Enlaces de accesibilidad

Selección Natural en la historia cubana


Raúl Castro, se prepara para su discurso en la ciudad de Santiago de Cuba, durante un acto celebrado por el 60 aniversario del asalto al cuartel Moncada.

La gerontocracia criolla no parece interesada en la acción significativa de la selección natural en los habitantes de la isla.

El 60 aniversario del asalto al cuartel Moncada dio pie a reflexiones que se acomodan bien al propósito político gestado en el Foro de Sao Paulo de conquistar el poder por las buenas y conservar el poder por las malas.

Pero también fue ocasión de inusitada preocupación sobre el medio ambiente y el problema ecológico universal que constituye una amenaza para toda la humanidad, aunque expresado en los términos que utilizó el oráculo criollo del régimen cubano requiere cierta clarificación en aras de un mayor rigor científico e histórico. Esa manifiesta inquietud en cuanto a que "nadie puede asegurar que habrá un 70, un 80, un 90, o un centésimo aniversario del Moncada", porque la especie humana está en peligro de extinción, es por el momento pura conjetura.

La diversidad, dispersión y adaptación de la especie humana prácticamente a todos los medio ambientes planetarios es su mejor carta de supervivencia ante los más duros desafíos.

Las tablas de expectativa de vida y los ejemplos de agotamiento inexorable experimentado por la Revolución Mexicana de 1910 y la Revolución Rusa de 1917, indica que el eclipse del Moncada no será obra del medio ambiente sino de la desaparición de la cúpula gobernante. Contrario a los temores expresados en torno a futuros aniversarios del Moncada el mundo no se va acabar.

La Tierra ha experimentado cinco grandes extinciones desde hace 440 millones de años. La más catastrófica de todas fue la tercera extinción hace unos 245 millones de años cuando desapareció el 90 por ciento de todas las especies. Ahora el planeta se adentra en la que podría ser la sexta extinción, la que nos atañe a todos pero en especial a la gerontocracia cubana que la atribuye al imperialismo, cuando en realidad ésta comenzó hace 10,000 años con la revolución agrícola en el Oriente Medio. A partir de entonces la población humana ha crecido exponencialmente hasta desembocar en la presente explosión demográfica y la destrucción progresiva del medio ambiente, sobre todo en países subdesarrollados o emergentes.

En lugar de preocuparse por el próximo aniversario del Moncada, la gerontocracia cubana debería tomar en cuenta la paradójica e implacable función de la "selección natural", un mecanismo evolutivo que contrario a lo que planteaba Thomas Malthus requiere un aumento de la población para que su efecto selectivo no acabe con ella.

Atrincherada en su guarida sobrellevando el peso de los años la gerontocracia criolla no parece interesada en la acción significativa de la selección natural en los habitantes de la isla (baja tasa de natalidad y envejecimiento de la población) tema que preocupa a no pocos especialistas. Ellos no nacieron para esas nimiedades, porque todo lo suyo tiene proyección universal y si se trata de perjudicar a Estados Unidos saliendo en defensa de Siria o Corea del Norte, mucho mejor.

El 19 de junio de 1904, Enrique José Varona retrato a esta singular tribu criolla en un artículo titulado "A Plutarco, fabricante de grandes hombres", en el cual el ilustre camagüeyano describe con nítidas imágenes la personalidad modal cubana. "Esta isla tiene fama de fértil; y aunque no muy poblada, compensan sus habitantes la falta de cantidad con la sobra de calidad. Somos pocos, pero todos ilustres. Nuestra historia no es historia, sino epopeya. Nuestros hechos no son hechos, sino hazañas. Excepto la talla, todo en nosotros es grande, todo admirable, todo mayor de la ordinaria marca". Parece evidente que el desastre se venía gestando desde fecha muy temprana, pero nadie era capaz de imaginar el calado de la catástrofe.
XS
SM
MD
LG