común sobre la exportación de semillas oleaginosas y granos, así como el intercambio de experiencias en áreas como la fruticultura, la ganadería, etc. El embajador de Brasil expresó su disposición a promover la cooperación en todos los niveles, lo que fortalecerá los estrechos lazos históricos entre los dos Estados.

A este respecto, también cabe mencionar el discurso del Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, en una rueda de prensa conjunta con el Secretario para las Relaciones Interestatales de la Santa Sede, Richard Gallagher, en una rueda de prensa celebrada en Kyiv, en la que señaló que si Brasil, India, China y la República de Sudáfrica tratan el impacto de la guerra ruso-ucraniana en la seguridad energética y alimentaria, entonces sus representantes debían aclarar este tema directamente con Rusia, que se considera miembro del BRICS. Al fin y al cabo, los países miembros de esta alianza pueden utilizar sus relaciones especiales con la Federación Rusa para animarla o motivarla a hacer dos cosas muy sencillas: en primer lugar, desbloquear los puertos ucranianos para exportar productos agrícolas a los mercados mundiales; en segundo lugar, pueden simplemente pedirle a Putin que detenga la guerra y el sufrimiento de la gente y sus muertes. Esto estabilizará significativamente la situación en todo el mundo, no solo en términos de seguridad alimentaria y energética, sino también en términos de seguridad en general.

En el mismo contexto, Kuleba volvió a insistir en que la única razón de la futura crisis de hambre y alimentos en el mundo es el bloqueo ruso de los puertos ucranianos. "¿Quiénes, si no los países del BRICS, deberían desempeñar ese papel?", preguntó el jefe de la diplomacia ucraniana, señalando que las declaraciones de preocupación son buenas, pero sería mucho más efectivo lograr tal resultado en las relaciones de estos países con la Federación Rusa.

México

Antes de la invasión rusa a Ucrania, el gobierno mexicano y su presidente, Andrés Manuel López Obrador, buscaban fortalecer aún más los lazos con Rusia. Obviamente, el Kremlin corresponde. Así, durante una visita a Moscú en abril de 2021, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció que ambos países entraban en una etapa de "relaciones muy estrechas". El gobierno mexicano estaba muy agradecido con la diplomacia rusa por proporcionarles más de 20 millones de dosis de la vacuna Sputnik V.

Con el inicio de la guerra ruso-ucraniana, México comenzó a cambiar su posición sobre la confrontación de Rusia con Ucrania. El presidente López Obrador defendió el apoyo a los ucranianos afectados por los combates, diciendo que México no podía aceptar la invasión rusa y pidió el fin del conflicto de una manera pacífica. El ataque ruso fue criticado, aunque hubo algunas diferencias en las opiniones de los altos funcionarios del gobierno mexicano y de la diplomacia. El presidente evitó criticar directamente al presidente Putin, adhiriéndose al principio tradicional de la política exterior mexicana de no injerencia en los asuntos de otros estados (la llamada Doctrina Estrada) y optó por una clara posición crítica en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde se desempeñaba como miembro no permanente. En una reunión de ese organismo México habló de "una invasión de la que Ucrania se ha convertido en víctima". Parte de la justificación de la posición del gobierno mexicano se basó en una “experiencia histórica" cuando López Obrador dijo que su país no sólo fue conquistado por España, sino que también "sufrió dos invasiones de Francia y dos de Estados Unidos". La Secretaría de Relaciones Exteriores de México insiste en la observancia obligatoria del principio de no injerencia y resolución pacífica con la oposición.

El Ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, derecha, y el Ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, se dan la mano en la conferencia de prensa posterior a su reunión en Moscú, Rusia, el miércoles 28 de abril de 2021.
El Ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, derecha, y el Ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, en Moscú, Rusia, el 28 de abril de 2021. (Yuri Kochetkov/Pool Photo vía AP)

Al igual que en otros países latinoamericanos, México también se enfoca en las posibles consecuencias económicas de la guerra. Su dependencia del suministro de gas natural y la perspectiva de un aumento de los precios obliga al gobierno a considerar otras opciones para generar electricidad. Tratando de no sumarse de alguna manera a la imposición de sanciones contra la Federación Rusa, México apoyó una votación en la organización de las Naciones Unidas pidiendo a Rusia que retirara sus tropas de Ucrania. Al mismo tiempo se abstuvo en la votación de la Asamblea General de la ONU para excluir a Rusia del organismo de derechos humanos de la ONU.

A principios de agosto de este año, López Obrador exigió el fin de todos los conflictos militares y guerras comerciales en el mundo durante cinco años. En los últimos tiempos han surgido un gran número de crisis en el planeta, esto incluye la pandemia de coronavirus, la invasión rusa de Ucrania, las tensiones en torno a Taiwán, la crisis económica mundial, etc. Para hacer frente a los problemas acumulados en los últimos tiempos, propone AMLO una tregua mundial de cinco años y que se tomara como punto de partida, el momento en que cesen las hostilidades en Ucrania.

Países del lado de Rusia

La guerra de Rusia contra Ucrania en el continente sudamericano fue apoyada por países como Venezuela, Cuba y Nicaragua. Inmediatamente después del ataque de Rusia a Ucrania, el presidente venezolano, Nicolás Maduro Moros, expresó su "pleno apoyo al presidente Vladimir Putin en sus esfuerzos por defender la paz". Pero Caracas no desarrolló esa retórica, por mucho que pudiera perjudicar un posible acercamiento con Washington. De hecho, a pesar de las peticiones de Putin de que otros países imitaran a Rusia en el reconocimiento de la independencia de las llamadas repúblicas separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk, Maduro evitó hacerlo.

A finales de febrero de este año, la Asamblea Nacional (parlamento) de Venezuela propuso aprobar un documento que respalda el reconocimiento por parte de Rusia de la independencia de Donetsk y Lugansk, pero el tema fue suprimido del orden del día del Parlamento. Por el momento, no se habla de una normalización integral de las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela. Después de todo, ella, junto con Cuba y Nicaragua, no fue invitada a la Cumbre de las Américas, que tuvo lugar en Los Ángeles, California del 6 al 10 de junio. Pero es innegable que se están produciendo cambios en la política estadounidense hacia este país.

Es importante señalar que, a mediados de mayo de este año, Estados Unidos anunció cierta flexibilización de las sanciones contra Venezuela. El gobierno de Washington ha emitido licencias a compañías petroleras europeas -la italiana Eni y la española Repsol- para suministrar petróleo venezolano a Europa a expensas del pago de la deuda. Con el telón de fondo de estos cambios, el gobierno venezolano lo tomó positivamente. Caracas se enfrenta a una disyuntiva: apoyar las acciones de la Federación Rusa o escuchar a Estados Unidos para finalmente aliviar a Venezuela de la carga de las sanciones.

Cuba apoyó la agresión de Rusia contra Ucrania. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania tuvo que responder con una enérgica protesta a una declaración del gobierno cubano. Así lo informó la primera viceministra de Relaciones Exteriores de Ucrania, Emine Dzhaparova: "El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, en una nota diplomática, expresa su enérgica protesta en relación con las declaraciones del Gobierno de Cuba en apoyo a la agresión de la Federación de Rusia contra Ucrania y pide a Cuba que haga un llamamiento a Rusia para que cese de inmediato esta agresión".

Países como Cuba, Nicaragua y Venezuela tuvieron que desempeñar el papel de extras geopolíticos. No se les considera socios comerciales y económicos importantes para el país, ni pueden ayudarlo significativamente en la esfera militar, y su importancia e influencia en la arena política son extremadamente modestas, solo cuando el Kremlin necesita crear una "imagen" de respaldo internacional a sus acciones, el voto en la Asamblea General, o el apoyo en las acusaciones contra la OTAN. Además, son estos países pobres, pero leales a Rusia, los que pueden convertirse en una "fábrica de voluntarios baratos", con los que, si es necesario, el Kremlin intentará hacer frente al problema de la falta de recursos humanos en el contexto de las crecientes pérdidas de efectivos militares.

Cabe destacar aquí que recientemente el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha venido demostrando sus intenciones de llevar a cabo una política hacia toda la región del Caribe diferente a la de su antecesor Donald Trump. Así, también se adoptó la flexibilización de las sanciones contra Cuba: en mayo, se informó que se estaban reduciendo las restricciones a los viajes a la isla y a las remesas.

Otro aliado de la Federación Rusa en la región es Bolivia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país declaró sobre la confrontación ruso-ucraniana que "lamenta que la falta de diálogo y entendimiento haya llevado a una mayor escalada del conflicto". Pero sus representantes, durante la votación en la Asamblea General de la ONU sobre la resolución que condena las acciones agresivas de la Federación Rusa, decidieron abstenerse. Se trata de un paso inusual para Bolivia, que ha votado sistemáticamente "en contra" de las iniciativas proucranianas. Así sucedió, por ejemplo, en 2014 con una resolución que instaba a no reconocer el referéndum celebrado ilegalmente por los rusos en el territorio de la península de Crimea. En ese momento, Bolivia, de facto, reconoció como legítima la anexión de Crimea por parte de la Federación de Rusia.

El nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce, ha reanudado las relaciones con Venezuela e Irán. Recientemente, A. Bastrykin, presidente del Comité de Investigación de la Federación Rusa, al iniciar la creación de un tribunal internacional para condenar a las tropas ucranianas, propuso involucrar a Siria e Irán en su trabajo junto con Bolivia. Es decir, en el apoyo político de Moscú, se preserva el papel de los participantes en el "cuadro" mencionado para esos países.

Interacción de Ucrania con los países latinoamericanos

Los latinoamericanos se enteran de la situación actual en Ucrania principalmente a través de los programas del canal de propaganda Russia Today. Por ejemplo, en Argentina, sus historias se transmiten en la televisión nacional. La información es unilateral, por regla general, los rusos la distorsionan de una manera propagandística, lo que no puede sino afectar la percepción del espectador promedio.

La falta de conocimiento de la población de los países latinoamericanos sobre los hechos reales en Ucrania también puede explicarse por el hecho de que, desde el comienzo mismo de la agresión rusa, los medios de comunicación latinoamericanos carecieron de materiales analíticos imparciales. Según una encuesta publicada a finales de marzo en 2014, en la edición mexicana de Excélsior, solo el 28% de los encuestados sabía de la existencia de Crimea. Sin embargo, junto con la información sobre las hostilidades actuales, el porcentaje de quienes han oído hablar de la anexión rusa de la península ha aumentado hasta el 46%.

Hay que reconocer que hay muchas estructuras en Brasil que promueven activamente las ideas del "mundo ruso". Entre ellos, los más enérgicos son como Rossotrudnichestvo, Spuntik Brasil, las publicaciones brasileñas Russkaya Gazeta y Golos Rossii, y el grupo y asociaciones de la diáspora rusa. Incluso hubo una acción del "Regimiento Inmortal", en la que estuvieron involucrados veteranos de la fuerza expedicionaria brasileña que participó en la Segunda Guerra Mundial.

En el espacio de la información en español, Rusia ha creado estructuras como RT, Sputnik y la versión en español de Sputnik Mundo, la agencia de video RUPTLY. Esto contribuyó al éxito de la promoción de contenidos informativos locales (porque los programas eran conducidos por periodistas, reporteros, presentadores y locutores locales), pero de contenido ideológico “ruso". Sin embargo, fortaleciendo su presencia informativa en la región de América Latina y el Caribe, Rusia comenzó a cooperar activamente con las agencias locales Telesur (con sede en Caracas) y la cubana Prensa Latina, Hispan, financiada por Irán TELEVISIÓN. Algunos periodistas y expertos locales también trabajan para Rusia.

Con el fin de ampliar la conciencia del público latinoamericano sobre la situación real en Ucrania, para transmitir al público las verdaderas intenciones de la Federación de Rusia no solo con respecto a Ucrania, los conocidos jefes de las misiones diplomáticas ucranianas en la región Yurii Diudin (Argentina y concurrente en Paraguay, Uruguay y Chile de 2013- 2019), Rostyslav Tronenko (Brasil 2012-2021) y Ruslan Spirin (México 2014-2020) tuvieron que conceder numerosas entrevistas y publicar artículos en medios regionales, mantener múltiples encuentros tanto con el público estudiantil como en general. Aunque hay que admitir que esto tuvo poco impacto en las posiciones oficiales de los Estados de América Latina y el Caribe. Pero incluso aquí hay, por así decirlo, razones objetivas. Por ejemplo, algunas élites políticas regionales, que se caracterizan por sentimientos antiestadounidenses bastante tangibles, perciben el conflicto en torno a Ucrania como otro "juego geopolítico" de los Estados Unidos. Por lo tanto, la misma diplomacia rusa sólo puede intensificar exhaustivamente su trabajo de propaganda en la dirección latinoamericana y de vez en cuando "mejorar" tales actividades, iniciadas por sus predecesores en la diplomacia soviética.

Es imposible no tener en cuenta el hecho de que los Estados latinoamericanos y del Caribe se centran principalmente en sus problemas regionales, que abarcan todos los estratos de la sociedad y distraen su atención de lo que sucede en la arena geopolítica del mundo. Por supuesto, una de las mejores maneras de defender nuestra política ucraniana es difundir información objetiva sobre Ucrania, para contrarrestar las insinuaciones prorrusas sobre las mismas hostilidades en territorio ucraniano.

Pero a falta de canales de radio y televisión proucranianos, sigue siendo poco realista hacerlo, aunque esto no significa que este asunto deba quedar en un segundo plano. En la actualidad, Ucrania ya ha adoptado una serie de medidas útiles para reforzar el apoyo a la información y defender su imagen internacional en la región, entre ellas la creación del Ministerio de Política de Información en 2014; en 2015, el Departamento de Diplomacia Pública; en 2016, la aprobación del Concepto la popularización de Ucrania en el mundo; en 2017, con la creación del Instituto Ucraniano; en 2018, la entrada de UCRANIA AHORA.

Se considera apropiada la resolución del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania del 30 de julio de 2021 “Sobre la estrategia de la política exterior de Ucrania". El exhaustivo documento se refiere al desarrollo sistemático de la cooperación con muchos países del mundo, especialmente en lo que respecta a las asociaciones globales y estratégicas, en particular, con China, Japón, América Latina y el Caribe, etc. En algunos artículos del documento, se puede leer que "los esfuerzos estarán dirigidos a aumentar la exportación de bienes y servicios ucranianos, en particular productos agrícolas, ingeniería mecánica, desarrollar la cooperación en las esferas metalúrgica, aeroespacial, técnico-militar y otras, así como ampliar la participación de las personas jurídicas ucranianas en la implementación de proyectos sectoriales y de infraestructura a gran escala en los países de la región... En las relaciones políticas con los países latinoamericanos, la tarea prioritaria es garantizar su apoyo a la soberanía estatal y la integridad territorial de Ucrania, en particular en el marco de las Naciones Unidas y las organizaciones regionales. También se propone desarrollar la cooperación política y económica con las organizaciones regionales: la Organización de los Estados Americanos, la Alianza del Pacífico, la Asociación de Estados del Caribe, la Comunidad Andina, la Comunidad del Caribe y Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

Sólo resta desear que las orientaciones definidas de tales actividades con los países de América del Sur no cambien y sean mutuamente beneficiosas, para que no ocurra un hecho similar a lo sucedido con el presidente Zelensky, cuando los diputados del MERCOSUR le impidieron hacer un discurso en la cumbre de esta organización. En ese momento, el viceministro de Relaciones Económicas e Integración de Paraguay, Raúl Cano Riccardi, se justificó diciendo que los países miembros no pudieron llegar a un acuerdo común sobre este asunto. "No hubo consenso sobre la posibilidad de dicha comunicación, por lo que nuestro colega ucraniano ya ha sido informado de que en tales circunstancias no hay condiciones para poder comunicarse en el formato MERCOSUR con el presidente de Ucrania”, explicó.

Sí, es cierto que las decisiones en esta organización se toman sobre la base del consenso, y no se ha llegado a él. Puedes predecir quién estaba exactamente "en contra". Esta negativa fue comunicada al embajador ucraniano por el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay, Julio César Arriola.

En resumen, me gustaría señalar que Ucrania tendrá que hacer esfuerzos extraordinarios para formar y lograr su objetivo en la región de América Latina y el Caribe. Para ello, es necesario desarrollar una política clara y comprensible que tenga en cuenta tanto la definición de las amenazas informativas como las formas de neutralizarlas.

Una de las herramientas más efectivas es la cooperación de las agencias de noticias de Ucrania y los países de América Latina. Por cierto, el primer acuerdo de cooperación e intercambio de noticias de este tipo se firmó entre Ukrinform y la agencia mexicana NOTIMEX en 2016. Y la creación de contenido en español con un centro de información sobre el enfoque de Ucrania.

Cargar más

XS
SM
MD
LG