Enlaces de accesibilidad

Suecia envía cocodrilos cubanos a la Isla


Cocodrilo cubano de Estocolmo.

La pareja inicial fue de La Habana a Moscú y terminaron en Estocolmo. Ahora, 10 de sus hijos regresan a Cuba.

Los descendientes de una pareja de cocodrilos cubanos que fueron regalados por el entonces gobernante Fidel Castro a un cosmonauta soviético terminaron en un acuario de Suecia y llegan este domingo a Cuba.

El Skansen-Akvariet, envía este domingo 10 de los sucesores de la pareja inicial a Cuba, donde serán colocados en cuarentena y, finalmente, liberados en la Ciénaga de Zapata, dijo Jonas Wahlstrom, el guardián del establecimiento en Estocolmo.

Castro regaló la pareja de cocodrilos al cosmonauta soviético Vladimir Shatalov en 1978, cuando este visitó Cuba. Wahlstrom dijo que recibió la pareja original durante un viaje en 1981 a Moscú. Shatalov, quien tenía a la pareja de reptiles en su apartamento, los entregó al zoo de Moscú cuando su esposa le dijo: "¡No más!", dijo Wahlstrom a AP.

Pero los funcionarios del zoológico moscovita no tienen buen espacio para mantener a los reptiles acuáticos y pidieron a Wahlstrom si él podía llevarlos a Suecia. Funcionarios del zoológico en Moscú confirman a AP la historia de los cocodrilos y su entrega a Wahlstrom.

Más tarde llamados Hillary y Castro, en un guiño a la política internacional, los dos cocodrilos se han convertido en una atracción en el zoo de Wahlstroms, donde han estado criando desde 1984, cuando tuvieron la primera cría.

Wahlstrom dijo que han enviado crías de animales a zoológicos en todo el mundo, pero este es el primer envío que hacen a Cuba. El cocodrilo cubano, una vez en todo el Caribe, se limita hoy a dos pantanos en Cuba, donde está amenazado por mestizaje con cocodrilos americanos, la pérdida de hábitat y la caza ilegal.

Con sólo unos 4.000 animales en estado salvaje, el cocodrilo cubano, o Crocodylus Rhombifer, está en la lista de preservación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En Cuba, solo se encuentran en la Ciénaga de Zapata y la Isla de la Juventud.

Esta sería la primera vez que cocodrilos cubanos criados en el extranjero se introducen en el medio silvestre de la isla, según Natalia Rossi de la organización Wildlife Conservation Society. Ella ha estado involucrada en otros esfuerzos para proteger a los cocodrilos en Cuba, pero no el proyecto sueco. Los cocodrilos provenientes de Suecia primero serán genéticamente revisados para asegurarse de que provienen de una raza pura, dijo Rossi.

El cocodrilo cubano puede ser distinguido de su primo americano por la forma en que camina y su característica ósea detrás de los ojos, dice Wahlstrom. "Pero no puedes distinguir cocodrilos híbridos de los de pura sangre por su aspecto", dijo.

Wahlstrom dijo que está seguro de que sus cocodrilos son genuinos cubanos y espera que se adapten rápidamente al mundo real.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG