Enlaces de accesibilidad

¿Huelga de boteros en Cuba?


Taxistas particulares deciden quedarse en casa tras las recientes medidas que apuntan a topar los precios y frenar la venta ilegal de combustible.

Martí Noticias contactó a cubanos en provincias como Holguín, Las Tunas y Guantánamo donde medidas recientes para frenar la subida de precios y la compra de combustible en el mercado negro está generando que taxistas privados decidan no trabajar por ahora.

Más de 200 personas esperaban por taxistas particulares que decidieron no salir trabajar el lunes en municipio Manuel Tames, de Guantánamo, en respuesta a una eventual inspección estatal sobre la compra de combustible por parte del sector privado.

La reacción se produce en momentos en que taxistas de La Habana están alarmados por las recientes medidas del Gobierno, que topó los precios de los pasajes a partir de este lunes y estableció el número telefónico 18820 para que ciudadanos denuncien a los que inclumplan con la tarifa establecida por las autoridades.

El precio de los taxis privados, -que responden a la ley de la oferta y la demanda-, se duplicó en los últimos días debido al incremento de los precios del petróleo en bolsa negra, que se disparó tras la reducción de combustible entregada al sector estatal por la crisis en Venezuela.

El disidente Raúl Martínez Caraballo, dijo desde Guantánamo al periodista Luis Felipe Rojas de Martí Noticias, que la crisis del lunes tiene su origen en una información divulgada por la radio local acerca de que inspectores comenzaron a solicitar los comprobantes de combustible a los taxistas por cuenta propia.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:25 0:00

“Desde horas tempranas de la mañana hay una gran multitud aquí esperando el transporte para trasladarse a la provincia de Guantánamo (desde el municipio Manuel Tames) y he oído que ni los camioneros ni los jeep de pasaje de alquiler están transitando hacia el municipio”, explicó Caraballo.

“Hay más de 200 personas, entre ellos niños, mujeres embarazadas”, explicó.

El transporte estatal, dijo Caraballo, es casi inexistente en esta ruta, que programa dos viajes diarios, -uno por la mañana y otro por la tarde con un bus estatal-, pero que ni se cumple siempre ni da abasto respecto a la demanda.

No es un secreto que la mayoría de los taxistas que operan con licencias para el trabajo por cuenta propia compran el combustible (petróleo) en el mercado negro, cuyo precio se disparó de 8 pesos a 15 pesos en los últimos días. Las gasolineras estatales lo venden a 1.00 CUC (equivalente a 24 pesos).

Una crisis similar fue reportada desde el poblado Buenaventura, municipio Calixto García, en Holguín.

"Estamos presentando una situación caótica con el transporte, porque los camioneros están haciendo huelga, no salen a trabajar y el pueblo está desesperado porque no hay transporte para trasladarse hasta la provincia", dijo al programa Contacto Cuba la actvista de UNPACU, Nirma Hernández.

please wait

No media source currently available

0:00 0:04:25 0:00


El poblado de Buenaventura es clave porque enlaza a Las Tunas y Holguín.

Los camioneros no se presentaron en la piquera hoy", dijo Hernández.

"Las personas están disgustadas, todo el mundo peleando porque no hay transporte", agregó la opositora.

Y es que la crisis en Venezuela, -que ha llevado a Nicolás Maduro a extender por otros 60 días el estado de excepción que le permite gobernar por decreto al margen de la Asamblea-, ya repercute en Cuba, cuyo gobierno admitió que la situación de su aliado obligó a restringir el gasto en la isla.

Combustible por las nubes

Caraballo dijo que el combustible en Guantánamo está a 1,20 CUC en las gasolineras estatales.

“Es desastroso ver la cantidad de personas que se encuentran en estos momentos (…) muchos trabajan, otros van a problemas de enfermedad al hospital, otros van a resolver sus gestiones y no hay ningún tipo de transporte para trasladarse a Guantánamo”, dijo Caraballo, aludiendo al tramo de 18 kilómetros que separa al municipio de Manuel Tames de Guantánamo.

Taxistas dijeron que “no van a comprar a 1,20 el combustible en divisas para tirar pasajes”, agregó.

También en Holguín subieron los precios de taxis privados. Los pasajes de Jibara a Holguínse dispararon recientemente de 20 a 35 pesos.

El lunes tampoco había taxis disponibles de los que usualmente hacen el tramo de Las Tunas hasta Holguín, dijeron testigos a Martí Noticias.

En La Habana, -donde ya se estableció la denuncia telefónica-, los precios subieron notablemente en tramos clave como el que cubre La Habana de Guanabo, de 1 a 2 CUC.

Otro chance a los chivatos

La implementación de un número telefónico para que la gente denuncie a los que inclumplen con los precios topados para el transporte privado tiene preocupados a muchos, en un país donde una denuncia anónima puede destruirle la vida a cualquiera.

"No voy a salir por ahora hasta que se calme la marea", dijo Víctor, propietario de un Lada con el que cubre la ruta entre La Habana Vieja y el Vedado. "Esto se puede prestar para todo, aquí hay desigualdad, hay envidia, hay odio, cualquier vecino al que le caiga mal porque vivo un poco mejor puede aprovecharse de esto", dijo.

El gobierno cubano ha sido incapaz de resolver la crisis del transporte, a pesar de millonarias inversiones. Ni los créditos blandos de China, ni el ensamblaje local de los ómnibus Diana, ni los mismos taxistas privados han podido parar el descalabro del sector.

"Pesadilla entre La Habana y Morón" y "Los grilletes mentales", son dos de los más recientes reportes del períodico Trabajadores, en que aparecen ejemplos de la odisea que viven los cubanos para trasladarse de entre municipios o provincias del país.

Malos tratos, robos de equipajes y retrasos son apenas algunas de las quejas de los que utilizan el transporte interprovincial.

"A la demora en la circulación de las rutas y que los choferes y los autotitulados ayudantes o cobradores no devuelven los 60 centavos, uno debe sumar la música del chofer, sus acompañantes o la de algún viajero que nos regala un reguetón", dijo Trabajadores.

"¿Quién me defiende como ciudadano ante tantas agresiones morales, físicas y estéticas? ¿Cuándo habrá un inspector en las líneas señaladas que evite esas anormalidades y multe a los implicados en las indisciplinas a fin de irlas disminuyendo?", preguntó una reportera de Trabajadores recientemente.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG